20150506124646-alberto-lopez-bello.jpg


6:40:49 a.m.

Un reportero  fue asesinado de cuatro balazos en la cabeza en el estado de Oaxaca, sur de México, lo que marcó un agravamiento de la situación de inseguridad e incertidumbre que enfrentan los periodistas mexicanos sobre todo en zonas azotadas por la criminalidad.

La Procuraduría General de Justicia de Oaxaca confirmó la muerte de Armando Saldaña, que laboraba para la emisora de radio "La Ke Buena" y el diario "Crónica" de Tierra Blanca, estado de Veracruz, vecino a Oaxaca.

Según informes preliminares, el cuerpo del reportero fue localizado entre los ranchos Morelos y La Aurora pertenecientes a Cosolapa, Oaxaca, en la frontera con Veracruz, junto a una camioneta Ford F150, color blanco, sin matrícula, que fue confiscada.

Peritos e investigadores forenses acudieron al lugar para analizar la escena del crimen y recoger evidencias luego que la fiscalía ordenó la apertura de una investigación del periodista de 52 años, que vivía en Laguna Chica, Veracruz.

El procurador Joaquín Carrillo informó que en el lugar donde se halló el cuerpo fueron encontrados documentos de identidad del periodista.

Saldaña había trabajado antes para otros medios informativos de Veracruz como El Mundo de Córdoba, El Sol de Córdoba y Radio Max.

Veracruz, en las costas del Golfo de México, asolado por bandas criminales en los últimos ocho años, sobre todo por la organización conocida como Los Zetas, es el estado con el mayor número de asesinatos de periodistas en todo el país, con 12 en total desde que asumió su cargo el actual gobernador Javier Duarte, en 2010.

El 11 de agosto de 2014 fue asesinado en Cosolapa el periodista Octavio Rojas, corresponsal en Oaxaca del diario "El Buen Tono" del estado de Veracruz y quien solía publicar noticias en torno a la mafia dedicada al robo de combustibles.

Hace cuatro meses, fue acribillado Moisés Sánchez, director del semanario La Unión, quien fuera el periodista asesinado número once en el estado de Veracruz durante la administración del priista Javier Duarte.

En febrero pasado, periodistas del sur de Veracruz enviaron una carta al presidente Enrique Peña Nieto para reclamar "protección" en todas las zonas donde desempeñan su labor.

"Nosotros, los periodistas, somos ciudadanos perplejos ante tanta muerte. Somos comunicadores que informamos sobre los múltiples hechos que llenan a Veracruz —como a México— de luto, dolor, lágrimas, sangre, indefensión, frustración, miedo", señalaban.

"Lamentablemente cada día sumamos más ausencias, muertos y desaparecidos en nuestro gremio. Al salir a reportear, al escribir, al retratar la realidad, nos preguntamos quién será el siguiente. Por todo lo anterior, elevamos la voz con un clamor por demás encarecido: ¡Ya Basta!", decía el manifiesto.

Hasta el 24 de febrero pasado, se contabilizaban 103 periodistas asesinados en los últimos 15 años en México y 25 más desaparecidos, según estadísticas de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión de la Procuraduría General de la República (PGR).

Los estados con mayor número de homicidios de comunicadores de enero de 2000 al 31 de enero de este año son Veracruz y Chihuahua (norte), cada una con 16 periodistas asesinados.

En cuanto al número de periodistas desaparecidos durante estos 15 años, el mayor número se registra en los estados de Veracruz, Tamaulipas y San Luis Potosí.

El presidente del PEN Internacional, John Ralston Saul, afirmó que debe garantizarse la libertad de expresión y el ejercicio periodístico en México "a fin de que la violencia no se trague a la democracia mexicana".
 La ONG "Reporteros sin Fronteras" señaló en un reporte reciente que México es "el país más mortífero del continente americano para los periodistas" y que en Veracruz los informadores son blanco de "amenazas, secuestros y asesinatos". 

(Fuente: ANSA)