20160105140853-hacia-computadoras-a-fotones.jpg

 

8:03:17 a.m. 

Los científicos rusos del Instituto Siberiano de Geología y Mineralogía lograron sintetizar diamantes modificados, dando un paso hacia adelante significativo en la construcción de computadoras de arquitectura óptica, también conocidos como "computadoras a fotones". 

El anuncio estuvo a cargo del director del Instituto, Nikolai Pokhilenko: "Hemos aprendido cómo hacer para generar cristales de diamante con uniones reflectantes al germanio", dijo el investigador a los periodistas. 

"Este material —agregó Pokhilenko, según reportó Sputniknews— es crucial para la construcción de la próxima generación de computadoras". 

Según el director del Instituto, los procesadores de las computadoras ópticas pueden trabajar a velocidades diez millones de veces superiores a los actuales chips digitales.

Los científicos siberianos insertaron átomos de germanio en la estructura de los diamantes, creando uniones uniones al germanio: esto permitirá sustituir el silicio y el galio usado en los microchips actuales usando la luz en lugar de los electrones. 

El descubrimiento anunciado hoy deriva del hallazgo, en 2012, de un gigantesco depósito de diamantes industriales encontrados en un enorme cráter causado por un meteorito en Siberia. 

El cráter contiene —según anunció en su momento la Academia Rusia de Ciencias— "varios trillones de quilates" en los llamados "diamantes de impacto", es decir útiles para fines tecnológicos pero no para la joyería. 

Se trata de una cantidad que excede ampliamente las reservas conocidas hasta ahora de diamantes convencionales. Los que fueron hallados en Siberia, explicó Pokhilenko, incluyen otras  formas de carbono molecular y pueden ser hasta dos veces más duros que el diamante usado en joyería. 

El depósito había sido descubierto originalmente por científicos soviéticos en los años 70, pero no fue explorado porque en ese momento la dirigencia decidió producir diamantes sintéticos para uso industrial. 

Las piedras fueron creadas por el impacto de un gran proyectil que se estrelló contra la Tierra hace 35 millones de años. 

(Fuente: ANSA)