&wid Marzo 2006 | LA TECLA CON CAFÉ
Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Marzo de 2006.

Trotamundos de miel y de luz

20060320222939-7.jpg

Al paso que lleva el doctor en Pedagogía Juan Virgilio López Palacio, siempre habrá un pretexto para la entrevista. En esta ocasión lo ha sido el otorgamiento de la condición Profesor De Mérito de la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas. Premio Nacional de Pedagogía en 2003, le sobra experiencia para conversar sobre cualquier tema en la materia. Sirvan ambas  excusas para  entablar el diálogo con  este hombre de 70 años, todavía vital, elocuente, enamorado de la vida y de su obra.

Por Mercedes Rodríguez García

Nunca sobra el tiempo —ni ha de faltar— si de hablar de Educación se trata. Mucho menos si la plática transcurre con un hombre al que medio siglo de magisterio queda reconocido en un Premio de tal envergadura, amén de decenas de reconocimientos y siete condecoraciones que avalan su trayectoria como ser humano, profesor y revolucionario.

Lo agradable, sustancioso y aprovechable de la conversación con el doctor Juan Virgilio López Palacio será siempre su poder comunicativo, su imperturbable, su lucidez extrema, como si Varela y Martí encontraran en él una especie de receptáculo, de cáliz, de vasija germinal para una nueva y contemporánea existencia.
Hace apenas unos meses que llegó de Brasil, y seis desde que aterrizó en La Habana procedente de Chile, donde ahora mismo brinda sus servicios como asesor y conferencista.  Ir y venir que puede haber sido de Cuba a México, Nicaragua, Argentina o Colombia, y en el Viejo Continente,  España, Moscú, Ucrania...
“Dicha de viajar”, dirán algunos. Para los justos, el placer de saber mostrar y demostrar con autoridad, creatividad y juicio propio, cualidades dignas de quien con sabiduría y constancia escala —hasta vencer—, la cima. Ello, si la cúspide no se traduce en simple sobrevolar de océanos y cordilleras y sí en apnea profunda y alpinismo olímpico.

Eterno trotamundos en pos de horizontes pletóricos de miel y de luz, nació bajo una tormenta de sueños, en Santa Clara, al parecer signado por una constelación de lápices, cuadernos, libros, tizas y borradores, al día siguiente de concluidas las fiestas por el trigésimo cuarto aniversario de la República cedida por los yanquis a Don Tomás.

Medio siglo ejerciendo la docencia, avalan los más disímiles presupuestos pedagógicos. Gusta de la polémica  donde se gana en claridad y confianza. Por escabroso que sean no elude ningún tema, ni dentro ni fuera de su Patria, cuyo prestigio en la materia le elevan por sobre naciones, incluso, del Primer Mundo.
«Académico cubano refuerza rol docente en la formación de los estudiantes», afirma un titular de La Prensa Austral, de junio 4 de 2005.

A Punta Arenas arribó para dictar clases teóricas  a los participantes en una Maestría en Ciencias de la Educación, dirigida  a un grupo de profesionales locales, oportunidad que aprovechó también para encabezar unos cursos a  profesores directivos de los colegios de la Corporación Municipal de esa apartada región del cono Sur americano.

Escribe el periodista que le entrevistó entonces: «López reconoce que la imaginación se ha convertido en una de las mejores características de los cubanos, como consecuencia de las sanciones internacionales dirigidas por Estados Unidos».

Con su risa de bajo, sonora y espontanea, jacarandosa, el criollísimo mulato le había comentado: «Tenemos una organización que se llama Asociación de Innovadores y Racionalizadores. Imagínese, si no aplicara la creatividad yo, por ejemplo, no podría mantener un auto de 27 años, un Fiat argentino, reparado con piezas de Peugeot, francés  y de Lada, soviético».

—¿En qué cree usted, doctor, que Cuba afianza su prestigio educacional?

—En la integralidad, en la cohesión de la teoría y la práctica, en el rigor intelectual y científico, en la vocación y espíritu de sacrificios de todos y cada uno de los educadores, en la capacidad de resistencia y de respuesta ante las limitaciones materiales, en la prioridad y la atención que recibe del Estado, sin ser absolutos.

—Y, ¿comparada con Latinoamérica?

—La Educación en la mayor parte de América Latina tiende cada día más a la privatización, y muy pocos son los países que conceden prioridad a la escuela pública. Brasil, por ejemplo, puede considerarse una excepción. He visitado planteles de este tipo, con maestros de excelente preparación pedagógica, y dotados con herramientas de punta. Sin embargo, eso no es lo que se ve en Nicaragua, o en Argentina en menor medida; en Colombia y México, existe un gran desarrollo en la Educación. Lo mismo pudiera decirte de Europa.

—¿Cierto que un alcalde de Chile calificó de pobre la Educación en su país?

—No exactamente. Eso fue mientras impartía una conferencia de Didáctica Contemporánea, en Santa María de Iquique «Nosotros somos ricos y tenemos una Educación pobre”, me confesó al final de la disertación», aunque debo aclararte que la escuela pública en Chile es muy fuerte, solo que no posee, como en muchas otras naciones, una cultura pedagógica de visitas a clases. El director no se atreve a visitar  ninguno de sus maestros».

Seguidamente hablamos de aspectos tan debatidos en las calles cubanas: la llamada Municipalización y  las clases por la tele. ¿Qué me puede comentar al respecto?

—Desde antes de la Revolución se han tomado muchas medidas de contingencia en materia educacional. Las cosas nuevas siempre  levantan expectativas y decenas de comentarios en contra. Pero a la larga la balanza se inclinará a favor de ambas. Confío en Fidel, es un hombre sabio.

—¿Se considera un apasionado de las Nuevas Tecnologías en la Educación?

—Un profesor no debe olvidar jamás que lo más importante en la enseñanza de los alumnos resulta la motivación y la propia acción  del educador, más allá del apoyo en equipos como las computadoras o en recursos como Internet. Si se dispone de esta tecnología, siempre bienvenida, mejor. El maestro es la llave para conseguir todo lo demás.

—Pero el mundo de hoy se arropa con tecnología, ¡y bien sofisticada!..

—Cierto, vivimos en una era extraordinariamente tecnológica, donde el consumismo, desgraciadamente, se impone. De ahí que la Educación deba velar por el buen uso de esa tecnología. El mundo es mucho más que máquinas, y a las generaciones hay que inculcarles una actitud de servicio social y de espíritu humanístico.

—¿Cree haber conseguido todo en la vida?

—Me siento satisfecho.

—¿Feliz?

—Sí.

—¿Dispuesto a continuar en el aula y un poquito más allá?—Siempre que conserve lucidez y salud. Como se dice por ahí, hasta el último aliento.


El verdadero color de American Beauty

20060317232749--5-american-beuty-650-x-650-pixeles-jpg.jpgPor Mercedes Rodríguez García

“No todo es color de rosas”. Así acudimos los cubanos al refranero español  cuando queremos resumir que la vida tiene sus contrariedades o que, las cosas no resultan tal y como nos la han pintado.  

De este modo puede interpretarse -en cuanto a título- el film Belleza Americana, una paradoja a través de la cual se muestra la otra cara -la fea por supuesto- de esa americen beauty, especie e neón deslumbrante en cuyo reverso e esconden as miserias humanas e una sociedad que se alimenta e sueños -¡claro!, americen dream!- del -¡off course: americen way of life, too!

Con una factura a la que pueden sacársele contados lunares, la película del realizador Sam Méndez, se apoya en el excelente guión de Alan Boll, quien ha sabido llevar muy bien de la mano la evolución de los personajes en sus denodados afanes por abandonar a toda costa esas pobredades que suelen embellecer para, de alguna manera, evadir la cruel realidad interior que los ahoga y agobia. 

Yace aquí el desarrollo de los conflictos individuales, que tienen lugar al mismo ritmo de la quimera del crecimiento sin límites, el enriquecimiento instantáneo, la libertad sin control gubernamental, la corporación como gran tutora, el gasto sin impuestos y el exceso como norma y fin, de un sistema que promueven sin límites los mass media estadounidense.

Incuestionable el nivel de eficiencia de esta cinta que aborda la relación de un matrimonio, su desintegración paulatina y, finalmente, el drama en el que desembocan  sus actitudes, unas veces tratando de escapar, y otras, de entrar al laberinto tamizado de puertas abiertas, tapiadas y semitapiadas, en un esfuerzo volitivo de salvación.

Narrada en primera persona por el actor Kevin Spacey en el rol de Lester Brihman, marido de Carolyn, y padre de Jane, el film va jugando con las emociones del espectador, que queda atrapado desde los inicios en una trama donde se conjugan con eficacia puntos de máxima concentración emocional y de relajamiento total.

Con un nivel de síntesis y economía de recursos, y los bien empleados códigos y subcódigos del género, van debelándose -y relevándose- desde las primeras imágenes los conflictos individuales del triángulo base (Lester-Jane-Carolyn); un hombre frustrado que confiesa hallar en la masturbación “su único gran momento del día”; una hija que, igualmente, necesita “un papá que sea un buen ejemplo”; y una esposa adúltera, tan fracasada como su compañero y para quien la apariencia del vivir resulta obsesionante en sus afanes egocéntricos y consumistas, típicos del patrón norteamericano de vida, especie de status quo del que no pueden escapar el resto de los miembros de esa sociedad y, por supuesto, de los personajes del film.

A partir de allí Belleza americana va engarzando los conflictos como perlas en un collar que terminará asfixiando a cada cual, según sus identidades psicológicas y morales, magistralmente encarnadas por los actores y diseñadas a partir de las carencias constitutivas, es decir, aquello que no tienen y desean recuperar.

La trama, subordinada a los personajes, hace de este un material cinematográfico que escapa de las fórmulas de Hollywood. Incluso, el elemento sorpresa se encuentra condicionado al resto de los recursos o elementos que dan coherencia a la historia, pero además, al discurso narrativo, lo cual le confiere homegeneidad y consistencia dramáticas.

En las subtramas se acentúan los conflictos que, en sumatoria equilátera, van añadiéndose a esta historia en la que alternan momentos de crisis y de clímax de unas y otras, a partir de un esquema narrativo clásico del cine, pero escrito con autonomía, manifiesta esta última en la caracterización, acciones, y, sobre todo, en los diálogos de los personajes, que cobran vida en la medida que aparecen dentro de la diégesis como motor de sus propias decisiones y como artífices de sus propios parlamentos. 

En el guión de Boll los conflictos individuales y colectivos aparecen fraccionados, técnica de montaje paralelo con la que la cinta gana en dinámica, gracias a las bien escogidos tomas de cámara (primer plano-plano detalle-abierto-cerrado-plano general) que acentúan o atenúan la transtextualidad del mensaje constitutivo, a partir de la descodificación de las imágenes (espacial-gestual-escenográfica-lumínica) y del tiempo elíptico, definido y medible, en el que progresa la acción y se afianzan sus unidades componentes. 

De ese modo, el esquema utilizado por Boll funciona de maravilla al controlar la velocidad de los cambios que se operan en las situaciones y personajes.

Tal dosificación proporciona graduar las transiciones características de cualquier historia (exposición-ascenso-choque-clímax) hasta alcanzar la máxima carga emocional. Entonces ocurre lo citado por Howard: el tiempo se aumenta, los clímax subordinados son más intensos y están más estrechamente agrupados, y la acción entre los puntos culminantes se acorta. 

Nos encontramos, pues, ante una película en la cual, con inteligencia y sutileza -previsibilidad en algunos caracteres y su desenlace- el realizador San Méndez se las ingenia para, de manera nada convencional, darle vida a la propuesta escrita dentro de una diégesis sustanciosa, en la que también -y tan bien- juegan la fotografía de Conrad Halll y la banda sonora, un empaste de expresivas canciones del pop, cuya apoyatura sugiere –o complementa- las acciones en torno al tema central: la desintegración de una familia y la pérdida de valores en el contexto donde esta se desarrolla, y que la cámara descubre prácticamente desde el inicio, cuando, desde lo alto, el engañoso esplendor de un típico residencial de la clase que lo habita, o cuando también desde arriba y al centro del objetivo, nos muestra a Jane en el lecho que comparte con Ricky, otro adolescente, que halla en la comercialización de la droga un modo fácil, rápido e inescrupuloso, degradante –pero funcional- de “ganarse” grandes sumas de dinero, con el cual satisfacer su aficción al vídeo. 

Y aquí nos enfrentamos  a un nuevo personaje, cuyo conflicto se integrará rápidamente a uno de los lados del triángulo ya enunciado, y que Karpman utiliza a la hora de esquematizar los roles activos que representan los reveses emocionales, de modo que en cada posición se vincula con el guión de vida en la medida en que cada individuo ocupa una posición preferencial durante el transcurso de su existencia. En este sentido –escribe- “la posición preferente del personaje en el triángulo es uno de los datos que se requieren para configurar sus respectivos guiones de vida”. Para Karpman el cambio de posición en el triángulo “garantiza el predominio del cambio de situaciones”.

Ricky es hijo de un militar autoritario y reprimido, y de una madre infeliz -y esposa sumisa- introvertida fugada dentro de sí misma a causa de la mezquindad que la rodea y ante la cual es incapaz de pronunciar palabras ni asumir actitudes contrarias al patrón de convivencia impuesto por su marido, clásico ejemplar del neofascismo. Este hombre, cruel, intolerante y violento para con su familia, -pero sobre todo con el muchacho- descarga su impotencia contra el indefenso Ricky, de quien sospecha tendencias homosexuales, descartadas al final del filme cuando descubrimos que tras su actitud extremista de absoluta masculinidad, se esconde el verdadero yo, ese que cree yace en el hijo, que duerme dentro de él, y que, una vez despierto, desemboca en el crimen.
                             

No hay comentarios. Comentar. Más...

El Martí de los Escudos invisibles

20060630180523-mrti-jose-miguel.jpg222.jpg3333333.jpg

A Raúl Rodríguez La O (Manzanillo, 1946)  se debe el conocimiento detallado de una faceta poco conocida de nuestro Héroe Nacional: la de un verdadero especialista que creó y estructuró un sistema de inteligencia que jamás pudo ser burlado. Fruto de su investigación afloran los seudónimos utilizados por nuestro Héroe Nacional; claves, cifrados, siglas, palabras y frases para comunicarse con los patriotas, así como la legendaria figura del santaclareño Pons y Naranjo, bajo cuyas orientaciones funcionó la más importante agencia de espionaje de la Guerra Necesaria. En conversación con la autora, el también historiador y periodista, comenta sobre estos y otros interesantísimos aspectos recogidos en el título Los escudos invisibles.

Por Mercedes Rodríguez García

Enero de 1985. Desde una mesa del restaurante Delmónico,  —el más famoso del New York de entonces—,  el agente JP vigila a un hombre de levita y chaleco algo gastados. Ese día, junto a amigos de la familia Miranda, celebra su cumpleaños 45. Los gastos de vigilancia (0.30 USD) serían cobrados por el espía con posterioridad. Todo debía quedar bien claro para los dueños de la Pinkerton’s National Detective Agency.

Otro agente llamado CDB, también asentaría sus gastos (4.00 USD),  por concepto del alquiler de una habitación en 51 East 29th  Street, en la mismísima  casa de huéspedes de los Mantilla, refugio de cubanidad donde el vigilado «sienta sus reales por espacio de tres meses y medio». 

Un tercero, anotó 6.00 USD invertidos en el pago a la señorita Paral por 12 lecciones en español, que el maestro y su esposa le impartirían  para cultivar su trato. Con la misma finalidad de obtener información, también desembolsó 0. 20 USD en dulces para los niños de la casa: José Francisco y María.

BURLANDO AL ENEMIGO

A pesar de todos los recursos y artimañas empleados por el enemigo, Martí logró burlar la persecución de que fue objeto, tanto por las autoridades españolas como por las norteamericanas. Tenía conciencia de la actividad de los órganos secretos y del peligro que esta representaba para los planes revolucionarios.

«Tuve que consultar innumerables documentos de diferentes fuentes y archivos cubanos y extranjeros, de manera que pudiera reconstruir y exponer  a grandes rasgos el papel de José Martí como conspirador en ese período conocido como Tregua Fecunda o Reposo Turbulento, y del cual poco se sabe», expresa Raúl Rodríguez La O, colega a quien conocí hace casi un  año, en Santiago de Cuba. Sobre Los escudos invisibles (Editorial Capitán San Luis, La Habana, 2003) me explica con paciencia de pedagogo. El tema atrae, sin dudas, por su actualidad y prominencia.

«Es justo señalar, que para la realización de esta obra resultaron de gran utilidad los trabajos sobre José Martí y el espionaje, publicados por Nydia Sarabia, René González Barrios, Jorge Petinaud Martínez, José Abreu Cardet y el francés Paul Estrade. Me costó redactarlo dos meses en la computadora, a razón de 10 horas diarias, sin contar las que invertí durante años en la lectura de muchos libros».

En el texto se incorpora una selección de fragmentos de cartas, circulares y artículos periodísticos que abordan la temática y donde, «cuestión curiosa —explica Raúl— se utilizan constantemente las palabras silencio, vigilancia, discreción, desconfianza, reserva, desinformar, fingir, cuidado, sigilo, cautela, invisible, sombra, persecución, redes, acecho, clave, secreto, tinieblas».

Seguro, como afirmas en la introducción (y te sucedió a ti mismo), los lectores se asombrarán, disfrutarán, reconocerán y amarán aún más la genialidad del Apóstol.

—Fue un campo donde también demostró capacidad, talento, lealtad y valentía. Por eso seguirá siendo el Maestro.

—¿Por qué una veta prácticamente inexplorada? 

—Martí es, sencillamente, inagotable;  fuente nutricia, de conocimiento y deslumbramiento permanentes. Cada vez que lo leo aprendo algo y me sirve en la vida personal para mejorar como ser humano y, en lo político, para comprender y querer más a Cuba y a las nobles causas de los pueblos, en especial de América.

—Con Los escudos invisibles te propusiste contribuir de algún modo a... 

—Significar la labor de espionaje a que fue sometido Martí, de día y de noche, así como las medidas que tomó para contrarrestarlas, sobre todo a partir del 26 de marzo de 1880, cuando ocupaba el cargo de presidente interino del Comité Revolucionario Cubano de Nueva York, en sustitución del mayor general Calixto García Íñiguez.

—En la dedicatoria haces mención a nuestros Cinco Héroes Prisioneros del Imperio.

—Ellos también fueron agentes clandestinos. Es mi manera de solidarizarme. Pensando en ellos escribí «Cinco prisioneros cubanos en Mahón, Baleares, España». Hace unos días recibí una hermosa carta de Antonio Guerrero, llena de patriotismo y fe en la victoria. Leyó el artículo en Granma Internacional y me felicita, lo cual me satisface, pues escribo para servir y ser útil a Cuba y mi gente.

CARTAS, PALABRAS SIN FIRMAS

Mi amigo Loza:
Van los tres: N°1, López; N°2, Zayas; N°3, Reguera.
A López ponga en clave en el mismo papel si quiere lo que va con lápiz; firme como suyos los números 2 y 3: a Usatorres, que su padre me les hable y que les escribo por el vapor siguiente. Abrace a ese padre noble. Escriba la esquela fingida rogándole entregue cartas a José Freire, que las irá a buscar. (4 de agosto, 1893)

Otra carta, esta vez dirigida al General Máximo Gómez:

Las palabras en este caso extremo, serán estas, sin firma alguna de ella:
Imposible, querrá decir: están dispuesto, aguarde carta; prepare expedición.
Regular, querrá decir: venga a Fortune Island, donde yo estaré (y aquí el día en Vd. Pudiese estar allí.)
O, si el cable no pasa por Cuba, y hay una vía que no pasa, puede decirme al principio y fin de dos palabras nulas la fecha y lugar donde debo encontrarlo, por ejemplo: doce cargas listas Cayo Grande. (Noviembre, 1893)

A Gerardo Castellanos, primer gran misionero de la revolución, a quien Martí envió a Cuba, le explica:

Entra, para los trabajos finales, el comisionado, que si no ha despertado ya sospechas, va a La Habana con objetivo especial; y quiero que esta carta que esta noche en el correo.

¿Qué le tengo que decir? Explique la grandeza, la extensión y la energía del Partido. Recalque hoy que, como Vd. en Las Villas, está organizando la Isla. Conózcame todos los elementos revolucionarios de Las Villas y los hombres de ideas locales con que haya que combatir. Ordéneme los elementos revolucionarios, de modo que en cada región quede un núcleo, y queden en concierto y al habla los núcleos de las diversas regiones, y todos en ellos en comunicación regular —procurada por ellos para evitar riesgos—, con el Delegado. [...] Mándeme la dirección de Cuba a que con disfraz suficiente y solo para Vd. Claro, pueda mandarle algún nombre más, y la dirección mía que hayan de poner a las comunicaciones. (4 de agosto, 1892)

En la guerra que se organizaba, el espionaje era una de las armas más empleadas por el enemigo, de ahí los desvelos del Apóstol por neutralizar dicha actividad.

«Sospechaba de todo y de todos, aunque también alertaba de que aunque el espionaje existía, no había que ver a todo el mundo como espía. Tenía un olfato especial para distinguir y reconocer a los agentes o vacilantes y débiles de carácter que pudieran ser captados por el enemigo y traicionar la causa revolucionaria. En Los Escudos... pueden hallarse numerosos casos que Martí personalmente descubrió y denunció. Siempre alertaba y exigía que en revolución los métodos han de ser callados, y los fines, públicos», apunta Rodríguez La O.

—¿Cuándo iniciaste la investigación? ¿Tiene algo que ver con el último seudónimo (Abel) que adoptó, y sobre el cual uno de los Vitier te dio la pista?

—La empecé entre los años 1977 y 1978, cuando cursaba un postgrado sobre las guerras de independencia de Cuba en España.

—¿Fue en España también donde pudiste confirmar todo lo relacionado con el presidio político de Martí?

—Sí, También encontré las causas del poeta Juan Clemente Zenea, de Rafael María de Mendive, y de los Estudiantes de Medicina de 1871.

—Entonces decidiste...

—Antes debo aclararte que fui a España para confirmar todo lo que se decía el espionaje que se llevó a cabo contra Martí, Gómez, Maceo, Calixto García, Ignacio Agramonte, Ramón Leocadio Bonachea, Serafín Sánchez, Juan Gualberto Gómez.

—No me has respondido mi pregunta sobre el seudónimo.

—Efectivamente. Fue mi amigo Cintio Vitier quien me dio la pista, y ello aparece completo en el tomo 28 de las Obras Completas. Utilizó otros como D-20, Anahuac, D.E. Mantell...

LOS AGENTES «GENERAL LUIS» Y «VENCEDOR»

El 5 de enero de 1895, en la ciudad de La Habana, se crea la Agencia General Revolucionaria de Comunicaciones y Auxilios. Fundada por un grupo de patriotas que elige como presidente al santaclareño, radicado en la Capital, Jesús Ramón de la Candelaria Pons y Naranjo, el ya legendario agente General Luis. Algo más de tres semanas de constituida, el Maestro le escribe:


Adiós, hasta la otra que será... enseguida [...] ¡Cuánto trabaja Vd... cuando aún nos queda por hacer![...] La libertad viene hacia nosotros, la veo, la palpo... La sangre vertida en el 68 fertilizó los corazones e hizo surgir nuevos caracteres... Vd. Era un descreído y sin embargo hay cree y es uno de los mejores servidores del ideal.
Le abraza,
José Martí.

—¿Por qué un capítulo aparte al General Luis?

—¡Para honor de ustedes, los santaclareños en general , y de los profesionales de la prensa, en particular!, llamados a rescatar su figura, pues nació y estudió la primaria y el bachillerato en esa ciudad. Además, ejerció como periodista en la década de 1890, cuando Martí preparaba y organizaba a los cubanos para el inicio de la Guerra Necesaria.

—¿Un hombre de armas tomar? 

—No precisamente. ¡Fíjate qué clase de agente era que, en pleno mando de Valeriano Weyler, tenía penetrado al cónsul general de los Estados Unidos en Cuba, general Fihzhugh Lee, y al vicecónsul, José A. Springer!

Riguroso, responsable y serio ene todo lo que asume, hombre de puntualidad inglesa, —«lo que no quiere decir rígido, dogmático extremista», me alerta Raúl, también medio psicólogo en eso de interpretar gestos— me revela otro de los «secretos» vinculado a Villa Clara:, no sin advertirme «eso lo narro en Los escudos...» 

—Cuando lo tenga en mis manos lo voy a leer de punta  a cabo. (Ese mismo día, en Santiago de Cuba, lo compré: 15 pesos).

—En noviembre de 1877, el coronel del ejército Libertador Fernando Méndez Miranda, con quien el agente General Luis mantuvo contacto, recibe la misión de llevar a Estados Unidos un grueso volumen de correspondencia, dirigida al Partido revolucionario Cubano. Para ello se valió de los agentes secretos de la ciudad de Caibarién. Gracias a uno de ellos, es infiltrado clandestinamente. Allí lo afeitaron, pelaron a rape y cambiaron su vestimenta con el fin de despistar a los españoles. Tres días después, fue conducido a la casa de María Escobar Laredo, la agente Vencedor, quien organiza su salida por ferrocarril hacia La Habana, por cuyo puerto pudo partir el oficial mambí. ¿Satisfecha?

—¿De dónde sacas el tiempo?

—Soy ordenado en grado extremo. Jamás he incumplido en tiempo con la entrega de un libro a la editorial.

—A propósito ¡me dijiste que traías entre manos un ensayo biográfico sobre Juan Gualberto Gómez. ¿Para cuándo saldrá publicado?

—Estoy tratando de terminarlo. Pronto ha de ver la luz otro libro mío: El primogénito, que trata sobre el primer hijo de Mariana Grajales. Además, sigo impartiendo conferencias, prologando, escribiendo para los periódicos... No paro, Mercedes, no paro. Estoy muy entusiasmado con el proyecto.     

No hay comentarios. Comentar. Más...

Santa Clara, Ciudad Metal

20060630140345-rock-libro.jpg

Por Alejandro César González

(Estudiante de Comunicación Social)

Dentro de poco volverá el evento de rock de mayor envergadura en la región central y uno de los más importantes de Cuba. Entonces la ciudad se verá inundada por jóvenes (y no tan jóvenes) amantes de las vertientes más extremas de la música. La cita, como ya es habitual desde hace unos años, desbordará el céntrico parque de Tristá  y Carretera Central.

Un adelanto de lo por venir:

Necrófago, procedente de Placetas, cultivadores de un intenso Death metal a la vieja escuela norteamericana. Los trinitarios punkies Arrabio, con sus letras y actitud comprometidas con la situación social mundial. Los camagüeyanos Grinder Carnage: una máquina Death metalera influenciada por la escena floridense puntera en el estilo Grind. Los sagüeros In The Skin, antiguos Bum, new metal con aires grunge. Blinder, Death metal industrial santaclareño, levantarán ánimos con su cover de Queen ¨We Will Rock You¨.

El plato fuerte: los capitalinos Escape, N.W.O.A.H.M. (New wave of american heavy metal) de excelente factura, con un nuevo vocalista. Leyendas del movimiento roquero nacional. La banda santaclareña de Punk-Ska, Eskoria, un paradigma para los seguidores del estilo en el país, C-men, new metal de vanguardia.

De Holguín, la banda más representativa del Black Metal nacional, con una alineación renovada, con su antiguo cantante Osney Cardoso. Otro paradigma del metal nacional: los habaneros Combat Noise, con un sonido Death Grind Core bien conocido y esperado siempre.

Volverá Grinder Carnage. Los espirituanos Azotobacter, dueños de un estilo difícil de distinguir pero bien asimilado. Cry Out For, que a pesar de ser nóveles imponen un un ritmo cargado de melodías y técnicas difícilmente igualadas. Otro mito: Hipnosis, con potentes riffs responsabilidad de sus féminas.

Como en el pasado Festival Nacional de Rock Ciudad Metal 2005, muchas son  las expectativas de un público ávido de rock y deseoso de que el tiempo transcurra lo más rápido posible para volver a confraternizar público y bandas, como buenos compañeros de cruzada.

 


La masacre de Waco: demasiadas armas en la calle.

20060630175647-20060320221424-foto-waco.jpg

Un grupo religioso conocido como La Rama de los Davidianos vivían en un lugar llamado el Monte Carmelo en las afueras de Waco, Texas. El 19 de abril de 1993, agentes del gobierno de los Estados Unidos atacaron el lugar y asesinaron a mujeres y niños inocentes con tanques de batalla, antorchas, y gas venenoso. Alrededor de 100 personas inocentes perdieron sus vidas como resultado de ese ataque. Lo que hace de esta una de las tragedias de más grandes proporciones es el hecho de que los Davidianos no habían hecho nada para provocar ese ataque de parte del gobierno de los Estados Unidos.

Un punto sumamente importante para poder entender todo esto es que todo lo que el gobierno y los medios de comunicación dijeron acerca de esta gente fueron mentiras.Muchos llamados expertos compartieron testimonios que provocaron que la mayoría de la gente les creyó lo que representaba todo lo opuesto a la verdad. Debido a todas estas mentiras mucha gente desconoce quienes eran los Davidianos y muy pocas personas saben exactamente qué sucedió durante la invasión de Waco. Las mentiras se dijeron para justificar de alguna forma imposible lo que el gobierno había hecho allí.

Hay muchas preguntas acerca de la tragedia de Waco que nunca han sido contestadas. ¿Por qué Bill Clinton llegó a esos extremos en Waco? Había muchos problemas en el complejo del Monte Carmelo en el 1987. Había habido un enfrentamiento a tiros y la razón había sido alcanzar el liderato de los Davidianos, entre David Koresh y sus seguidores y George Roden y sus seguidores. Siete de los Davidianos en ese momento y también David Koresh fueron arrestados, acusados y juzgados por intento de asesinato.

La acción del gobierno era una muestra vulgar de poder al confrontarse con el temor y la paranoia de los Davidianos. Si el gobierno federal hubiese llamado y hablado con los Davidianos, ellos les hubiesen dado lo que les pidieran.

En el complejo de Waco fue rociado un gas llamado CS, que afectó a las mujeres y a los niños pequeños. El gas CS pudo haber afectado de forma más grave a los infantes. Mientras más pequeña es la persona, más pronto se siente el efecto.

El gas CS está prohibido bajo el acuerdo que se llevó a cabo en la Convención de París con el propósito de analizar las armas de guerra. Los Estados Unidos no pueden utilizarlos para la guerra. Es ilegal.

Los retratos de la masacre muestran a los niños pequeños completamente quemados con sus cabezas inclinadas hacia atrás en lo que sin duda representó una muerte horrible.

Con la cantidad de crímenes cometidos en Waco por personas en posiciones altas, nos volvemos a lo que sucedió después de la tragedia de Waco. Muchas veces un suceso puede ser entendido más claramente si se analizan los sucesos que ocurren después.

Y después?, Columbine, Oklahoma, Las Torres Gemelas.

Demasiadas armas de fuego en la calle. Cualquiera puede tener un rifle y dispararlo a cualquier hora, contra cualquier persona o grupo de personas, en cualquier lugar: una escuela, una vivienda, un edificio público… Pero Clinton declaró que Waco había sido un ensayo.

¿Ya habrán dejado de ensayar?

Versión de: http://www.dios.com.ar/notas1/creencias/conspiranoia/waco/waco.htm

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

Angola: apuntando con el lente

Por Mercedes Rodríguez García

Pepe arribó de los primeros; De Feria, años más tarde. Pero ambos, después que Luanda atravesara el Atlántico metida en cajas donde los portugueses empacaron muebles, neveras, cocinas, floreros, alfombras, gobelinos, ropa interior y todo tipo de trastos acumulados en sus lindas mansiones durante años de ocupación, según narra Kapuscinski.

Salieron huyéndole a la guerra. Así que, literalmente, montaron la ciudad en barcos y se la llevaron a Lisboa, Río de Janeiro y Ciudad del Cabo.

Había comenzado un cruel y devastador conflicto. La grave amenaza surgida en 1975, se conjuró en marzo de 1976. Un mes antes, cuando los combates se libraban a las puertas mismas de la capital angolana, José Hernández Mesa desembarcaba por Lobito. Equipaje personal:  mochila, AKM, abundante cigarrillos, dos cámaras fotográficas de las mismas que se utilizaban en Vanguardia, y un fardo con insumos e instrumentos de laboratorio.

Como miliciano ya se había probado en las montañas del Escambray, tras los alzados. Ahora le tocaba funcionar como corresponsal de guerra. Sin embargo, para Pepe, resultaba lo mismo. «En estos trances nada más parecido que una cámara y un fusil: con ninguno se podía fallar».

Pero la guerra es la guerra, y a él le correspondió tirar desde adentro. Y aunque dice que nunca sintió miedo, sí concibió el cosquilleo del nerviosismo que produce la proximidad de las balas. «Aunque el afán de protegernos a veces impidió que estuviera en la primera línea de combate».

De aquí para allá, de allá para acá. Cabinda, Quifangondo, Cangamba, Sumbe, Ruacaná, Calueque, Cuito Cuanavale, Huambo... Junto a tanquistas, infantes, artilleros, tropas ingenieras, zapadores, pilotos, tropas especiales, los corresponsales de guerra hicieron de la cámara fotográfica un arma certera. Avanzaba la operación «Carlota». Se extendía la leyenda de la esclava mambisa, descuartizada por los verdugos que lograron apresarla en su segunda intentona rebelde contra España.

Una veces en la vanguardia, otras en la retaguardia, pero las más codo a codo con los que mandaban balas y cañonazos contra el enemigo, José. Ese Pepe campechano y bravucón que ahora se sienta a recordar:

«Nos las pasábamos inventando cómo revelar e imprimir. Hasta que, en la ciudad de Bie, la contrainteligencia nos facilitó la casa-estudio de un portugués. Al principio andábamos con la química en sacos y la ampliadora a cuesta. No duró mucho porque, en el mismo Lobito, entramos a una ferretería abandonada. ¡Y qué suerte!, hallamos revelador y fijador Kodak en paqueticos, así que cargamos con ellos».

A Manuel, que aterrizó en marzo de 1983 como corresponsal del periódico Verde Olivo, no le faltaron quimicales ni equipos. Un año de fotorreportero en Angola le permitió la cobertura de centenares de sucesos heroicos y actividades singulares, algunos muy distantes de la redacción, ubicada en el edificio Inverno Sol.

En viaje de una provincia a otra, disfrutaba observando como la pradera terminaba abruptamente y, sin transición alguna, cedía su dominio a la muralla verde. Unas veces por aire, otras por tierra, la selva, majestuosa y enigmática, lo hechizaba con su belleza. Tal vez por eso quiso un día tragárselo en un beso mortal. Mas, un golpe de suerte le salvó la vida.

«Por la insistencia de mis compañeros del predio, decido cancelar el boleto de partida hacia Lubamgo. Antes de aterrizar, el avión explotó. Hubo 135 muertos. Fue un sabotaje de la UNITA. Angola era un riesgo diario, aunque se estuviera como civil. Como fotorreportero andaba siempre delante del suceso y nunca detrás: en una caravana, en un recorrido, en una emboscada, en una evacuación, siempre corríamos peligro».

Para Pepe y De Feria Angola permanecerá al borde del camino, junto a sus árboles, sus malezas y sus quimbos, sus hombres y sus mujeres. Angola, ya sin las minas que herían los caminos y la carne. Angola, ya sin los puentes destruidos por la naturaleza o la metralla. «El avance de la vida en campaña, el fragor de la guerra, de la solidaridad y el amor a nuestros semejantes, nos convirtió en mejores seres humanos, profesionales y revolucionarios», coinciden ambos.

Como latinoafricanos, los cubanos  saldaron una deuda con África.

Pepe y De Feria portaron pistola y metralleta, vistieron permanentemente el uniforme de las FAR. Pero en aquella oportunidad el blanco fue la imagen. En esa oportunidad les tocó disparar el obturador para atrapar historia»,

No hay comentarios. Comentar. Más...



Fotografía

 

La página de MercyLaTecla,
desde el centro de Cuba.
Una mujer que desde hace
mucho decidió sus destinos
por el periodismo y el magisterio,
y aún sigue apostando por ambos.



contador de visitas html


Habana, CUBA


Pronóstico de Tutiempo.net


qr code



Servicios Médicos Cubanos

Cubanacan

Mi Ping en TotalPing.com














Los Portales


contador gratis para web

Archivos

Enlaces

Ms













script src="http://feeds.feedburner.com/Matemticas-NoticiasDeLaCienciaYLaTecnologa?format=sigpro" type="text/javascript" >




















Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next