20140208231229-mariachis-hermosillo-gorra.jpg


5:08:05 p.m.

Solo tres días atrás afronté un reto: pronosticar los primeros lugares de la Serie del Caribe. Dudé, porque en el béisbol se torna sumamente complicado vaticinar, mucho más entre novenas que han mantenido un rendimiento parejo durante el certamen y que, además, reúnen a un grupo de jugadores con nivel similar.

No obstante, acepté el desafío y coloqué en la final a las escuadras de México y Venezuela, naciones representadas por los Naranjeros de Hermosillo y los Navegantes de Magallanes, por ese orden. En el caso de los primeros, no me hicieron quedar mal y aseguraron el jueves su pase a la discusión del cetro tras vencer a los Tigres del Licey dominicanos, mientras al cierre de esta edición el elenco morocho se la jugaba contra los Indios de Mayagüez boricuas.

Pero, hablemos de los aztecas, quienes tienen la oportunidad de ganar su primer bicampeonato (dos cetros consecutivos) en la Serie del Caribe, en la que participan sin interrupción des-de 1971. Hace exactamente un año, los Yaquis de Ciudad Obregón doblegaron 4-3 en 18 entradas a los Leones del Escogido dominicanos, duelo épico que duró siete horas y media, se usaron 21 lanzadores, se conectaron 22 jits, con 17 boletos y 33 ponches entre ambos conjuntos.

Con dicho triunfo y el logrado en la noche del jueves, los mexicanos han sido declarados enemigos acérrimos de los quisqueyanos —máximos ganadores del certamen con 19 trofeos—, pues los han eliminado de la carrera por el título en las dos últimas ediciones, a pesar de que los actuales monarcas del Clásico Mundial presentan un abrumador balance en el compromiso particular: ¡64 victorias y solo 26 derrotas!

Si apelamos a la historia, México ha atravesado etapas oscuras frente a República Dominicana, pero 11 de sus victorias ante ella han sido en los años que conquistaron sus siete campeonatos, por lo que algunos supersticiosos ya aseguran que Hermosillo regresará a casa con la corona, justo como lo hizo en 1976, año de su única celebración en la lid caribeña.

Uno que tiene mucha confianza en el triunfo es el mentor mexicano, Matías Carrillo, quien desde el primer día afirmara que su único objetivo era defender el cetro: "Vamos a seguir igual, sea quien sea el rival. Ahora le toca a Venezuela y Puerto Rico hacer su trabajo y aquí estaremos el sábado esperándolos", sentenció.

En los últimos 12 años las escuadras mexicanas son las segundas más ganadoras en el clásico caribeño con cuatro estandartes, detrás de los dominicanos, que suman seis. Tomateros de Culiacán (2002), Venados de Mazatlán (2005) y Yaquis de Ciudad Obregón (2011 y 2013) han igualado a los aztecas en cantidad de coronas con Venezuela y Cuba, a pesar de que ambos son fundadores de la justa.

 (Fuente: Granma / Aliet Arzola Lima)