20140909162359-ceninmunomole.jpg

 

10:17:31 a.m.

Cuba cuenta en la actualidad con dos vacunas terapéuticas contra el cáncer de pulmón avanzado de células no pequeñas, el más frecuente y mortífero de los tumores malignos de tan vital órgano, aprobadas para su empleo por el Centro para el Control Estatal de la Calidad de los Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (CECMED), autoridad regulatoria nacional de esos renglones.

Desarrollada por investigadores del Centro de Inmunología Molecular (CIM), la más reciente fue registrada en 2012, después que los ensayos clínicos de rigor mostraron resultados alentadores al reportar un aumento del tiempo de sobrevida en los pacientes a los cuales se les administró, en comparación con los del grupo de control que no la recibieron.

Según indicaron a este reportero fuentes de la institución perteneciente al Grupo Empresarial BioCubaFarma, el producto presenta baja toxicidad al no provocar los efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia, condición que permite emplearla en tratamientos prolongados, incluso hasta en enfermos de edad avanzada. Su seguridad propicia utilizarla en la atención primaria de salud.

Denominada RACOTUMOMAB (VAXIRA), la vacuna ha sido objeto de ensayos multinacionales donde participan instituciones científicas de Cuba, Argentina, Brasil, Indonesia y otros países. Asimismo, la experiencia del Centro de Inmunología Molecular en su aplicación recibió la distinción de resultado relevante en el Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica, efectuado en Viena, Austria, en 2012.

Igualmente se publicó en prestigiosas revistas internacionales especializadas, entre ellas The Journal of Inmunology, de la Sociedad Americana de Inmunología, y Clinical Inmunology. En junio de 2013 el medicamento fue presentado en Argentina, luego de aprobarse su registro en la nación sudamericana. También mereció Premio Nacional de la Academia de Ciencias de Cuba correspondiente al pasado año.

La primera vacuna terapéutica cubana contra el cáncer de pulmón avanzado (CIMAvax-EGF) se obtuvo en el propio CIM y recibió su validación en 2008.

Expertos de la entidad resaltaron que el objetivo de esa línea de investigación es tratar de transformar el cáncer avanzado en una enfermedad crónica que pueda controlarse por períodos largos, como sucede con la diabetes o la hipertensión arterial, proporcionándoles a los pacientes más años de supervivencia y calidad de vida aceptable.

Hoy el cáncer de pulmón es la primera causa de muerte por neoplasias en Cuba al ocasionar un promedio anual aproximado de 5 mil fallecidos.

(Fuente: cubacontemporanea)