20180628233203-colombia-para-octavos-como-primera.jpg

 

jueves, 28 de junio de 2018
5:14:04 p.m.
 

Un partido intenso de comienzo a fin y contra un rival que también se jugaba la vida para buscar un cupo en los octavos de final, obligó a Colombia a apelar a toda su mística para conseguir los tres puntos.

La pérdida de James Rodríguez fue un golpe emocional para la Tricolor, que necesitaba la sabiduría de su entrenador para replantear el partido y buscar una vitoria que no le dejara depender de otros resultados. 

Fue entonces cuando Pekerman movió las fichas en el banco y aseguró un esquema que le diera a Colombia la posibilidad de penetrar las sólidas defensas de un Senegal que no se entregó en ningún momento. 

El argentino volvió a hacer todo bien, empezando por darle la confianza a Mina de ser titular, en una dupla con Davinson que ya comienza a rendir sus frutos. Luego con el ingreso de Muriel, aumentó la presión y logró hacer retroceder al rival, lo cual fue clave para obtener la victoria con gol de Yerri Mina de cabeza. 


Un mal comienzo que ha quedado en el olvido, y que ha visto el renacer de una Colombia que se ha ganado el respeto en la Copa del Mundo, de la mano de uno de los entrenadores más experimentados y sólidos de este Mundial. 

(Fuente: Yahoo)