20160102234526-inversiones-venezuela.jpg


5:38:57 p.m.

Venezuela reformó sus leyes minera y petroquímica para tratar de atraer inversiones extranjeras, elevó la presión impositiva sobre las grandes empresas y transacciones financieras, y ordenó castigos para quienes fijen los precios de sus productos con base en la cotización del dólar en el mercado negro o paralelo.

El presidente Nicolás Maduro decretó las reformas legales "para impulsar la producción nacional y obtener recursos con los cuales atender las necesidades del pueblo en materia de alimentación, educación y salud", dijo el vicepresidente Jorge Arreaza al ofrecer algunas explicaciones a través de la televisión oficial VTV.

Maduro hizo las reformas utilizando el último día de los poderes especiales para legislar por decreto que le concedió la Asamblea Nacional en 2014.

El mandatario adelantó este miércoles que la reforma minera reserva al Estado la explotación del oro y de minerales estratégicos, aunque se harán asociaciones con consorcios privados y se dictarán normas para proteger el ambiente, a los pequeños mineros y a las comunidades indígenas que viven en zonas a desarrollar.

El ministro de Petróleo y Minería, Eulogio del Pino, declaró a VTV que "hay un sector internacional minero muy interesado en traer ya inversiones. Estamos hablando de montos que sobrepasan los 2.000 millones de dólares", indicó sin ofrecer más detalles.

Venezuela firmó hace dos años un convenio con firmas chinas para levantar un mapa e inventario de sus recursos minerales, y empresas rusas han expresado interés en participar en la explotación aurífera.

Según reportes oficiales, Venezuela extrae menos de dos toneladas de oro al año, pero del Pino comentó que hay capacidad para producir hasta 20 toneladas.

Arreaza dijo que en las empresas mixtas mineras el Estado retendrá al menos 55 por ciento de las acciones, pero en petroquímica "excepcionalmente permitiría mayoría accionaria de capitales privados extranjeros, siempre que transfieran conocimientos y tecnología".

Más impuestos

Maduro dijo que la recaudación del impuesto sobre la renta en 2015 "alcanzó al 229 por ciento de lo que habíamos previsto a comienzos de año", a pesar de la caída del ingreso petrolero a la mitad y de una recesión estimada en 5,5 por ciento por la Comisión Económica para América Latina.

Sin embargo, "en la idea de que paguen más los que más tienen, hemos tomado medidas hacia el gran capital, unos 3.000 contribuyentes especiales" dijo el mandatario.

Arreaza dijo que la primera medida fue elevar la alícuota de contribución, para el sector financiero y de seguros, del 34 por ciento actual a una nueva tasa de 40 por ciento.

La siguiente fue eliminar el ajuste por inflación y "otros trucos contables para el cálculo de impuestos" y que según Arreaza "permitía que un contribuyente en vez de pagar 34 por ciento terminase pagando uno, dos o cinco por ciento".

Se establecerá además un impuesto de 0,75 por ciento "a las grandes transacciones financieras, y no sólo a las monetarias sino a las hechas con oros activos".

"Son golpes directos al capital", resumió el vicepresidente.

Por último, una reforma a la ley sobre ilícitos cambiarios ordenará sanciones para productores o comerciantes que al fijar costos y precios utilicen como referencia una tasa cambiaria distinta a una de las fijadas oficialmente.

(Fuente: MSN)