20160321172350-raul-recibe-a-obama.jpg

 

12:26:20 p.m. 

En el segundo día de una histórica visita a la isla Obama fue recibido con honores militares en el Palacio de la Revolución. Una banda militar tocó el himno de Estados Unidos en la sede presidencial cubana en honor al huésped. Castro saludó a su homólogo con un caluroso apretón de manos. 

Luego de un breve recorrido por el monumento al Héroe Nacional José Martí, Obama y Raúl iniciaron su tercera reunión cara a cara al interior del Palacio de la Revolución, ubicado en una explanada decorada con relieves de los guerrilleros Ernesto Che Guevara y Camilo Cienfuegos. 


Durante la ceremonia oficial de recibimiento en la sede del Gobierno cubano, se escucharon las notas de los himnos de ambas naciones, antes de que los dignatarios saludaran a sus delegaciones e iniciaran las conversaciones oficiales.

Se espera que ambos presidentes hablen durante la reunión sobre nuevos pasos del acercamiento iniciado públicamente por ambos países, el 17 de diciembre del 2014. 

Obama había depositado antes una ofrenda floral ante el héroe nacional cubano José Martí en la vecina Plaza de la Revolución, de acuerdo al protocolo diplomático habitual en la isla. 

En abril del año pasado Obama y Raúl tuvieron un primer encuentro de media hora en la Cumbre de las Américas en Panamá. Cinco meses después volvieron a juntarse durante la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York. 

A pesar de haber relanzado sus vínculos bilaterales, Washington y La Habana aún mantienen profundas diferencias. Las autoridades cubanas consideran el embargo económico impuesto por Washington en 1962 como el principal obstáculo hacia la normalización total de sus relaciones. 

Cuba exige, además, la devolución del territorio donde se levanta una base naval estadunidense en la bahía de Guantánamo, así como el cese de transmisiones de radio y televisión dirigidas a su territorio. 

En su último año en el poder, y con las amenazas de algunos aspirantes republicanos a la Presidencia de romper relaciones con Cuba, Obama está decidido a que no haya vuelta atrás en el proceso de normalización de ambos países, apenas separados por 145 kilómetros pero enfrentados por décadas. 

Homenaje a José Martí

Con la colocación de una ofrenda floral en el Memorial José Martí, en la Plaza de la Revolución, luego de escuchar en la base de esa institución las notas de los himnos de ambas naciones, inició el segundo día de su visita oficial el presidente de los Estados Unidos de América, quien arribó a Cuba en la tarde de este domingo, acompañado por su familia, miembros de su gabinete, y congresistas republicanos y demócratas.

Acompañado por el vicepresidente del Consejo de Estado Salvador Valdés Mesa; John Kerry, secretario de Estado de EE.UU.; José Ramón Cabañas, embajador de Cuba en Estados Unidos; así como por Josefina Vidal, directora de Estados Unidos en la cancillería cubana, Obama recorrió los exteriores del Memorial y ofreció declaraciones a la prensa, para luego conocer las distintas salas del museo donde se preserva una parte de la memoria documental de la vida y obra del Apóstol.

“Es un gran honor rendir tributo a José Martí, quien entregó su vida por la independencia de su patria. Su pasión por la libertad, la independencia y la autodeterminación vive hoy en el pueblo cubano”, escribió en el libro de visitantes de la institución, inaugurada por Fidel el 27 de enero de 1996 y donde se halla el mayor monumento dedicado al Héroe Nacional de Cuba. La directora del Memorial José Martí, Haydée Díaz Ortega, se encontraba también junto a Obama durante su recorrido por el Monumento.

Según la agenda del dignatario en su visita a Cuba —que se extiende hasta mañana martes— luego de este recorrido será recibido oficialmente en el Palacio de la Revolución, donde sostendrá conversaciones oficiales con el General de Ejército Raúl Castro Ruz, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros. Además, se espera que hoy ambos dignatarios ofrezcan declaraciones a la prensa y Obama participe en el Foro Empresarial Cuba-Estados Unidos.

Esta es la primera visita a Cuba de un presidente de Estados Unidos desde hace casi 90 años —cuando Calvin Coolidge asistiera en 1928 a la VI Conferencia Pa­namericana—, y también la primera durante los más de 50 años de bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por ese país norteño a la Mayor de las Antillas.

(Fuente: La Jornada/Granma/TNYT)