20140617133933-uruguay-2014-clasificacion-.jpg


7:24:09 a.m.

Desde el momento en que Andrés Iniesta marcó el gol del título mundial para España en Sudáfrica 2010, se suceden una tras otras las especulaciones más o menos argumentadas científicamente, acerca de qué selección ganará la cita ecuménica Brasil 2014

La última de las teorías tiene como sustento una fórmula matemática, que ya causa un gran revuelo en las redes sociales y comienza a «tallar» el fantasma de un nuevo Maracanazo.

Es que, realizado un cálculo aritmético bien sencillo, este año le toca a Uruguay llevarse a casa el trofeo del campeonato deportivo más importante del planeta.

Y aunque los números no descubren el rival en una supuesta final, ya muchos imaginan una tragedia en Brasil como aquella de 1950, aún por cicatrizar pese a los títulos que sus selecciones conquistaron después.

Los usuarios de la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp han difundido la fórmula, que se basa en datos de las naciones ganadoras de la Copa Mundial más de una vez. 

A saber, la clave es el número 3964. 

Así, por ejemplo, el anfitrión del torneo que arranca el 12 de junio próximo, ganó la Copa en 1970 y 24 años después volvió a conseguir el trofeo en EE.UU. Si sumamos los años 1970 y 1994 el resultado es 3964.

Hasta aquí, muy bien. ¿Pero cómo encajan en la hipótesis los otros tres títulos brasileños?

De todos modos, hay más ejemplos. El equipo nacional de Argentina se coronó en 1978 derrotando a Holanda en la final y repitió su éxito en 1986. Y usted seguro ya sacó la cuenta: 1978 + 1986 es igual a 3964.

También funciona en dos victorias de Alemania, que dicho sea de paso ha triunfado en tres citas. Pero, si se suman sus títulos más recientes, el resultado es otra vez 3964: 1974 + 1990.

Basándose en estos cómputos 2014 es el año de Uruguay, que ganó por vez primera en 1930, cuando se disputó el primer Mundial. Para argumentarlo, tan solo se debe sumar 1950 + 2014, o lo que es igual, reste 2014 a 3964 y el resultado referirá el último título de Uruguay, en aquella archiconocida final del Maracaná.

(Fuente: Cubadebate)