20131121121403-yahoo-botella2.jpg

 

6:09:59 a.m.


Yahoo ha anunciado una nueva iniciativa de privacidad y todos los datos internos de los servidores de la compañía se encriptarán con certificados SSL de 2048 bits hacia finales de marzo de 2014. También los usuarios tendrán la opción de encriptar los datos que se envíen entre su ordenador y los servidores de Yahoo.

Yahoo ya había comunicado que su servicio de correo electrónico incluiría este tipo de cifrado en enero de 2014, pero ahora ha decidido extender la medida de seguridad a todos sus productos.

Además, Yahoo se ha comprometido a colaborar con sus socios internacionales de correo para asegurar que las marcas asociadas también disponen de una buena seguridad.

Según Marissa Mayer, directora ejecutiva de este servicio global de Internet con sede en Estados Unidos, «Yahoo nunca ha dado acceso a nuestros centros de datos a la NSA o a ninguna otra agencia gubernamental».

Mientras más sofisticada es la caja de seguridad, más sofisticad se vuelve el ladrón. Y  a buen desencriptador no hay encriptador de valga. Puede que a los expertos criptógrafos  de la agencia de inteligencia criptológica del Gobierno de los Estados Unidos, le lleve más tiempo descifrar los mensajes de su interés, pero tarde o temprano lo conseguirá. En su  mundo no cuentan ni la ley ni la ética.

No hace mucho Eugene Kasperski, uno de los principales fundadores y accionistas de Kaspersky Laboratory, dijo irónicamente conocer algunos lugares en la extensa Siberia rusa donde aún es posible «guardar» información secreta. Saque usted sus propias conclusiones…

Ya yo saqué las mías: Si me quieren espiar, me espían; si me quieren joder, me joden. Pero yo no tengo secretos ni ando metida entre la candela, ni dispongo de tecnología sofisticada, que tampoco nada puede contra los que controlan los servidores locales.

Mi cerebro está bien protegido  y de mi boca sale lo que me da la gana. Nada tengo, nada puedo perder. Pero por si acaso, dispongo de una colección de botellas biodegradables donde guardo bien enterrados ciertos documentos como fotografías de familia, cartas de amor y certificados de propiedad. Adoro lo rústico, lo tradicional. Y pruebas tengo de su infalibilidad.