20161030122318-opt-eusebio-leal-acto-de-in.jpg


6:13:22 a.m.

“Eusebio no ha sido solo un hombre que ha pensado nuestro mundo habanero, nuestro mundo cubano. Ha sido, sobre todo, un hombre que ha pensado en términos de la humanidad”, expresó este viernes 28 de octubre el Doctor Eduardo Torres Cuevas, Presidente de la Academia de Historia de Cuba, durante el acto de investidura con el título de Doctor Honoris Causa, conferido por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, de Lima, Perú, al Doctor Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad de La Habana. 

El encuentro  —realizado en el Aula Magna del Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana— fue presidido por Miguel Díaz Canel, miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros; el Doctor Orestes Cachay Boza, Rector de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos; el Dr. Gustavo Cobreiro Suárez, Rector de la Universidad de La Habana; y el Dr. José Ramón Saborido, Ministro de Educación Superior de Cuba.

Estuvieron presentes también miembros del Cuerpo Diplomático acreditado en la Isla; de la Academia Cubana de la Lengua y de la Academia de la Historia de Cuba; estudiantes y profesores del Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana; directivos y trabajadores de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, entre otros invitados.

Como expresa la Resolución Rectoral, el Centro de Altos Estudios de Perú ha querido reconocer al Doctor Leal “por su relevante trayectoria y grandes méritos personales y profesionales, y por ser un destacado intelectual que ha impulsado la restauración de importantes obras en el Centro Histórico habanero”. Distingue, asimismo, su significativa trayectoria como pedagogo al impartir conferencias y clases magistrales en importantes universidades del mundo.

Este Doctorado Honoris Causa es entregado a aquellos profesores que no pertenecen oficialmente a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, pero que se les incorpora bajo esta distinción por sus relevantes méritos académicos, científicos, culturales, tecnológicos, de ámbito nacional o internacional, o por haber contribuido al desarrollo de la Universidad.

Las palabras de elogio estuvieron a cargo del Doctor Eduardo Torres Cuevas, Presidente de la Academia de Historia de Cuba, quien expresó que esta condecoración es resultado de toda una vida, de una pasión por la construcción de esa realidad que hoy forma parte de nuestra recuperación de todo el patrimonio, que toda la sociedad cubana ha acumulado durante años. Reconoció, asimismo, que lo extraordinario de Eusebio son sus propias ideas, sus propias concepciones.

El académico apuntó que muchas universidades del mundo le han rendido tributo y homenaje, pero ante todo ello ha estado acompañado de una comprensión y de una visión de lo que ha sido Eusebio Leal Spengler, como un proponente de una obra que no solo se hace en piedra, sino que “hay que hacerla primero con el corazón y con el conocimiento, para transformar esa arquitectura que hemos visto rescatar, pero también para transformar la vida de los que habitan ese espacio extraordinario que es precisamente el de las ciudades nuestras”.

 “Eusebio no ha sido solo —apuntó Torres Cuevas— un hombre que ha pensado nuestro mundo habanero, nuestro mundo cubano. Ha sido, sobre todo, un hombre que ha pensado en términos de la humanidad. Donde quiera que era necesario su saber, su dedicación por ayudar a cualquier pueblo a encontrar sus propios caminos, o por la reconstrucción y el rescate de su memoria, ahí estuvo Eusebio Leal”. Por tal motivo, reconoció el prestigio internacional del Historiador de la Ciudad de La Habana, así como sus cualidades de orador, de profundo conocedor de la historia de la Isla y del mundo, y validó una vez más su honda vocación latinoamericana.

“El hecho de que la Universidad Nacional Mayor de San Marcos tenga la visión de la obra de Eusebio Leal Spengler, creo que nos honra a todos los cubanos en su persona y creo que, al mismo tiempo, todos los cubanos le gradecemos profundamente por lo que significa para nosotros Eusebio, su obra cubana, latinoamericana, su obra histórica, patrimonial, su obra de tantas dimensiones”, concluyó el Presidente de la Academia de Historia de Cuba.

e manos del Doctor Orestes Cachay Boza recibió el Historiador la medalla que lo acredita con la mencionada condición de esta Casa de Altos Estudios. Al decir de Cachay Boza, “para la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, la más antigua institución de educación superior en el Perú y América, constituye un alto honor incorporar hoy a Don Eusebio Leal Spengler como Doctor Honoris Causa, reconociendo así sus grandes méritos como historiador, filósofo, arqueólogo y, sobre todo, restaurador cultural”.

También expresó que su Universidad se siente honrada al incorporarlo en su galería selecta de personalidades académicas que han contribuido y lo siguen haciendo, para consolidar naciones más desarrolladas cultural y científicamente.

El Historiador de la Ciudad agradeció profundamente este reconocimiento pues, como expresara, “hay un determinado instante en la vida en que comienzan como un rumor, anunciándonos que un tiempo ha pasado y comienza otro. Ese rumor indica que no ha sido en vano la obra de la vida”.

“¿Qué es la Patria?”, se preguntaba Leal. “¿Es acaso un espacio etéreo, inalcanzable, que se erige como una fumata sobre un pedazo de país? ¿Es acaso Patria una nación cuando la ha olvidado a ella? No es posible: la Patria es la que le da sentido; es como el alma pegada al cuerpo de un país, de una nación. Es ella la que da sentido al esfuerzo, a la gloria de toda palabra, al valor de todo mérito y al sentido de todo martirio”, sentenció.

El Doctor Leal recordó los profundos lazos históricos que han unido a Perú y Cuba —ambas cunas de grandes rebeldías—, desde la época de las guerras independentistas del siglo XIX, y rememoró a grandes próceres de ambas naciones. Evocó, igualmente, las visitas que ha realizado a ese país – y a la Universidad de San Marcos –; todo lo que le atrajo de su milenaria cultura, de su sociedad, de su riqueza identitaria.

Al agradecer al Centro que le otorgaba la distinción, el Historiador afirmó que la academia es universal, que el sentimiento universitario es importante en cualquier ámbito.

“Soy hijo de mi tiempo. Fue mi tiempo que me sacó adelante. Fue mi Patria y fue, sobre todo, el haber seguido desde los días de mi ingenuidad adolescente a aquel hombre cuya estrella parecía iluminar el futuro de Cuba: a Fidel, al que seguí y sigo con lealtad. Y a Raúl que, levantando su bandera, convirtió a nuestra tierra en símbolo de una resistencia que honra la memoria de los pueblos americanos”, concluía Leal.

Para el cierre, las notas del Himno Universitario, una vez más bajo la interpretación de Ars Longa, como colofón de una jornada de distinción de una labor de profunda entrega a la preservación y rescate de nuestro patrimonio que ha llevado adelante, durante muchos años, el Doctor Eusebio Leal Spengler.

(Fuente: HR)

Lea también: