&wid Septiembre 2008 | LA TECLA CON CAFÉ
Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Septiembre de 2008.

Cuba Underground

20080913043256-moonspell.jpg

Alejandro César González Rodríguez.

(Estudiante de Comunicación Social)

Bastantes veces he dejado esta hoja en blanco por no atreverme a plasmar todo lo que siento por la escena de rock cubana, y aclaro que no es un simple temor a lo que se infiera de estas letras, es que todo mi orgullo y mi rabia no cabe en una hoja de papel.

Muchos aun se cuestionan si existe una escena nacional de rock. Claro, depende con qué escena se compare, y en qué contexto se sitúe. Cuba, acéptese o no, es un país diferente por completo a los demás que llenan la tierra, somos —como diría un amigo— los zurdos de la izquierda. Un país, donde sin proponérselo las bandas de rock son las más underground de todo el planeta.

Cuba, desgraciadamente, impulsa e impone cierto tipo de industria cultural. Y no hablo solamente en nombre del rock, sino de todo aquel proyecto alternativo a la cultura de masas promovida por instituciones nacionales, llámense Trova, Techno, Rap, Hip-Hop, o simplemente todo lo que no sea Regueeatón, Timba o Son tradicional. Como si eso fuese lo único que sobresale en el amplio espectro musical cubano.

En el caso del rock, las instituciones culturales marginan, censuran e ignoran la fuerza, la creatividad y el avance de un movimiento que reúne e implica miles de personas desde hace más de 40 años. Sólo basta recordar quien taloneó a la famosa banda Audioeslave cuando visitó la Isla y cuantos miles de jóvenes y no tan jóvenes colmaron la tribuna antimperialista José Martí, ello sin mencionar la nula posibilidad de intercambio que pudo haberse propiciado entre las bandas cubanas practicantes de este género y los reconocidos músicos norteamericanos.

El rock cubano es un género que convulsiona y revoluciona la escena musical nacional, siempre desde el apartado lugar al que ha sido destinado por las autoridades y las disqueras nacionales. Es por eso que vienen empresarios extranjeros a robarnos el talento en nuestras propias narices, como pasó con Havana, Athanai y una lista interminable. Y aclaro que éxito comercial si tienen porque los discos de Hipnosis y Agonaizer han sido vendidos como caramelos en la puerta de una escuela, eso sin contar la cantidad de demos que venden las bandas en los festivales.

Actualmente hay que luchar muy duro contra los molinos institucionales para realizar un concierto o un festival. Hay que ser "profesional", o pertenecer a una agencia artística para lograr presentarse ante un público ávido de música. Eso se logra cuando se les planifica el concierto a uno de los pocos grupos que pertenecen a estas instituciones, y el que no, debe esperar a ser invitado por uno de ellos.

La Agencia Nacional de Rock, resulta un fantasma albergado en las mentes de los mas crédulos roqueros, quienes ven la solución a los problemas que nos golpean en la institucionalización de un género, en el enmarcamiento de una música que siempre ha luchado contra la manipulación y la enajenación social, contra la individualidad del ser.

Ahora los roqueros incluso se envidian y se celan entre ellos, algunos cobran la entrada a sus conciertos y la mayoría no, unos tocan más, otros casi nunca... ¡divide y vencerás!

Tal vez la "culpa" la tenga el carácter contestatario de esta música. La rebeldía, la inconformidad y la protesta frente a lo mal hecho, valores que siempre han caracterizado este género musical. ¿Será esto a lo que se le teme y por lo que se le envía al destierro?

Amén a estas adversidades los grupos cubanos existen, perseveran y resisten. Crean, graban, se presentan cuando y donde pueden, logran mantenerse unidos, algunos hasta por más de 20 años. El rock cubano ha sido rechazado, y aun así ha logrado subsistir y evolucionar siempre contra la marea. Somos conceptualmente revolucionarios donde, desgraciadamente prima lo conservador.

Dejemos de vivir dentro de un video clip, la realidad es distinta. Ayudémonos, solo entre nosotros podemos seguir avanzando.

 


DEL MILAGRO, EL ESTOICISMO Y LA GRANDEZA

20080920035805-viejita.jpg

Por Mercedes Rodríguez García

Ni en los más crudos años del Periodo Especial, dormía tan intranquila. Y no pocas veces fui a la cama con la dosis inexacta de alimentos en el estómago, que no sé cómo soportó tanto invento culinario huérfano de grasas y desamparado de calorías, imprescindibles para sobrellevar el pedaleo en las «chinas» y «burras», machacar las pencas de maguey para el lavado, y cargar los sacos de carbón.

Recrudecido el bloqueo, desmoronado el campo socialista, la nación tocó el fondo del barril. Pero juntos practicamos la apnea y, contra los aprensivos pronósticos de expertos internacionales, salimos a la superficie. El milagro cubano -así calificado por alguno de ellos- no obedeció a impulsos esotéricos sino a la fortaleza de un proyecto político único, sustentado en la capacidad de lucha y resistencia del pueblo y sus líderes más auténticos. Y estábamos solos, solitos.

Corren tiempos difíciles para la humanidad entera, pero la más cercana -la de Cuba mía- me vuelve a dislocar el sueño. Necesito ver detrás de las paredes, ganarle un par de años al calendario, adelantar el futuro pero desde la seguridad del presente, sin pesimismo, de manera objetiva, a partir de lo hecho y lo que resta por hacer.

¿Acudir a la esfera mágica de cierta pitonisa? ¿Preguntar al espejo de la madrastra de Blanca Nieves? ¿Tirar las cartas del Tarot? ¿Leer la palma de las manos? No, nada de adivinaciones aunque sigan valiendo los pronósticos. ¿Lo axiomático?: lo que somos. ¿Lo predecible?: la pelea por la vida.

Quienes lean e interpreten la información que publican nuestros medios de prensa, coincidirán conmigo. Solo las imágenes nos echan encima toneladas dolor, pero también infinitos metros cúbicos de confianza y esperanza. Nadie permanecerá abandonado a su destino, nos han nacido nuevos hermanos dentro y fuera de este testarudo caimán en medio del Caribe. La desgracia nos ha unido más. La suerte está echada desde hace medio siglo, y con nuestras fuerzas y nuestras mentes saldremos adelante.

La Naturaleza, al tocarnos de Oriente a Occidente con la furia del agua y del viento, nos arrebató -menos a sus valientes hijos- hogares, cultivos, animales, alimentos almacenados, torres de telecomunicaciones, postes y tendidos eléctricos, policlínicos, consultorios, escuelas...

Y aunque ahora no estamos tan solos, solitos, el país ha sido devastado en su infraestructura económica, social y habitacional como nunca antes. La capacidad destructora de Gustav y Ike no tuvo compasión.

Podemos encender velitas y pedir en puro acto de fe, «Señor, ruega por nosotros», u ofrecer addimú, otí y owó a los orishas para que nos quiten toda suerte de desgracias. Y aunque cirios y rezos, ofrendas de comida, aguardiente y dinero, no dejan de constituir una salida cuando fallan la ciencia y la capacidad personal para resolver problemas, vale todo lo que no dañe y haga renacer, crecer e imponer la solidaridad.

Porque a estas alturas de la vida, con tanto descarrilamiento ecológico, guerras y hambrunas apocalípticas, sobreviven egoísmos y vanidades. Parafraseando al colega uruguayo Eduardo Galeano, se trata de un «mundo patas arribas», infinito y finito, que tal vez no tenga remedio porque, agotado y gastado, agoniza.

Tiempos difíciles presentan las narices y olfatean resquicios por donde desovar sus serpientes. En los débiles afloran veleidades, vacuidades, infundios, desvaríos. Lo extraordinario, lo hondo, lo raigal, emerge de los valientes de espíritu y de corazón, de esos vástagos martianos que saben encontrar la luz en medio de las tinieblas.

Por eso enfurece el desmedro de quienes, ante la necesidad acrecentada, revenden mercancías robadas o elevan irracionalmente los precios de ciertos productos del agro.

Por eso dan rabia los acaparadores, los que alteran las balanzas, los que no detienen el vehículo estatal para recoger a un compatriota, los que nos mal atienden, los que se solo piden y no dan, los que tienen y no comparten.

Por eso irritan los inconformes sin razón, los que lucran a costillas de Liborio, los que hacen dinero fácil, los que abandonan sus puestos en plena jornada laboral, los oportunistas y arribistas, los que mienten, los que inventan, los que juegan al capitalismo, los que invocan y ofrendan solo en tiempos de crisis, los mediocres, los extremistas, los improvisadores, los demagogos y charlatanes, en fin, los que ponen en juego el empeño revolucionario y con ello el bienestar y el futuro de todos los cubanos.

Vamos a necesitar en grandes proporciones, serenidad y determinación. La magnitud del desastre natural puede provocar arritmia, y por ahora no existe otra medicina que el trabajo. Cada cual en lo suyo dando lo mejor de sí, para no volver jamás a tocar el fondo del barril, para que el milagro cubano sea de nuevo el estoicismo y la grandeza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetas: , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...



Fotografía

 

La página de MercyLaTecla,
desde el centro de Cuba.
Una mujer que desde hace
mucho decidió sus destinos
por el periodismo y el magisterio,
y aún sigue apostando por ambos.


contadores de visitas



Habana, CUBA



Clásico Mundial de Béisbol 2017
Pronóstico de Tutiempo.net






Mi Ping en TotalPing.com











contador gratis para web

Archivos

Enlaces

Ms













script src="http://feeds.feedburner.com/Matemticas-NoticiasDeLaCienciaYLaTecnologa?format=sigpro" type="text/javascript" >




















Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next