20161030115459-china-trata-de-que-vuelvan-las-bicicletas.jpg


6:52:37 p.m.

Ser dueño de un coche en China es un símbolo de estatus social. Además, las bicicletas han caído en desgracia debido a los largos viajes diarios que deben realizar muchas personas en las grandes urbes. No obstante, con la mejora en la calidad de vida de la población, cada vez más chinos están reemplazando sus bicicletas por coches.

Cuando se supo la noticia de que Didi invirtió 100 millones de dólares en una pequeña empresa llamada Ofo para compartir bicicletas, la atención de la gente volvió de nuevo a las bicicletas como medio de transporte urbano.

A nivel mundial, la economía compartida se ha convertido en una manera de proporcionar soluciones urbanas innovadoras a muchas personas, y dos nuevas empresas en China, Ofo y Mobike, están atrayendo mucha atención y mucha financiación.

En China, algunas ciudades han establecido su propio sistema de intercambio de bicicleta para ofrecer a las personas una forma alternativa de transporte público.

La pintoresca ciudad de Hangzhou, por ejemplo, tiene 78.000 bicicletas públicas y más de 2.000 estaciones de aparcamiento, y la ciudad tiene planes para aumentar el número de bicicletas hasta las 175.000 unidades en 2020.

Este esfuerzo por ampliar el servicio de alquiler de bicicletas públicas se produce en un momento de creciente competencia en la economía compartida. Tanto Ofo como Mobike están expandiendo sus modelos de negocio bien financiados, de ciudad en ciudad.

Muchos jóvenes chinos ven la economía compartida como algo moderno y bueno, y algunos consideran que compartir es una alternativa a poseer. Lo que es más, las empresas de economía compartida, como Ofo y Mobike, están creadas bajo valores “verdes”. Los usuarios saben que montar y compartir bicicletas promueve un estilo de vida saludable y ayuda a la protección del medio ambiente.

(Fuente: SPD)