20140609125808-dilma-brasil.jpg


6:54:57 a.m.

La presidenta pidió a los brasileños que reciban de manera alegre y respetuosa a los visitantes que llegan al país para la Copa Mundial de Fútbol. Sus declaraciones se producen mientras los trabajadores del metro de Sao Paulo se mantienen en huelga indefinida en la ciudad sede.

«Vamos a mostrar el ejemplo de alegría, fuerza y civilidad de Brasil», dijo la mandataria en una ceremonia de inauguración del Centro de Control de Operaciones de tráfico en Belo Horizonte, capital del estado Minas Gerais (sudeste), una de las doce ciudades sede de la Copa del Mundo, informó la agencia AFP.

En ese sentido, Rousseff indicó que los brasileños han sido bien recibidos en otros países que celebraron Mundiales y por ello espera que también los ciudadanos de ese país les tengan una recepción «calurosa, humana, respetuosa», afirmó.

«Tengo la seguridad de que el Mundial va a ser una fiesta. Es fundamental que las personas, que son la mayoría de la población brasileña, tengan el derecho a disfrutar de esa gran fiesta que empieza la semana que viene», añadió la jefa del Estado.

Las declaraciones de Rousseff se producen mientras los trabajadores del metro de Sao Paulo se mantienen en huelga y amenazan con interrumpir el buen desenvolvimiento de la inauguración del Mundial, prevista para el 12 de junio en el estadio Arena Corinthians, de Sao Paulo.

En junio de 2013, mientras se llevaba a cabo la Copa Confederaciones, alrededor de un millón de manifestantes protestaron a nivel nacional por el alza de los pasajes del transporte, mejoras en salud y educación, entre otras reivindicaciones.

(Fuente:TeleSur)