20150424135253-raphael-concierto-en-b.-ai.jpg


7:50:10 a.m.

El cantante español Raphael demostró una vez más que sus cualidades artísticas están intactas. Fue durante el show que ofreció la noche del miércoles en Buenos Aires en el marco de una gira latinoamericana en la que presenta su nuevo álbum con versiones de clásicos y celebra sus 55 años de trayectoria.

Bastó que pisara el escenario para que el público argentino lo recibiera de pie y con una fuerte ovación en el popular estadio pugilístico Luna Park, convertido en escenario musical, donde hizo un repaso de su exitosa carrera acompañado por una banda compuesta por cinco músicos.

"Es un placer estar un año más en Buenos Aires y todos los que pienso volver", dijo en sus primeras palabras a su público, que esperó casi tres años para volver a verlo tras su última visita al país. En un escenario adornado con dos pantallas gigantes en los laterales y dos escaleras en los costados que se conectaban entre sí, Raphael abrió su show con "Si ha de ser así" y continuó con "Enamorado de la vida", "Mi gran noche", "Provocación" y "Se fue".

Luego siguió con otros hits de su carrera como "Digan lo que digan", "La canción del trabajo", un clásico del ska español compuesto por el jazzman Cannoball Adderley, arreglado para Raphael por Manuel Alejandro en 1966, y "Yo sigo siendo aquel", esta última acompañado solo con el piano, mientras en las pantallas se proyectaban imágenes de él desde sus comienzos a la actualidad.

Tras poner de pie a todo su público, el "Niño de Linares" concluyó esa última canción diciendo "Yo sigo siendo el de siempre, sigo siendo Raphael", y así lo dejó demostrado con sus interpretaciones, acompañadas con un toque de actuación, la otra profesión del artista.

Posteriormente, Miguel Rafael Martos Sánchez, tal su verdadero nombre, recordó a una de las personas que marcó su carrera, Manuel Alejandro, un compositor al que calificó de "el mejor" porque siempre escribió canciones para él muy biográficas.

"Simpre dije que Manuel Alejandro es el mejor compositor, pero también digo que es mi mejor biógrafo", destacó Raphael a modo de introducción de "Cuatro estrellas", canción que recordó fue escrita hace tres años.

Durante las casi tres horas de show, el cante español explicó que el siguiente tema lo grabó en homenaje a los países hispanoparlantes y que de alguna manera se convirtió en "el fetiche de mi carrera", más después de haber sufrido un trasplante de hígado en 2003.

Es así que el artista arremetió con "Gracias a la vida", una canción compuesta por la chilena Violeta Parra y que fue popularizada internacionalmente por la cantante argentina Mercedes Sosa.

Durante el recital, el ganador de un disco de uranio en 1982 por las ventas de más de 50 millones de placas durante su carrera musical, premio único en el mundo entregado también a Michael Jackson y Queen, el español cantó otros clásicos como "Hablemos del amor", "Que nadie sepa mi sufrir" y "Para volver a volver", este último lo hizo a capella, demostrando una vez más que sus voz está intacta.

De este modo Raphael sorprendió con las nuevas versiones de los temas históricos de su carrera musical, tal como lo hace en el repertorio que conforma su última placa titulada "De amor & desamor".

Para el tramo final, como no podía faltar, el intérprete hizo "Escándalo", tema que fue cantado de pie por los presentes, en su mayoría parejas o mujeres de más de 70 años, que disfrutaron de principio a fin del espectáculo.

Luego para los bises llegaron "Ámame", "Que sabe nadie" y "Frente al espejo", canción en la que rompe justamente uno, provocando la ovación de sus seguidores, que más que conformes, despidieron con una fuerte ovación al artista, el cual se marchó después de casi tres horas con "Yo soy aquel" y "Como yo te amo".

Tras su paso por Argentina, Raphael continuará mañana con su gira por Chile, y seguirá en Perú (27), Ecuador (30 y 2 de mayo), Costa Rica (5), y de l8 al 21 se presentará en distintas ciudades de México antes de regresar a España. 

(Fuente: ANSA)