20210218025908-lateclaconcafe-analizo-el-grupo-temporal-del-gobierno.jpg

 

miércoles, 17 de febrero de 2021 
8:33:25 pm 

Frenar la interacción entre personas sanas y contagiadas y cumplir estrictamente las medidas indicadas, puede ayudar a quebrar la tendencia al incremento de enfermos, analizó el Grupo temporal del Gobierno. (Foto: Estudios Revolución)

Científicos y expertos presentaron al Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, la actualización de pronósticos y un estudio genético sobre la COVID-19. Asistió el Segundo Secretario del Comité Central del Partido, José Ramón Machado Ventura, a la sesión diaria del Grupo temporal de trabajo.

Los días que se avecinan no parecen favorables para la prevención y el control de la COVID-19. Al menos eso es lo que vaticinan los pronósticos a corto plazo. Los casos confirmados aumentarán, los pacientes recuperados también, pero en menor escala que el número de nuevos enfermos. Así lo prevén los modelos matemáticos descritos por el doctor en Ciencias Raúl Guinovart Díaz, decano de la facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana.

No  obstante, “cuando en las ecuaciones el ser humano es la variable principal, cualquier cosa pasa. Pero si se quiere, puede ser para bien. La tendencia es reversible con todas las medidas que se están tomando, y su estricto cumplimiento”, afirmó Guinovart.

Tenemos que frenar la interacción entre personas sanas y contagiadas; tenemos que hacer todo lo que está establecido en los protocolos cubanos para la prevención y el control de la epidemia causada por el nuevo coronavirus, sentenció.

La doctora en Ciencias Beatriz Marcheco Terruel, directora del Centro Nacional de Genética Médica, presentó la actualización del estudio Factores de riesgo genético asociado a la severidad clínica de la COVID-19 en pacientes cubanos, un valioso análisis que recibió la máxima atención y elogios de los participantes.

La evaluación científica incluyó un estudio de convalecientes de la COVID-19 en La Habana; otro sobre las características de la enfermedad en la población pediátrica, y un tercero sobre el seguimiento prenatal de gestantes con COVID-19 y evaluación de recién nacidos. Se estudiaron, además, factores de riesgo inmunogenéticos en adultos mayores; factores de riesgo asociados a severidad y/o mortalidad, y la respuesta de anticuerpos frente al SARS-COV-2 en convalecientes, entre otros temas.

Marcheco Terruel informó que el estudio particular de La Habana sugiere que el nivel de envejecimiento poblacional de los municipios de la región norte incrementa la frecuencia de adultos mayores con formas graves, lo que debe ser considerado como parte de las estrategias de prevención y de las estrategias organizativas de enfrentamiento a la epidemia.

Señaló que las alteraciones en los parámetros hematológicos que se observan, transcurridos de dos a tres meses de haber padecido la enfermedad, indican la necesidad de un seguimiento prolongado a los pacientes que presentaron formas graves.

Además, la persistencia de síntomas durante la convalecencia fue independiente de la severidad de la enfermedad, lo cual precisa de una cuidadosa evaluación clínica para cada convaleciente en el escenario de la atención primaria.

Una segunda conclusión del estudio expone «que los menores de 18 años son diseminadores silentes de la enfermedad, al presentar, con mayor frecuencia, formas asintomáticas. Casi la mitad de los niños que se contagiaron no poseen anticuerpos frente al SARS-COV-2, lo que supone un riesgo potencial de reinfección», por lo que «se recomienda considerar este hecho en el diseño de estrategias de prevención, incluyendo la vacunación profiláctica». 

Último parte Covid-19: 824 nuevos casos, 3 fallecidos y 608 altas médicas

Al cierre del día de ayer, 16 de febrero, Cuba reportó 824 nuevos casos de COVID-19, tres fallecidos y 608 altas médicas, de acuerdo con la información ofrecida por el Ministerio de Salud Pública (Minsap) en su parte diario.

La autoridad sanitaria cubana informó que se encuentran ingresados para vigilancia clínica epidemiológica 18 mil 233 pacientes, sospechosos 3 mil 55, en vigilancia 10 mil 70 y confirmados activos 5 mil 108.

Para COVID-19 estudiaron 16 mil 134 muestras, resultando 824 positivas. El país acumula dos millones 193 mil 351 muestras realizadas y 40 mil 765 positivas.

De los 824 casos diagnosticados:

  • 787 fueron contactos de casos confirmados.
  • 19 tienen fuente de infección en el extranjero.
  • 18 no tienen fuente de infección precisada.
  • El 57,5% (474) fue asintomático.
  • Sexo femenino: 381, sexo masculino: 443.
  • 19 están vinculados con viajeros internacionales.

De los 40 mil 765 pacientes diagnosticados con la enfermedad, se encuentran ingresados 5 mil 108, de ellos 5 mil 38 con evolución clínica estable. Hasta el momento se reportan 277 fallecidos (tres en el día), dos evacuados, 54 retornados a sus países,35 mil 324 pacientes recuperados (86,7 %) (608 altas del día). Se atienden en las terapias intensivas 70 pacientes confirmados, de ellos 27 en estado crítico y 43 en estado grave.

Residencia por provincia y municipios de los casos confirmados:

  • Pinar del Río: 9 casos.).
  • Artemisa: 4 casos.
  • La Habana: 472 casos
  • Mayabeque: 30 casos.
  • Villa Clara: 15 casos.
  • Sancti Spíritus: 1 caso.
  • Ciego de Ávila: 29 casos.
  • Camagüey: 20 casos.
  • Las Tunas: 11 casos.
  • Granma: 11 casos.
  • Holguín: 25 casos.
  • Santiago de Cuba: 129 casos.
  • Guantánamo: 44 casos.
  • Municipio Especial Isla de La Juventud: 14 casos

 

COVID-19 en el mundo

Hasta el 16 de febrero se reportan 190 países y 29 territorios con casos de COVID-19, ascienden a 109 millones 908 mil 344 los casos confirmados (+ 403 mil 515) con 22 millones 833 mil 949 casos activos y 2 millones 424 mil 998 fallecidos (+ 11 mil 110) para una letalidad de 2,20.

En la región de las Américas se reportan 49 millones 428 mil 98 casos confirmados (+ 151 mil 117), el 44,97 % del total de casos reportados en el mundo, con 11 millones 155 mil 977 casos activos y 1 millón 163 mil 377 fallecidos (+ 3 mil 639) para una letalidad de 2,35.

(Fuente: Minsap/Granma)