20190430210214-tormenta-local-severa-sobre-santa-clara.jpg

 

martes, 30 de abril de 2019
4:20:59 p.m.
 

Expertos del Centro Meteorológico Provincial (CMP) descartaron que lo ocurrido en la tarde de este domingo en Santa Clara haya sido un tornado como dijeron, inicialmente, algunos medios de prensa e internautas.

Este fenómeno no fue atípico, entra en el rango de lo habitual en esta época del año, y se adjudica al marcado calentamiento diurno, junto al paso de un frente frío que, si bien resultó imperceptible, dejó inestabilidad en el área con altos valores de humedad relativa, entre otros factores.

Se trató de una tormenta local severa o fenómeno impredecible acompañado por caída de granizos de diversas dimensiones, fuertes descargas eléctricas y alto acumulado de precipitaciones en corto tiempo. La Estación Meteorológica de Yabú reportó 54 mm, aproximadamente en una hora, mientras en la zona del aeropuerto internacional Abel Santamaría se calculan más de 100 mm de lluvias.


Según el máster Amaury Machado Montes de Oca, al frente del grupo de pronósticos del CMP, pasadas las 9:00 de la noche los suelos estaban aún encharcados y no existía visibilidad de la vegetación. 

«El viento estimado en ese lugar tuvo que estar por encima de los 100 Km/h, torció algunas estructuras, pero no las viró, y es incierto que se haya dañado la torre y la pista del aerodrómo santaclareño. Solo cubiertas afectadas y las dependencias anegadas en agua al promoverse los techos», enfatizó. 


Esta tormenta no fue atípica, entra en el rango de lo habitual en esta época del año, y se adjudica al marcado calentamiento diurno, junto al paso de un frente frío que, si bien resultó imperceptible, dejó inestabilidad en el área con altos valores de humedad relativa, temperaturas altas en superficie, convergencias de brisas procedentes tanto del norte como del sur que crearon los antecedentes propios para que ocurriera como patrón normal entre los meses de mayo y junio.

 

Machado Montes de Oca recalca que una tormenta local severa ocurre de manera lineal, unidireccional y nunca en remolino. «Es decir la vegetación o lo que se rompe está en una sola dirección, producida por una racha lineal de viento (aerobalancha).

Las tormentas locales severas en su conjunto tienen su distribución espacial en Cuba, incluso por meses y zonas, y se cuenta con mapas y registros con más de 40 años. En el caso de aerovalanchas Villa Clara es la más afectada en nuestro país.

 

Muchas personas confunden las tormentas locales severas con los tornados. En el caso de estos últimos son columnas de aire con altas velocidades cuyo extremo inferior está en contacto con la superficie de la tierra y el superior con una nube cumulonimbus, considerada la madre de estas al ser la más grande y poderosa existente en la atmósfera. El viento en un tornado circula en forma de remolino con daños circulares en objetos, vegetación e infraestructuras.


Si ocurre en el mar resulta una tromba marina, como las avistadas al norte de Ciego de Ávila y Mayabeque en la tarde del miércoles 20 de marzo. Si pasa del mar a la tierra se clasifica como tornado, y si no llega a tocar superficie es lo que se conoce popularmente como rabo de nube.

El 29 de enero pasado ocurrió uno de gran intensidad en la capital cubana, aunque el más grande de los que ha sacudido el país se registró en 1940 en Bejucal. En 1999 hubo uno en la localidad cienfuegüera de Pedroso, ocurrido en Cruces, en ese propio año, que llegó a virar un tractor y una guagua.

 


La tormenta provocó daños en el techo y uno de los salones del Aeropuerto Internacional Abel Santamaría.

Villa Clara no es la provincia más común para que ocurran tornados. La más proclive es el occidente del país hasta la zona de Matanzas e incluye el área de Cienfuegos, Cruces y Ranchuelo.

   

Se reportan afectaciones en viviendas de las comunidades Base Aérea, San Miguel, Frank País, Sakenaf y Caracatey. Once circuitos en la ciudad de Santa Clara presentan interrupción en el servicio, Alrededor de 800 m2 de techo fueron dañados por los vientos en el Aeropuerto Internacional Abel Santamaría.


 

(Fuente: vanguardiadecuba/Ricardo González/cmhw/Abel Falcón y Jesús Álvarez López)