20141112113728-michael-sata.jpg

 

5:33:50 a.m. 

Jefes de Estado y altos líderes políticos del Cono Sur africano se unieron este martes a millares de ciudadanos zambianos en una emocional despedida para el fallecido presidente Michael Sata.

En la ceremonia luctuosa participaron los presidentes de Zim­babwe, Robert Mugabe; de Mada­gascar, He­ry Rajaonarimampia­ni­na; de Na­mibia, Hifikepunye Po­ham­­­­ba y de Kenya, Uhuru Kenyatta.

También viajaron a esta capital el mandatario de Mozambique, Ar­man­do Emilio Gue­buza, y el vicepresidente de Sudá­frica, Cyril Ra­ma­phosa, quienes acompañaron en los servicios fúnebres al presidente de Zambia en funciones, Guy Scott.

Sata, de 77 años, murió el pasado 28 de octubre en Londres tras varios meses de sufrir una inesperada enfermedad.

Mugabe, quien pronunció una alocución después del discurso de Scott, fue recibido con un fuerte aplauso cuando entró en el gran estadio de Lusaka. Se dirigió a la audiencia zambiana en calidad de dirigente de la Comunidad para el Desarrollo del África Austral (SADC).

Hoy las palabras nos faltan o los pensamientos son demasiado frágiles porque no soportan la carga de nuestro dolor, dijo Mugabe y agregó que Sata consideraba a las naciones sudafricanas como hermanas siamesas, según PL.

El ataúd con el cuerpo del Pre­sidente de Zambia fue trasladado unos diez kilómetros en vehículos del ejército desde la Casa del Estado hasta el estadio Héroes Nacionales, donde además se realizó este martes una liturgia eclesiástica.

La mayoría de los 50 000 zambianos que se agolparon en las avenidas o en las plazas del estadio estaban vestidos con ropa negra de luto. El arzobispo católico de Lusaka Telesphore Mphundu dirigió los procedimientos funerarios.

Los restos de Sata permanecieron la víspera en la Casa de Gobierno de Lusaka para los honores de Estado antes de ser llevado en esta jornada a su última morada en Embassy Park, el sitio del entierro presidencial.

Sata, entre otros éxitos sociales en su vida política, reconstruyó la infraestructura vial de la nación y desarrolló instituciones de enseñanza superior en cada provincia. Fue el segundo presidente que muere en el cargo en este país.

Dejó nueve hijos.

(Fuente: Granma)