20141126171232-cuba-se-instala-en-la-cima-d-e-los-centromaericanos-veracruz-2014.jpg

 

11:04:18 a.m. 

 Favio Guerra 

Todavía en tierras mexicanas algunos creen posible el sueño de los organizadores, mientras que en la delegación cubana se respiran aires optimistas. Se cumplieron los pronósticos de sus directivos, y a cinco días de que se apague el fuego de los XXII Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014, la Mayor de las Antillas amaneció acomodada en la cima del medallero. 

Apenas saca un título de ventaja a la comitiva anfitriona, pero, ventaja al fin, esa posición sirve como bálsamo esperanzador después de varias jornadas de acecho. 

De protagonizar la remontada se encargaron dos piezas claves en la armada del atletismo, así como los cuatro gladiadores del estilo grecorromano que subieron al colchón en el World Trade Center de la ciudad puerto del Golfo de México. 

La oportunidad de equilibrar el escalafón la tuvo el decatlonista Yordanis García, por mucho el mejor entre los presentes en el estadio Heriberto Jara Corona, en Xalapa, una de las subsedes de la cita multideportiva.

La oportunidad de equilibrar el escalafón la tuvo el decatlonista Yordanis García, por mucho el mejor entre los presentes en el estadio Heriberto Jara Corona, en Xalapa, una de las subsedes de la cita multideportiva.

Después de una primera jornada que apuntaba hacia un mayor acumulado, el deterioro de las condiciones meteorológicas por la llegada de un nuevo frente frío atentó contra las posibilidades de que Yordanis terminara sobre los 8 000 puntos.

No obstante, el muchacho supo reponerse a ese contratiempo para finalizar como líder indiscutible gracias a sus 7 854 unidades. Para satisfacción de la comitiva cubana, la segunda posición la ocupó José Ángel Mendieta (7 517), mientras que la tercera plaza quedó reservada para el local Román Garibay (7 243).

Mucho más dramática resultó la definición en los 800 metros para damas, una prueba de desenlace un tanto sorprendente. El ritmo de carrera durante la primera vuelta al óvalo fue brutal y reconfiguró la estrategia de muchas participantes.

En medio del revuelo, fue la cubana Rose Mary Almanza la beneficiada, pues tuvo la capacidad de rematar en las postrimerías para entrar primero con tiempo de 2:00.79 minutos. Su compañera de equipo Sahily Diago (2:05.51), una de las favoritas, “reventó” en los finales y solo pudo llegar quinta a la meta, mientras veía a las anfitrionas Cristina Guevara (2:01.68) y Gabriela Medina (2:02.36) acaparar el resto de las medallas.

Asimismo, el atletismo cubano disfrutó de los aportes de Irisdaymi Herrera y Yaniel Carrero. La primera se estiró hasta 6,36 metros para quedar a solo diez centímetros de la titular de la prueba, la atleta de Islas Vírgenes Británicas Chantel Malone.

Por su parte, Yaniel Carrero recolocó a la velocidad en un podio centrocaribeño -no sucedía desde Maracaibo 1998- al terminar tercero en el hectómetro para hombres, con tiempo de 10.28 segundos, su mejor marca personal. Solo el fotofinish pudo definir la prueba, pues con 10.27 segundos cerraron el guatemalteco Cruz Rolando Palacios y el barbadense Levi Cadogan.

Lucha perfecta

No es precisamente la lucha uno de los deportes “complicados” para Cuba en estos Juegos. Más bien es uno de los llamados a “aplastar”, y de apuntalar el concepto se encargaron los cuatro gladiadores que tuvieron a su cargo el estreno el martes.

La cuarteta victoriosa estuvo integrada por Ismael Borrero (división de 59 kilogramos), Miguel Martínez (66), Pablo Shorey (85) y Yasmani Lugo (96).

Borrero fue notablemente superior (8-0), al punto de asegurar el trono antes del límite fijado para su combate con el dominicano Jansel Ramírez. Martínez fue tal vez quien más resistencia encontró, porque el colombiano Jair Cuero le conoce sus mañas, y de ellas se cuidó para, al menos, completar el tiempo reglamentario, pues terminó cediendo por 2-6.

A su vez, Shorey hizo valer su condición de subcampeón mundial, al punto de que el venezolano Alexander Brazón desistió de consumir los segundos finales del combate, cuando iba perdiendo por 0-6. Por último, Lugo “cerró el grifo” también antes de tiempo (8-0), ya que el venezolano Erwin Caraballo jamás encontró la forma de hacerle el más mínimo daño.

Impecables sobre el cuadrilátero  

Es una premisa del boxeo cubano la aspiración al título en todas las divisiones, algo que ya no es posible debido al tropiezo de Santiago Amador.

Pero aun así, nadie duda de la capacidad de los discípulos de Rolando Acebal, comprometidos con un sustancial aporte a la causa común, que es la de regresar a casa con la reconquista de la supremacía en la cita deportiva más antigua de la historia.

Así las cosas, el boxeo cubano tenía asegurados nueve semifinalistas, y de ellos cuatro ya son aspirantes oficiales al título de sus respectivas divisiones luego de la jornada del martes.

La posible candidatura masiva la comenzó a escribir el campeón olímpico Robeisy Ramírez (56 kilogramos), quien no dejó margen a las dudas y se llevó el veredicto unánime de los tres jueces en su combate con el local Sergio Chirino.

La estela la continuó el sub monarca del orbe Yasniel Toledo (64), a quien le tocó también silenciar al público presente. Con absoluta maestría se mostró superior al anfitrión Raúl Curiel para merecer una votación de 3-0.

Por la misma vía avanzaron el peso mediano Arlen López y el crucero Erislandy Savón. El primero, sometiendo al venezolano Raúl Sánchez, y el otro batiendo sin contratiempos al conocido colombiano Julio Deivis.

Juntos con buena vista sobre el horizonte

No es un deporte colectivo, pero cuando se juntan en pareja, la comunión de esfuerzos lleva al bádminton a dejar de ser una disciplina meramente individual. Así, fue fruto del esfuerzo mancomunado la medalla de bronce lograda en la modalidad de dobles mixtos. En la final, Guatemala se impuso a México, y fue este uno de los desenlaces que propició la mínima ventaja cubana en el medallero antes de empezar la jornada del miércoles.

Algo desafortunado fue para las aspiraciones cubanas el desenlace de una de las semifinales del balonmano para hombres, pues la escuadra de la Isla cedió frente a la de los anfitriones por ajustado marcador de 30-31.

Una de cal y otra de arena tuvo el polo acuático, de pálido estreno en la justa al perder con las selecciones de México en ambos sexos. Ahora, los hombres pudieron imponerse frente a Puerto Rico con pizarra de 19-8, pero las muchachas cayeron, por 8-12, precisamente ante las boricuas.

A su vez, las softbolistas consiguieron una abultada pizarra de 9-0 frente a la selección de Colombia, gracias al excelente pitcheo de Anisley López y una solida ofensiva que les permitió fabricar un racimo de siete anotaciones en la quinta entrada para decretar el KO.

Mientras, los baloncestistas debutaron con buen pie al derrotar por 79-66 a la representación de Jamaica, al tiempo que los voleibolistas hacían su primera presentación frente al débil elenco de Bahamas con un triunfo en sets corridos que cerraron con tanteadores de 25-20, 25-16 y 25-15.

Incierto futuro

De momento, el duelo final entre cubanos y anfitriones está pactado a un sprint frenético que promete grandes emociones. La delegación de la Isla acumula 77 coronas, y tiene depositadas todas sus esperanzas en el botín que logre amasar en deportes como la lucha, el boxeo, el atletismo y el remo, este último de comienzo aplazado por el mal tiempo reinante en la sede.

Mientras, los locales pretenden hacer válidos sus planes de conseguir aproximadamente unos 120 títulos, y para ello esperan por las contribuciones que puedan hacer disciplinas como el clavado, la equitación, el squash, el tenis y las velas.

Poco a poco, a medida que se vaya acercando el final, se sabrá de qué lado estaba la razón. Mientras tanto,  solo queda disfrutar.

(Fuente: CC)