20121229202039-ordenador-sobres-todo-el-mundo-esta-en-internet.jpg

 

29/12/2012 14:16:27


Aunque me consta que en materia de seguridad informática siempre seremos vulnerables a los hacker, dueños de los servidores y administradores de red, nunca está demás seguir estos consejos que bajé de esa red de redes, tan preocupante respecto a quién(es) puede(n) llegar a tener acceso a los documentos que compartimos.

 

Y a pesar de que siempre ando diciéndole a mis colegas que los «secretos» no se comparten con nadie y que la mejor forma de proteger un documento —¿comprometedor-valioso-incunable?—es guardándolo bajo tierra, no está demás hacer caso a unos cuantos consejos para evitar que internet siga siendo ese «campo minado para los datos más íntimos y privados de los usuarios» al que debemos saber entrar.

Tendría que echa mano de alguna encuesta para conocer en mi ámbito profesional y país, qué porciento de los periodistas cubanos que se conectan habitualmente a internet confían —o no— lo suficiente como para compartir documentación de carácter confidencial por internet, así cómo cuántos de ellos desconocen cualquier herramienta de protección, dejándolo todo al antivirus.

Según la fuente «consejera», en su país —España— el 60% de los que se conecta habitualmente a internet no confía suficiente como para compartir documentación de carácter confidencial por esa vía; el 38,5% sí confía en la Red, y el 73% afirma proteger los documentos compartidos, aunque más del 65% desconoce cualquier herramienta de protección.

Aquí les dejo las sugerencias de la colega Patricia Morales. Así que, desde sus conocimientos, condiciones geografía y sociedad, saque conclusiones propias, y les reitero que nada podrá hacer si no es Ud. el «dueño absoluto» de su disco duro, ¡y ni así...!

1. No tener contraseña en el iPhone o iPad y no desconectar la sesión de correo en ordenadores ajenos son algunas de las malas prácticas que los ciudadanos cometemos a la hora de no proteger nuestros datos. Para rebajar este sentimiento de miedo, recomendamos estos simples pasos para proteger nuestra privacidad en internet y en nuestro smartphone.

2. Poner una alerta en Google con tu nombre. Esta es una manera muy fácil de estar al tanto de lo que se dice acerca de usted en línea. Se tarda menos de un minuto en hacerlo. En esta dirección puedes escribir tu nombre entre comillas. Y ya está, a esperar ser nombrado.

3. Cierra todas las sesiones a las que accedas. Cuando estamos perdiendo el tiempo en todos nuestros perfiles en redes sociales y olvidamos cerrar sesión las posibilidades de rastreo pueden ser infinitas. Además, si alguien utiliza después el ordenador al que previamente has accedido podrá ver todas y cada una de tus páginas.

4. No pregones tu correo, teléfono o código postal. Hoy en día para registrarnos en cualquier página web necesitamos dar nuestro correo electrónico, cualquier promoción en un centro comercial nos pide un e-mail y, últimamente, las tiendas nos piden un código postal cuando efectuamos una compra con tarjeta. Sin embargo, podemos negarnos, no es obligatorio ofrecerlo a desconocidos. Siempre tenemos esa opción. Además, las empresas usan nuestros códigos postales para rastrear nuestra dirección y poder enviarnos promociones que no deseamos. 

5. El cifrado es el proceso a través del cual la información puede ser codificada para que nadie más pueda acceder a ella. Esto es lo que pasaría si pusiéramos una contraseña a nuestro ordenador. En el caso de ser usuario de Mac, ir a «herramientas», «seguridad y privacidad», elegir «FileVault» y elija «cambiar a FileVault». Los usuarios de Windows tendrán que usar BitLocker.

6. Utilizar la «verificación en dos pasos» de Gmail. Los usuarios de Gmail tienen la posibilidad de aumentar la seguridad de sus cuentas utilizando autenticación basada en dos factores. Con esta, además de una clave, se nos pedirá para el acceso un código de 6 números generado por una aplicación instalada en nuestro smartphone. Esto significa que incluso si alguien obtiene la contraseña de alguna manera, no será capaz de usarlo para acceder a su cuenta desde un equipo extraño.

7. Usar una herramienta que bloquee a quienes nos intentan rastrear. Desde Pillate un Linux recomiendan utilizar Do not track plus que permite bloquear a los «robots» de Internet. «Cualquier empresa que intente recopilar información sobre nuestros hábitos en la red, historial o cualquier otro tipo de información relevante, se quedará con las ganas», dicen.

8. Cambia la privacidad del Facebook a «solo amigos». De esta forma evitarás que cualquier contenido que muestres en tu perfil sea público y accesible a todo aquél que intente buscarte. Aunque Facebook lleva años publicando su política de privacidad, son muchos los que hoy en día continúan sin proteger sus publicaciones. Accediendo a las herramientas de Facebook podemos cambiar nuestras preferencias.

9. Limpiar el historial y las cookies de nuestro ordenador. Se trata de un simple paso que puede evitar que los «robots» rastreen nuestra actividad en un ordenador. Lo primero que hay que hacer es esta ruta Inicio/Panel de control/Opciones de Internet, una vez allí haremos clic en eliminar cookies, eliminar historial y eliminar archivos de esta manera ya habremos acabado con la limpieza de los archivos de internet. Pero recuerda hacerlo cada poco tiempo ya que no se eliminan de forma permanente.

10. Utilizar un enmascarador de IP. Cada usuario deja una huella digital. Cuando visitamos un sitio web, dejamos una huella detrás en forma de información de IP. Si deseas visitar cualquier página sin querer que se sepa tu identidad, hay que considerar el hecho de enmascarar la huella digital de nuestro ordenador. Para ocultar esto puedes descargar Tor o usar una sencilla herramienta basada en un navegador como opción, HideMyAss.com.