20140205055844-bandera-vc.jpg

 

11:08:49 p.m. 

¡Al fin! Una soberbia actuación del lanzador camagüeyano Vicyhoandry Odelín, combinado con una férrea defensa naranja y una muy débil boricua, le dio su primera victoria a Villa Clara en la Serie del Caribe dos anotaciones por una frente a los Indios de Mayagüez. 

Todo indicaba que se vería la misma película de las salidas anteriores, cuando en el primer inning el boricua Eddie Rosario le despachaba cuadrangular a Odelín, pero este se recompuso y de qué manera. Solo en el sexto episodio se vio más complicado, cuando se le llenaron las bases por boletos consecutivos, pero él mismo salió del problema. 

Esta vez, los ahijados de Ramón Moré no se achicaron y respondieron en la parte baja de la primera. Yuniet Flores, el hombre proa, inició con imparable, y aunque quienes le seguían no conectaron de hit, el santaclareño avanzó con cada rolling hasta la antesala, y un error boricua le abrió las puertas del home. 

Otro villaclareño, Ramón Lunar anotaba la del gane tras pifia del tercera base Irving Falú, quien quiso hacerla con el guante del revés y terminó complicando la labor del abridor Joel Piñeiro. 

A pesar del triunfo, Villa Clara no tiene nada garantizado y ahora se encomienda a los Navegantes de Magallanes, quienes deben vencer a los boricuas, para que el milagro se concrete y se avance a semifinales. 

Pero desde ya, suceda lo que suceda en la jornada de este miércoles, en el que Cuba descansa, el panorama no será el mismo. Villa Clara enseñó otra cara, ganó y al menos, si le llegara el adiós definitivo, se despide ganando. Si el milagro ocurriera, esperemos que acaben de saldar su deuda ofensiva, los sobrevalorados Yuliesky Gourriel, José Miguel Fernández y Alfredo Despaigne, que bien poco han aportado a la causa naranja. 

Aplausos para el experimentado Odelín, para Flores, que jugó todo el tiempo con una mano inflamada y fue un todo terreno en la pradera central. Palabras de elogio para el remolcador Ariel Borrero, que aún lesionado salió de emergente y colaboró, y para el capitán Ramón Lunar que lo capturó todo en la primera base. A todos los que sienten el naranja, que al menos en vergüenza deportiva, nunca han necesitado refuerzos. Ojalá y el camino continúe el próximo jueves. 

(Fuente: Vanguardia/ Mayli Estévez)