20110331071941-11.giron.jpg

  

31/03/2011 1:12:47

 

Por Mercedes Rodríguez García 

 

Ha transcurrido medio siglo desde que a la Brigada de Asalto 2506 frustrara sus sueños de una Cuba sin Fidel Castro. Decir que en Playa Girón los mercenarios «mordieron el polvo de la derrota» pasa por una frase hecha que repiten las nuevas generaciones desprovistas del privilegio de haber vivido la Revolución en sus comienzos: convulsa, lista para eclosionar al mismo ritmo que las manecillas del reloj marcaban los segundos, los minutos, las horas. 


Entonces la vida parecía irse y volver, y la luna y el sol juntarse en un ¿nuevo punto cardinal olímpico? en cuyas cumbres copulaban frenéticas parejas, deseosas de engendrarle más hijos a la Patria.

OBERTURA

Cuba entera se volvió miliciana, Ejército Rebelde, Policía Nacional. ¿Cómo fue posible juntar tanta pasión, tanto coraje, tanto pueblo  organizado y armado? La CIA no había descuidado ningún detalle, ni militar, ni económico ni político.

Mejor preguntarnos qué falló en la casi perfecta maquinaria de guerra estadounidense. ¿Por qué los sabotajes, atentados y la campaña de infamias contra la Revolución no laceraron «ni un tantito así» el espíritu y disposición combativa del pueblo en el poder? ¿Por qué fracasó Radio Cuba Libre y todo el arsenal propagandístico empleado para confundir y sumar a los indecisos, neutralizar a los más firmes y alentar a los desafectos? ¿Por qué fueron aniquiladas las bandas contrarrevolucionarias y desarticulados los grupos internos? 

En el  discurso pronunciado en ocasión del tercer aniversario de la Victoria de Playa Girón, Fidel esbozó parte de la respuesta. 

« […] los que avanzaron frente a las hordas mercenarias que nos invadieron en Girón, los que fueron allí a la muerte, luchaban por un ideal, por una causa.» 

Y ¿cuándo comenzaron los planes del Imperio «contra la Cuba castrista»? En la misma alocución el máximo líder de la Revolución se refiere al tema. 

«Desde hace cinco años, desde el triunfo mismo de la Revolución, nuestro país no ha tenido paz.  Durante cinco años hemos estado sufriendo agresiones de tipo económicas, políticas y militares; durante cinco años hemos padecido invasiones del tipo de Girón, sabotajes […], incendios […], introducción en nuestro país de armas, explosivos, agentes de todo tipo, organización de bandas contrarrevolucionarias que cometieron infinidad de crímenes contra campesinos, contra maestros, contra brigadistas. 

PRIMER MOVIMIENTO: ENCANTO

Pagados están en dólares 
y en inglés órdenes tienen 
de que en Cuba ningún ensueño, 
ni una flor, ni un árbol quede.

 

Siempre fue la más lujosa y mejor tienda de toda Cuba,  desde el mismo día de1888 en que don Aquilino Entralgo y don José Solís, sus propietarios, cortaron la cinta y abrieron las puertas al distinguido e impaciente público congregado enfrente. 

Luego de muchas remodelaciones y traspasos familiares, en los años 50 el esquinado edificio atendido por casi mil empleados, lucía un majestuoso abrazo de cristales, luces y colores a las habaneras calles de Galiano y San Rafael. 

Una década después, el jueves 13 de abril de 1961, mientras sus brazos parecían pedir clemencia a los siete pisos superiores al tiempo que las llamas engullían los 65 departamentos de venta e incineraban el cuerpo de Fe del Valle, una de sus casi mil empleados. 

El asesino trabajaba en el departamento de discos, muy cerca al de de sastrería… 

—¡Las telas! Claro, las telas arderán en un santiamén. ¿Y los discos? ¡No hay mejor combustible que el acetato! De uno a otro sitio la candela saltará en minutos. 

Y en el segundo nivel, entre los rollos de seda, algodón, lienzo, tafetán, sarga, crash, poplín, situó las cargas explosivas de C-4. Ya afuera lo recogerían para sacarlo  del país por un punto en la zona costera de Playa Baracoa, a 30 kilómetros al oeste de La Habana. 

—Todo está bien preparado. Esto no puede fracasar… ¡Corre, Carlos, corre, antes de que todo esto  se convierta en un infierno! 

Nada falló, solo que fue capturado. 

Del libro «Girón, La Batalla Inevitable», del escritor Juan Carlos Rodríguez, es el siguiente fragmento testimonial del entonces novel oficial Oscar Gómez, a quien de primer momento no se le ocurrió ni por asomo que tenía enfrente al autor directo del sabotaje. 

« (…) Le solté a boca de jarro: Tú estás enredado en el asunto de las ametralladoras que se ocuparon en el Tikoa Club (…). 

En ese sí que no, respondió rápidamente, sin pensarlo. Le pedí al otro compañero que tomaba notas, que saliera de la habitación. Cuando nos quedamos solos, lo miré fijamente a la cara y le dije: con el fuego (de El Encanto) si tuviste que ver. Se echó a llorar. Un rato después se compuso y confesó». 

SEGUNDO MOVIMIENTO: MENTIRAS

…Pero el pueblo los achica, 
los achica y los envuelve…

  

Con el objetivo de garantizar la colaboración de la población o lograr su distanciamiento de las ideas revolucionarias  una campaña de guerra psicológica  —pensó la CIA— pude resultar. 

El predominio de menajes triunfalistas alebrestaría los ánimos de los entre 2 500 y 3 000 activistas en el interior de la isla. También orientaciones a unos 300 alzados que permanecía en las montañas del Escambray, y a las diezmadas bandas que operaban en Oriente, Camagüey, Matanzas y Pinar del Río. 

Se trataba de Radio Swan (Radio Cuba Libre), y salía al aire nítido y potente. 

A través del éter se encargaría  llamarían a la sublevación interna, tan largamente esperada… 

— ¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta! Miren bien el arcoíris. El primer saldrá muy pronto. Chico está en casa. Visítenlo. El cielo es azul. Coloquen aviso en el árbol. El árbol es verde u carmelita. Las cartas llegaron bien. Las cartas son blancas. El pez no demorará mucho en subir. El pez es rojo. 

Otro mensaje radiado exhortaba a las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

—Tomar posiciones estratégicas. Controlar las carreteras y las líneas de ferrocarril. Hacer prisioneros o disparar sobre aquellos que se nieguen a obedecer órdenes… Todos los aviones deben permanecer en tierra. Ver que ningún avión Fidelista despegue. Destruir sus radios. Destruir sus colas. Romper sus instrumentos. Perforar sus tanques de combustible. 

Era el último arranque para tratar de neutralizar al Ejército Rebelde. El esfuerzo de la CIA se estrellaría de nuevo frente al  pueblo y su amplio respaldo a Fidel Castro. 

TERCER MOVIMIENTO: LEALTAD

 

Ya nadie habrá que pueda
parar su corazón unido y repartido.
No digáis que se ha ido.
Su sangre numerosa junto a la Patria queda
.
 

 

Los grandes hechos no lo serían sin los detalles sublimes que forman el cuerpo de todas las glorias. Precisamente, por uno de estos detalles sublimes, Eduardo García Delgado, el miliciano artillero de 25 años, añadió un breve y conmovedor párrafo al libro de historia de su Patria. 

Sábado 15 de abril. El sol alistaba para su inevitable caída por el oeste cuando, simultáneamente, aviones ligeros del tipo B-26 fabricados en Estados Unidos bombardearon el aeropuerto de Santiago de Cuba, la base aérea de San Antonio de los Baños, las instalaciones de la Jefatura de la Fuerza Aérea y la pista de Ciudad Libertad, en La Habana. 

La mortífera carga dejó un saldo de siete muertos y 53 heridos. Eduardo cae mortalmente herido. No obstante, le quedan fuerzas para arrastrarse hasta el fragmento de una puerta arrancada por la metralla. Sus compañeros fueron a socorrerlo. 

— No, puedo aguantar, atiendan los más graves primero. 

Al retornar lo encontraron muerto junto al trozo de madera perforada. Su corazón de valiente no se detuvo hasta  después que escribió con sangre propia un nombre: Fidel. 

CUARTO MOVIMIENTO: DESEMBARCO

…flota de piratas viene 
a herir con fácil cuchillo, 
como los traidores hieren, 
el gran pecho de Girón 
que junto a la mar se extiende
.


Los integrantes de la Brigada 2506 abandonan la flotilla y ocupan las lanchas que los conducirán hasta Playa Girón. 

Detrás de ellos, y en cantidades considerables, tanques, camiones, ametralladoras, morteros, cañones sin retroceso, cohetes aire-tierra, bazookas, lanzallamas, fusiles, carabinas, explosivos, equipos de comunicaciones, municiones,  combustible, remolques… 

«La Operación Pluto, el proyecto más poderoso jamás organizado por la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos en estrecha colaboración y con la aprobación del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, estaba en marcha. 

Un ejército de exiliados con marina y fuerza área había sido reclutado, entrenado y equipado; organizado un frente político, y encontrada una justificación teórica para liquidar a la Revolución Cubana, sin develar detrás la mano del poderoso y prepotente imperialismo yanqui. 

Nada quedó al azar Todo lo que tenía que hacer la Brigada 2506 era ocupar una cabeza de playa y sostenerla. 

«Los hombres llevaban un buen suministro», diría más tarde el general Maxwell Taylor, al analizar las causas de la derrota. ¿Qué falló?

Medio siglo después a nadie se le ocurriría ponerlo en duda:

La respuesta la ofrece José Ramón Fernández  en el prólogo de la obra del ya citado escritor. Juan Carlos Rodríguez.

« […] la población cubana vivía en total clímax revolucionario y mantenía una incuestionable cohesión de ideas políticas con Fidel y, al mismo tiempo, esperaba una invasión, incluso directa. Para los cubanos se trataba de enfrentar, rechazar y derrotar una invasión extranjera. Y existe una fuerza más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad de los hombres». 

…La de los hijos de la Patria procreados en las cumbres de un nuevo punto cardinal olímpico en medio del Caribe.

  

Nota: Los versos citados pertenecen a los poema «Abril sus flores abrían» y «La sangre numerosa», de Nicolás Guillén

 

Otra bibliografía consultada:

 

  • Antonio Núñez Jiménez: «En marcha con Fidel».
  • Dwight D. Eisenhower: «Los años de la Casa Blanca».
  • Fidel Castro: Conferencia Académica Girón 40 años después.
  • Peter Wydem: «Bay of Pig. The United States Story».
  • Tomás Díaz: «La Guerra encubierta».