&wid Agosto 2006 | LA TECLA CON CAFÉ
Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2006.

¿En broma o en serio? Internet no compite con los periódicos

20060905144054-periodicosmobsoletos.jpg

(Enviado por un amigo via  correo electronico)

No importa que el Internet sea rápido, ni que la televisión nos de muchos canales con lo mismo, ni que el radio cacaree sus noticias en una avalancha repetitiva. Los diariosconstituyen una herramienta indispensable y de gran utilidad  para la gente.

Acaso ha intentado usted matar un mosquito con un teclado, o castigar al perro en el hocico con la pantalla del televisor? Por eso no importa que no lo lea, el periódico será siempre el mejor aliado en todos los momentos de la vida.

 

Aquí  los mil y un usos del periódico.

 

USOS DOMESTICOS:

Madurar aguacates. Recoger la basura. Brillar los vidrios. Envolver el pesebre. Alinear las patas de la mesa coja. Empacar la vajilla en la mudanza. Tapizar la  jaula del pájaro.Recoger la mierda del perro.  Cubrir los muebles y el piso antes de pintar. Evitar que se meta el agua debajo de la puerta.

De protector en el piso del parqueo si el carro bota aceite. Matar moscas y demás insectos rastreros. En una crisis: Como papel higiénico.

 

USOS EDUCATIVOS:

 

Castigar al perro en el hocico cuando se orina en la casa. Recortar letras y fotos para las tareas de los niños.  Construir chichiguas y caretas de diablos cojuelos.  Elaborar títeres. Hacer barcos de papel.

 

USOS COMERCIALES:

Ensanchar zapatos.  Rellenar los bolsos para que conserven su forma.  Envolver la carne.  Empacar clavos en la ferretería.  Hacer un sombrero de pintor.  Dar trabajo a voceadores y periodistas.

Envolver flores. Cortar moldes de modistas y sastres. Hacer rolos. Envolver cuadros.

 

USOS FESTIVOS:

Para prender los asados y BBQ. Rellenar los regalos sorpresa.  Fabricar el embudo de mago que desaparece el agua.

 

OTROS USOS:

Para que los extorsionistas usen sus letras en las cartas. Como cojín en el parque. Hacer bolitas y pegarles a los compañeros de clase.  Como paraguas para que el aguacero no dañe el peinado. Para que "los malos" escondan el revolver en las películas. Como vaina para guardar el machete. Para poner en los orinados en los pisos. Para limpiarse "aquello"...

!Ah! , y para enterarse de las noticias!!!!     

No hay comentarios. Comentar. Más...

La niña chilena de la foto con Fidel

20060811192344-foto-milena-con-lopez.jpg

En noviembre de 1971 Milena Yankovic Kuscik, era apenas una niña de cuatro años. Su comuna, la más austral del mundo, abrazada al Estrecho de Magallanes y a la Antártida Chilena,  recibe a Fidel y al presidente constitucional Salvador Allende. Sostenida firmemente por las manos de su padre, la actual educadora especializada en trastornos del aprendizaje, alcanza el rostro del Comandante en Jefe y, campechanamente, le estampa un beso en cada mejilla.

Por Mercedes Rodríguez García. 

Es 24 de abril de 2006 y en el liceo «Luis Alberto Barrera» de la comuna de Punta Arenas, capital de la Patagonia chilena, Milena Yankovich Kuscik, recibe su título de Master en Ciencias de la Educación.  

Pero esta no es la historia principal, sino el hilo conductor que me llevó, a través del doctor Juan Virgilio López Palacio, a una joven maestra de adolescentes, hija de emigrados croatas. La primordial, según me escribe Milena vía correo electrónico, constituyó «sin duda un gesto simple pero que para mis padres fue de mucha emoción y alegría», y que «por diversas circunstancias de mi vida siempre ha estado presente», mucho más desde que el Profesor de Mérito de la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas, enseñara en su primera clase el libro Cuba-Chile, como muestra de la solidaridad mantenida entre ambos países.

Cuenta López Palacio: «Yo impartía desde 2004 una maestría en coordinación con el Instituto Consultor Internacional en Materia de Educación y Salud.  Concluida mi primera conferencia, durante un breve receso, la señorita Yankovich se me acerca, abre el ejemplar en la en la página 313 y me pregunta que si conozco la niña de la foto. Y le digo: No, no sé, y usted, ¿la conoce? Me dio mucha alegría al verla retratada dándole un beso al Comandante en Jefe. 

Con especial cariño López Palacio, hombre de incansable y experto magisterio, me facilita el referido texto y, ¡sorpresa!, la fotografía en que la hace entrega de su título de estudios de postgrado.

Ya tenía la pista. De ahí en lo adelante comenzaría la pesquiza, el rastreo por Internet. El alcalde de Punta Arenas, señor Juan Morano Cornejo, me pondría en contacto con… 

LA NIÑA DE LA FOTO

 «Al saber que el Presidente Allende y el Comandante Castro visitarían Cerro Sombrero, en actitud muy espontánea y con gran expectación, se preparó un acto de bienvenida a ambos mandatarios. Yo era entonces una de las más pequeñas, y con tan solo cuatro años fui escogida para este gran honor.  En compañía de mi padre caminé hasta la mesa de honor y fue entonces cuando él me tomó en brazos, me alzó, y les entregué un ramo de flores al Comandante Castro y al Presidente Allende. Lo anecdótico de esta situación, y que varias personas recuerdan, fue como asalté los hombros  del Comandante cubano y le di un beso en cada mejilla.» 

Los nonos (abuelos) de Milena, llegaron desde Croacia a principios de 1910. Se casaron en Punta Arenas y formaron con mucho trabajo su linaje. A mediados de 1960, como funcionario de la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP) su padre, madre, hermano y hermana, van a residir a Cerro Sombrero, que en 1971 no pasaba de la categoría de campamento habitado por varias familias. Cerro Sombrero se ubica geográficamente en Tierra del Fuego, Patagonia Chilena, cruzando el Estrecho de Magallanes. En los años 1960-1965 la localidad cobra auge gracias a las exploraciones petroleras, lo que permitió reunir una importante cantidad de habitantes. «Ahí nací yo, fruto del amor, la tranquilidad y armonía.» 

LA CASTA DEL GALGO

—Cuéntame algo de tu familia. ¿Viven tus padres todavía?

 «Mis padres viven todavía, él se llama Milen Yankovic Arbunic y tiene 82 años. Militante Socialista desde los 13 ó 14 años, preso político exonerado de la ENAP en 1973, a raíz del golpe militar. Juana Kuscik Martinic, mi madre, trabajadora dentro y fuera del hogar. Ya cumplieron 50 años de matrimonio.

—Cuando Fidel visita Punta Arenas, ¿pertenecía tu padre al Partido de la Unidad Popular, o sea, el del presidente Allende? 

—Mi padre es un hombre de grandes convicciones y los ideales socialistas siempre han estado presentes en casa. En ella recibimos al presidente Allende durante la primera campaña que realizó sin buen término. Por eso, al saber que junto al Comandante Castro visitaría Cerro Sombrero, radiábamos  de contentura. 

«Siempre he manifestado que de mi padre aprendí que se puede vivir sin rencor pero conservando siempre los valores de la verdad y de la honestidad. Yo he sido socialista toda mi vida. Durante los años 1988-1989 ocupé la Secretaría de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Magallanes, cargo que compartí con una lista de (Izquierda Unida) conformación comunista y socialista. Estudié, por vocación, Educadora Diferencial con mención en Trastornos del Aprendizaje.

—¿Conservas fotos de aquel encuentro con Fidel, tal vez el libro Cuba-Chile, que recoge discursos, fotos, entrevistas, conferencias de prensa, encuentros, etc., de la visita del Comandante en Jefe a tu patria? Además del recuerdo que puedas tener, ¿cómo llega hasta ti el relato de los hechos?

—Registros fotográficos no guardamos pues mis padres los hicieron desaparecer, por temor, durante el régimen de Pinochet. No conservamos nada. Un par de años después del golpe detienen a mi padre. Luego, de acuerdo con la vida, fueron apareciendo situaciones, hechos, personas con las cuales uno podía disfrutar, al principio calladamente, y luego de manera abierta de estas cosas.

«Con la dictadura nuestra historia se marcó para siempre. Mi hermano desapareció en los años 80, en un accidente en el mar donde nunca se encontraron rastros. Era maestro, militante comunista,  protagonista del conocido Puntarenazo. (Hecho político relevante en contra de Pinochet, en donde un grupo de personas se refugiaron en la Catedral de Punta Arenas.) Al no encontrar trabajo como profesor se embarcó en un buque pesquero que no tuvo regreso. Siempre ha quedado en nuestros corazones esa pérdida y el dolor permanente que produce no saber qué pasó en verdad y sentir que fue la dictadura quien se lo llevó. 

FIDEL, MILENA Y EL TIEMPO… 

«Si tengo que decirte qué pienso de Fidel creó que mis palabras no alcanzan. Un poco en juego, pero de verdad: siempre he dicho que quiero conocer Cuba con Fidel pues para mi Cuba y Fidel son la misma cosa. Lo considero un gran hombre, un intelectual brillante, y más allá de las ideas y de las formas, un líder de los que la historia ya no posee.»

—El hecho de que un cubano haya sido de alguna manera tu profesor durante dos años, ¿qué te hace meditar sobre la Isla?

—Cuando uno escucha las diferentes opiniones de los cubanos, más allá de si están de acuerdo o no con la política, uno no puede dejar de admirar las ventajas que poseen ustedes en cuanto a salud y a educación, por ejemplo. Y ello permite que la persona se desarrolle con dignidad y se fortalezca en la experiencia. Se les siente contentos, sus ambiciones tienen que ver más con cosas del alma que con lo material. Eso sólo se educa con una cultura que pueda dignificar los valores primarios de la naturaleza humana.

Ya mujer, ¿qué opinas de Fidel?

Creo que Fidel Castro ha logrado ser, por encima de todo, un líder que piensa, trabaja y se esfuerza por su gente y sus ideales.

—Fidel cumple 80 años el domingo 13 de agosto. ¿Cuáles constituyen tus deseos para con él? 

—No puedo desear otra cosa  que no sean buenas venturas y una recuperación absoluta.

—Si pudieras hacerle un regalo, ¿qué le enviarías?

—Mucha energía positiva, y jugando con la imaginaría, una danza de velas para que las apague con la fuerza y la pasión de un león.

—¿Algún mensaje en especial para los cubanos? 

—Que cuiden lo que han logrado formar. Seguir siendo un pueblo de buen corazón. No pierdan su esencia que los convierte en únicos, no contaminados con el capitalismo que nos hace olvidar lo mejor de la vida: lo que no se compra. 

Posdata: Gracias profesor Dr. Juan Virgilio López Palacio. Una vez más me sirve y ratifico a través de usted las sabias palabras del Comandante en Jefe: «Solo la Educación podrá salvar la especie humana.»                        

No hay comentarios. Comentar. Más...

Una marcha sonora y ardiente

20060818134642-bandera-cubana.gif
El Himno Invasor tuvo la misión histórica de unir las generaciones de las guerras independentistas de 1868 y 1895. Enardecidos, dispuestos a morir por la Patria, nuestros mambises la entonaron como poderoso estímulo en las heroicas y memorables jornadas del Oriente hasta Las Villas, y alcanzaron en su estreno la importantísima victoria de Mal Tiempo. Hoy como nunca el Himno Invasor continúa siendo para los cubanos, una  página de señalada significación histórica.
Por Mercedes Rodríguez García
El día 15 de noviembre de 1895, el joven capitán de 25 años de edad, Enrique Loynaz del Castillo, convertido más tarde en General del Ejército Libertador Cubano, compone el glorioso Himno Invasor.  
Su letra no puede ser más patriótica; la melodía, altiva y enaltecedora. 
«En sí, constituye un llamado al combate, a la lucha por la soberanía y la independencia de la Patria, una convocatoria a la unidad del pueblo para defender con la vida si fuera preciso, las conquistas de la Revolución, para retomar las armas si alguien intentara colocarnos de nuevo el yugo opresor», expresa Digna Guerra Martínez, directora del Coro Nacional de Cuba, con quien contactamos como una de las personas más autorizadas para comentar acerca de esta pieza que, según sus propias palabras «todos nuestros niños y adolescente debieran entonar cada mañana, en cada escuela, porque se trata de un himno que marca las luchas de nuestro pueblo por su independencia desde el siglo XIX.» 
¿Total y plena vigencia, Digna?
—Exacto, tal y como entonces se lanzaron al campo de batalla nuestros mambises para defender la Patria, los cubanos de hoy  volveremos a reeditar cada uno de los combates, cada una de aquellas épicas y gloriosas hazañas para defender esta Revolución que nos hizo hombres y mujeres dignos, plenos, educados y cultos. Y no permitiremos jamás injerencias, manos, ni traidores que quieran apoderarse de Cuba.
—La música resulta más conocida y familiar que el texto. Han existido diferentes versiones. Tengo entendido que la última, para coro y orquesta, la realizó el maestro Ney Milanés Gálvez, director de la Banda del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. 
—Sí, la interpretamos juntos en el Cacahual, en ocasión del 108 aniversario de la caída del Titán de Bronce.
—Una ocasión muy especial…
—Puedes imaginar la emoción y el sentimiento patrio que se refuerzan en nuestras voces al interpretar este himno de combate. Indudablemente,  siempre que he dirigido el coro en la interpretación de pieza tan memorable, he sentido una emoción muy grande. Si embargo, la que  experimentamos todos y cada uno de nosotros aquel día en el Cacahual, fue un sentimiento muy especial. Creo que en aquella ocasión nuestro Antonio Maceo nos inspiró una fuerza y un estremecimiento muy particulares.» 
HIMNO INVASOR 
A las Villas, patriotas cubanos
A Occidente nos llama el deber.
De la Patria arrojar los tiranos
A la carga a morir o vencer. 
De Martí la memoria adorada
Nuestras vidas ofrenda al honor.
Y nos guía la fúlgida espada
De Maceo el caudillo invasor. 
Alzó Gómez su acero de gloria
Señalando la ruta triunfal,
Cada marcha será una victoria,
La victoria del bien sobre el mal. 
Orientales heroicos al frente,
Camagüey, villareños, marchad
A galope triunfal a Occidente
Por la Patria, por la libertad. 
De la guerra la antorcha sublime
Cubra el cielo de intenso fulgor,
Porque Cuba se acaba o redime,
Encendida de un mar a otro mar.
A la carga escuadrones volemos
Que al degüello el clarín ordenó,
Los machetes furiosos alcemos,
Muera el vil que la Patria ultrajó. 
LA HISTORIA MÁS DIFUNDIDA
En diciembre de 1868, arriban varias personas a la finca La Matilde, propiedad de José Ramón Simoni. Entre ellas se encuentran sus hijas Amalia y Matilde, esposas de Ignacio y Eduardo Agramonte respectivamente. Allí permanecieron alrededor de un año. Al conocer de llegada de un mayor número de fuerzas peninsulares, la dirección de la revolución en esta zona decide incrementar la actividad bélica, por lo que  acuerdan que ambas mujeres abandonen el sitio y marchen a un nuevo refugio en la Sierra de Cubitas. 
El 13 de noviembre de 1895 el General y Lugarteniente del Ejército Libertador, Antonio Maceo y Grajales, se establece por tres días en la hacienda. Le acompañan los representantes del Gobierno y las fuerzas Camagüeyanas.  
Dos días después Enrique Loynaz del Castillo recorre la casa junto con algunos amigos. Las fuerzas españolas que rehusaron combatir, dejaron escritas en las paredes frases groseras e insultos contra los sublevados. En una ventana blanca y azul, bajo una pirámide coronada por una bandera española, encuentra unos versos.  Alguien trato de borrarlos pero el propio joven Loynaz se opuso. Procedió entonces a dibujar una bandera cubana en la otra ventana abierta y, sobre el palio, escribió unos versos al tiempo canturreaba. Con el tiempo constituirían el Himno Invasor.
Cómo conoció el Mayor General Antonio Maceo, en plena Invasión a Occidente, la noticia del Himno Invasor compuesto por Loynaz del Castillo? 
El propio autor lo relata. Leamos una versión basada en la extensa narración que hiciera en su libro Memorias de la Guerra:  En aquel ambiente patrio los versos recién escritos en la hoja de una ventana fueron como un reguero de pólvora. «La casa se colmó de oficiales y soldados que sacaban copias. El Presidente Cisneros, decidió mudarse: “No podemos trabajar con este gentío. Tu himno nos desaloja.  ¡El himno está consagrado!”.» 
Animado por el éxito y con la urgencia requerida, sale en busca del Titán de Bronce.
—General, aquí le traigo su himno de guerra, que merecerá el gran nombre de usted, déjemelo tararear. 
—Pues bien, hágalo de inmediato. 
A medida que Enrique canturreaba los versos, la mirada del Maceo se animaba. Al finalizar, en la estrofa evocadora de las trompetas de carga, este coloca una mano sobre la cabeza del autor y le dice: 
—Magnífico. Yo no se nada de música, para mí es un ruido, pero esta me gusta. Será el Himno Invasor. Quítele mi nombre, y recorrerá en triunfo la República. Véame al capitán Dositéo Aguilera, para que mañana temprano lo ensaye. 
—Perdóneme mi General, pero tiene que ser ahora mismo porque mañana se me habrá olvidado esta tonada, como me ha pasado con otras.
—Pues bien, vaya de inmediato y traiga al jefe de la Banda del Ejército. Con la prontitud requerida se presentó el agradable e inteligente Dositéo.
—¡A sus órdenes, General!
—Lo he llamado para que la Banda toque un himno de guerra que le va a cantar el Comandante Loynaz. Váyanse   por ahí y siéntense en alguna piedra, donde nadie los moleste. Trabajen hasta que la Banda toque exactamente el Himno Invasor. Apúrenme eso. 
Y en dos taburetes Dositéo y Loynaz ponen manos a la obra. Apenas media hora después ya estaba completa en el pentagrama la melodía, que Enrique le fue entonando en sus tres variaciones armónicas. Dositéo la celebró y agregó:
—No se me contraríe si le hago una acotación.
Sí, pero es que el General dijo exactamente…
—Ni el General ni usted saben nada de música. Con las notas de este primer compás no hay voz que llegue a los últimos, y su himno es para el canto. Déjeme esto a mí, que necesito ahora mismo empezar el verdadero trabajo, instrumentar… ¡Y con la prisa que el jefe quiere! 
BREVE EPÍLOGO
Con la marcha sobre Occidente, el Himno Invasor llegó a Mantua y, años después, se escuchó en La Habana entre el estampido de los cañones que saludaban la llegada del Ejército Libertador a la capital cubana. Desde entonces, resultó costumbre en los actos oficiales, abrir con el Himno de Bayamo, y finalizar con el Invasor.
El General Loynaz, rechazó siempre las sugerencias de inscribirlo a su nombre  en el Registro de la Propiedad Intelectual: «Es un himno que pertenece al pueblo cubano», no se cansó de repetir. 
En la guerra su actuación resultó admirable. Tomó parte en 88 combates. Maceo lo envía con Serafín Sánchez para Las Villas. Después de la muerte del héroe espirituano  pasó a pelear bajo las órdenes del General Mayía Rodríguez, con el mismo rango de Jefe del Estado Mayor. Dirige combates decisivos y termina la contienda libertadora con el grado de General de Brigada. Fue representante a la Cámara y, entre otros cargos,  Ministro Plenipotenciario de Cuba en México, Panamá, Portugal, Costa Rica y Venezuela. Fallece el 10 de febrero de 1963, a los 92 años de edad. . 
 
  
No hay comentarios. Comentar. Más...

Decálogo para hacer una Weblog de excelencia

20060828222808-ag00004-.gif1. Escoge un sitio que posea una herramienta de actualización que sea  sencilla de usar. Prueba con varios servicios. Los hay gratuitos y otros  cuestan algo de dinero, pero no te comprometas con ellos hasta haberlos  probado con detenimiento. Escoge aquella que se ajuste mejor a tus  intereses. Puedes empezar por ejemplo con www.blogger.com, es una weblog  bastante sencilla y fácil de usar, hasta permite incorporar fotografías al  publicar tu trabajo.  2. Determina el objetivo de tu página personal. Las bitácoras se pueden  utilizar para brindar información, compartir noticias, establecer  relaciones entre profesionales, fomentar el cambio social y reflexionar  sobre cualquier tema o simplemente para filosofar sobre el sentido de la  vida contemporánea. Si sabes con precisión lo que quieres conseguir con tu  bitácora, podrás comenzar de un modo más exacto.  3. Conoce a tu público potencial desde el inicio. Te comportarás de un  modo diferente cuando dominas al auditorio con el que te comunicas, ya que  con extraños la relación es diferente. Saber para quién estás escribiendo  te permitirá escoger el tema apropiado.  4. Sé conciso. Incluso una bitácora profesional puede ser atractiva. Evita  el estilo retórico. Habla con naturalidad acerca de cosas reales.  5. Escribe acerca de lo que conoces y amas. Una bitácora es el lugar para  opiniones contundentes, ya sean acerca de política, asuntos sociales o  sobre tu profesión. Cuanto más implicado estés en los temas, más  interesante será tu página personal.  6. Actualiza con frecuencia. Los lectores interesados regresarán a tu  sitio solamente si es probable que encuentren algo nuevo. No necesitas  actualizar diariamente, pero procura al menos publicar varios trabajos a  la semana.  7. Construye con credibilidad. Esfuérzate por ser sincero. Respeta a tu  público y a tus colegas. Comprende que en Internet, tus palabras pueden  permanecer para siempre, tanto las que has publicado tú, como las que han  sido archivadas en otro sitio. Reflexiona sobre tus propios estándares y  sé coherente con ellos. Respeta las normas de ética de Internet.  8. Enlaza tus trabajos con sus fuentes originales. Cita a los autores en  tus referencias bibliográficas. La Web permite una transparencia que  ningún otro medio puede igualar. Cuando enlazas una noticia, un ensayo, un  documento oficial, un discurso o un artículo de otro autor, dar acceso a  tus lectores con tus fuentes primarias fortalece tu argumentación,  permitiéndoles realizar juicios exactos y documentados sobre el tema  tratado.  9. Enlaza a otras páginas personales. Tus lectores pueden agradecer que  les presentes aquellas bitácoras que más disfrutas leyendo. La Web es un  medio democrático y los bloguers amplifican las voces de cada uno cuando  se enlazan entre sí. Si enlazas generosamente a otras Weblog, extiendes  las bases de la red de información y contactos sociales que estamos  creando juntos en la Web.  10. Sé paciente. La mayor parte de las audiencias de las bitácoras es  pequeña, pero con el tiempo y actualizaciones periódicas tu audiencia  comenzará a crecer. Es posible que te demores un tiempo en alcanzar tus  primeros centenares de lectores, pero recuerda que la gente que regrese a  tu sitio regularmente lo hará porque está interesada en lo que tienes que  decir, y esto es lo importante.  ¡Diviértete mientras trabajas! Tanto si tu página personal es un  entretenimiento como si pretendes convertirla en una publicación de  comunicación profesional, te dará mayores satisfacciones si experimentas  un poco. Incluso una bitácora temática mejora con un poco de originalidad  donde incorpores adecuadamente la creatividad y la fantasía de vez en  cuando. 

 Bibliografía:

 Rebecca Blood: Página personal de Rebecca Blood en:  Http://www.rebeccablood.net/archive/index.html  Rebecca Blood: http://www.wams.de trabajo publicado el  22 de marzo de 2003 en versión española de José Luis  Orihuela  Rebecca Blood: Normas éticas para Internet en  http://www.rebeccablood.net/handbook/ y en  http://www.rebeccablood.net/handbook/excerpts/weblog_ethics.html (1999) 
No hay comentarios. Comentar. Más...

Carontes con chapa y sin barca

20060829145741-amarillo1.jpg

Por Mercedes Rodríguez García

Es solo en un punto de recogida. Pero como promedio, 78 vehículos esquivan diariamente la orden de Pare que, tablilla en mano, le hace el inspector popular de transporte ubicado a la parada de ómnibus frente al policlínico Marta Abreu, más conocido como el de La Riviera, en Santa Clara…Ni siquiera un guiño, un movimiento de la mano para indicarle que no pueden detenerse, que llevan otra dirección, que van pasados de hora. Entonces, la decepción, la desesperación y la rabia, se disparan en voces desde la cola:—¡Insensibles!—¡Ñoo, y no les hacen nada!—¡Hijito, compadécete!—¡Óigame, si ha pasado dos veces por aquí con la guagua vacía!A mí que no me hagan cuentos. Con relativa frecuencia —tanto más cuanto va extinguiéndose mi presupuesto mensual— acudo a esta alternativa de transportación que para los cubanos trasciende necesidad y gesto solidario por parte de quienes conducen carros estatales.En el susodicho punto, como en cualquier otro, ocurre de todo. Nómbrese indolencia, irresponsabilidad, falta de respeto, carencia de autoridad, infracciones, etc., cualesquiera de los términos se ajustan perfectamente al fenómeno, radique el fondo de la cuestión en uno u otro de los bandos, o sea, el de quienes ponen el orden (los llamados «amarillos») y el de quienes lo evaden. Urge, pues, divulgar periódica y sistemáticamente, de manera pública y por todas las vías y medios posibles, el nombre de los reincidentes, así como la matrícula y empresa a que pertenecen los vehículos que conducen.Porque, de que se toman medidas, ¿se toman? Al menos, existen. Desde la amonestación pública, separación del puesto de chofer durante seis meses o un año, hasta la separación definitiva y decomiso del vehículo, según la reiteración del desacato.Al Gobierno van a parar las listas, pero los choferes siguen cometiendo día tras día la misma indisciplina. Y Liborio, que no sabe de nombre si no de hechos, continúa protestando y sufriendo desde el lugar de espera, haya sol, lluvia o nieve. Sugiero que los especialistas realicen un nuevo estudio sobre la ubicación actual de los puntos de recogidas, sus condiciones y funcionalidad. Y los equipos de Opinión del Pueblo, se trasladen de vez en cuando hacia estos lugares. De seguro, los criterios, múltiples y diversos, encausarán soluciones, sobre todo en momentos de agudización del transporte público automotor.El de La Riviera vale como referente. ¿Y en los demás? Pregúntele a mis alumnos de primer año de Periodismo. Los otros días, para un trabajo extraclase, se dieron gusto escribiendo sus experiencias en la «botella». Comentarios pasaderos en la forma, pero muy valientes en su contenido y variados en referentes anecdóticos. De hecho viajar a diario en la ruta 3 hacia la Universidad, se convierte la más de las veces en un tormento, sobre todo cuando el tren universitario se atrasa o deja de salir por determinada razón. ¿Y el regreso? Peor que un viaje con Caronte.¿Que quién es Caronte? ¡No, amigos, no! Caronte no es el nombre de un chofer de empresa. Tampoco el de uno de esos choferes de la institución docente que entran y salen y salen y entran de la institución haciéndose los chivos locos.El que yo digo, personifica la oscuridad, lo tenebroso: Caronte, el barquero de la mitología griega, el que transportaba las almas de los muertos por la laguna Estigia hasta las puertas del mundo subterráneo. El viejo que admitía en su barca sólo a las almas de aquellos que habían recibido los ritos sepulcrales y cuyo paso había sido pagado con un óbolo colocado bajo la lengua del cadáver. Aquellos que no habían sido sepultados y a quienes Caronte no admitía en su barca, eran condenados a esperar junto a la laguna Estigia durante 100 años.No es mucha la diferencia, ¿verdad? Correremos la misma suerte aquellos que no tenemos un “óbulo” en los bolsillos? ¿Nos esperará igual condena en los puntos de recogida?Que no siga lloviendo sobre lo mojado. Porque a fuerza de reiterar, el tema cansa. Y más que la indolencia individual, irrita la indiferencia, la pasividad y la falta de voluntad generalizada que, como virus maligno, se extienden ¿irremediablemente? por pasillos, oficinas, cocinas, comedores, y por supuesto… por calles y carreteras donde los Carontes suman miles.   

 

No hay comentarios. Comentar. Más...



Fotografía

 

La página de MercyLaTecla,
desde el centro de Cuba.
Una mujer que desde hace
mucho decidió sus destinos
por el periodismo y el magisterio,
y aún sigue apostando por ambos.


contadores de visitas



Habana, CUBA



Clásico Mundial de Béisbol 2017
Pronóstico de Tutiempo.net






Mi Ping en TotalPing.com











contador gratis para web

Archivos

Enlaces

Ms













script src="http://feeds.feedburner.com/Matemticas-NoticiasDeLaCienciaYLaTecnologa?format=sigpro" type="text/javascript" >




















Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next