20160909152923-caturla-primera-suite-cubana.jpg


9:21:50 a.m.

Ello ocurrió en el Teatro Campoamor, durante un concierto de la Orquesta de Cámara de La Habana, dirigida por José Ardévol, en 1934, un día como hoy.

El 9 de septiembre, el de 1934, tenía lugar el estreno mundial de la “Primera Suite cubana” de Alejandro García Caturla.

Nacido en 1906, en Remedios, antigua provincia de Las Villas, y asesinado en esa misma ciudad, en 1940, Alejandro García Caturla fue, tanto por su vida como por su obra musical, un ejemplo de honestidad humana para aquellos creadores que luchan por el afianzamiento de su propia personalidad intelectual y artística.

En sus partituras, García Caturla elevó a la más alta categoría estética las raíces musicales de la nacionalidad cubana; se rebeló contra el conformismo y el facilismo ambientales, y buscó una expresión nueva y auténtica a la idiosincrasia sonora de nuestro país.

Caturla escribió música para piano, canciones, una ópera inconclusa, varias obras sinfónicas y música de cámara. Y dentro de este último género, se destaca su “Primera Suite cubana”, escrita en 1931 para piano y ocho instrumentos de viento.

Esta Suite es una muestra de la brillante inventiva de Caturla, de su audacia en el manejo de los timbres y de su enorme imaginación para levantar una compleja construcción sonora a partir de elementos muy esenciales de nuestras fuentes folclóricas.

Los títulos de los tres movimientos de la Suite, determinan el carácter y la intención en que se inspira cada uno de ellos. Esos títulos son: Sonera, Comparsa y Danza. La Sonera está marcada como Allegro scherzando; la Comparsa como Adagio con moto, y la Danza se indica como Allegro vivace.

Y en esta evocación del aniversario 80 de la premier mundial de la “Primera Suite Cubana”, de Alejandro García Caturla, les diré que eso ocurrió en el Teatro Campoamor, durante un concierto de la Orquesta de Cámara de La Habana, dirigida por José Ardévol, en 1934, un día como hoy.