20141024124157-aeropueto-monrovia-la-capital-de-liberia.jpg


5:43:08 a.m.

Este miércoles aterrizó en el Roberts International Airport de Monrovia, la capital de Liberia la aeronave de Cubana de Aviación que transportaba a médicos y enfermeros cubanos,  que se esperaba el arribo a Guinea de otro grupo de profesionales de la salud, también procedente de la Isla.

Ambas brigadas forman parte de la contribución de Cuba a la campaña internacional para detener el brote de ébola en los países de África Occidental, donde la enfermedad ha causado la muerte de más de 4 500 personas y contagiado a más de 9 000 en Liberia, Sierra Leona y Guinea Conakry.

El contingente organizado por las autoridades de la Isla para enfrentar la contingencia en los países afectados por el ébola —entrenado con apoyo técnico de la OMS— está conformado por un total de 461 profesionales. Un grupo de 165 llegó a inicios de octubre a Sierra Leona.

Con el despliegue en Liberia y Guinea, suman unos 250 los cubanos que actualmente trabajan en tres naciones de África Occidental, especialmente enviados para contrarrestar el avance de la epidemia, en lo que constituye el mayor aporte en términos de personal calificado hasta ahora.

Estados Unidos —que ha desplegado personal militar en los países golpeados por el ébola— ha mostrado disposición a cooperar con Cuba, poco después de que en la cumbre que celebró el ALBA en La Habana para definir una estrategia del bloque frente al ébola el presidente cubano, Raúl Castro, dijera que la Isla “está dispuesta a trabajar codo con codo, con todos los países, incluyendo los Estados Unidos”.

La OMS, que esta semana declaró oficialmente a Nigeria como país libre de ébola tras 42 días sin casos confirmados, anunció el martes el próximo inicio de ensayos clínicos en humanos de dos candidatos vacunales contra el ébola.

Según explicó a la prensa Marie Paule Kieny, subdirectora general de la OMS, los candidatos son el VSV-EBOV, del cual Canadá envió 800 dosis a la sede de la organización en Ginebra a inicios de semana, y el NIAID/GSK, fabricado por los laboratorios Glaxo Smith Kline (GSK) en Suiza.

Kieny explicó que el producto canadiense, licenciado por la compañía estadounidense New Link Genetics, ya se prueba en Estados Unidos y Mali. Las pruebas en Ginebra -dijo- permitirán precisar la dosis adecuada, eficacia e inmunogenicidad de la vacuna.

Entretanto, el NIAID/GSK se aplicará desde el 1 de noviembre a una muestra de 250 voluntarios, señaló la funcionaria de la OMS, y añadió que en caso de que alguno de los candidatos vacunales funcione se emprendería la vacunación experimental en los países afectados por el brote de ébola a partir de 2015.

No obstante, aclaró que aún no se puede precisar cuándo sería posible iniciar una campaña masiva, que requeriría una producción para la que se necesitan “cientos de millones” de dólares.

Este miércoles, el secretario general de la Federación Internacional de la Cruz Roja (FICR), Elhadj As Sy, consideró que si la respuesta es adecuada el brote de ébola en África Occidental se podría contener “en los próximos cuatro o seis meses”.

"Si se llevan a cabo los aislamientos y tratamientos adecuados en los casos confirmados, y se toman medidas dignas y seguras para separar a los afectados por la enfermedad, como se ha hecho en el pasado, ese es nuestro mejor pronóstico", dijo As Sy a la prensa en Beijing, sede de la XIX Conferencia de Asia Pacífico de la FIRC.

El directivo afirmó que la organización está “haciendo todo lo posible para movilizar nuestros medios” e insistió en que es clave “fortalecer los sistemas de sanidad de los países afectados e invertir en esas comunidades".

"La mejor respuesta a la crisis es contener el ébola allá donde esté ahora y evitar el miedo y el pánico", dijo, y consideró que es más eficaz el sistema de control en los aeropuertos de los países afectados que en los de llegada. “Desafortunadamente, el único país que tiene verdadera capacidad de respuesta es aquél que ha sido afectado, ya que va aprendiendo de la experiencia".

Este miércoles se conoció, además, que Bolivia aportará un millón de dólares a la ONU para el combate contra la epidemia de ébola, un donativo que sigue a la Cumbre del ALBA en La Habana y a un aporte de cinco millones de Venezuela con igual destino.

En declaraciones a la prensa en La Paz, el presidente Evo Morales afirmó que “es una participación simbólica, pero que tiene mucha importancia. Con esto queremos evitar que la epidemia se propague por Europa, América Latina y otras naciones”.

(Fuente: CC)