20131107121608-arafat.jpg


 

07/11/2013 6:14:01 

 

Los forenses suizos hallan niveles elevados de polonio en los restos del líder palestino que indican que hay indicios de envenenamiento.

 

Los resultados de uno de los tres análisis forenses a las muestras tomadas al cadáver del líder palestino Yaser Arafat el año pasado, entregados esta semana a la Autoridad Palestina y a su viuda, demuestran que se encontraron en ellas restos anormalmente altos de polonio radioactivo, sobre todo en la caja torácica y la pelvis.

Los científicos del Centro Universitario de Medicina Legal en Suiza dicen haber identificado en los restos examinados niveles de polonio al menos 18 veces más elevados de normal y mantienen con un 83% de seguridad que Arafat había sido contaminado con ese material, lo que ha reabierto las especulaciones sobre un posible asesinato.

Arafat comenzó a presentar síntomas de trastorno gastrointestinal el 12 de octubre de 2004. Pronto desarrolló también trombocitopenia, una disminución de las plaquetas en el torrente sanguíneo, y hemorragias internas. Días después fue trasladado desde Cisjordania a un hospital militar de parís, donde entró en coma y falleció el 11 de noviembre del mismo año.

En su informe final, el equipo de investigadores suizos asegura que aun teniendo en cuenta «las limitaciones analíticas, especialmente el tiempo transcurrido desde la muerte y la naturaleza y calidad de las muestras, los resultados apoyan de forma moderada la proposición de que la muerte fue consecuencia de envenenamiento con polonio».

Otros dos equipos, uno ruso y otro francés, no han concluido aún sus investigaciones, que comenzaron también tras la exhumación del cadáver en noviembre de 2012

Según los forenses suizos, con Arafat se empleó polonio 210, una sustancia que se puede encontrar con facilidad en la atmósfera y de la que dispone en abundancia la planta del tabaco. Fabricada artificialmente, puede ser mortal no a través del tacto sino por la ingesta o contacto con el torrente sanguíneo, a través de inyección o aplicación sobre una herida. El polonio pierde al menos un 50% de sus radioactividad cada cuatro meses, algo que ha complicado notablemente la labor de los forenses que han trabajado sobre los restos de Arafat.

 

 (Fuente: elpaís / David Alandete)