6:09:10 p.m.

 

La Batalla de Cuito Cuanavale, hace 22 años en el sur de Angola, es recordada en esa nación africana como un hecho histórico que marcó la victoria de las FAPLA, junto a los internacionalistas cubanos, y namibios, contra el oprobioso régimen del apartheid.

La derrota de las fuerzas militares surafricanas obligó al régimen del apartheid, en conversaciones cuatripartitas entre Estados Unidos, Angola, Cuba y Suráfrica, a la firma de un acuerdo en Nueva York.

El triunfo en Cuito Cuanavale hizo que Suráfrica abandonara territorio angoleño, se comprometiera a aceptar elecciones libres en Namibia (y con ellas su independencia) y democratizara como país, al caer el sistema segregacionista del apartheid.

Al resumir la importancia de la Batalla de Cuito Cuanavale, el presidente angoleño, José Eduardo Dos Santos, ha manifestado que esa contienda devino en punto de viraje decisivo de una guerra que se prolongó durante varios años.

En esa guerra  —afirmó— el joven estado angoleño tuvo que sufrir las presiones y amenazas de las grandes potencias y la agresión directa de fuerzas militares que ellas financiaban, apoyaban y armaban.

La sangre derramada en aquellos combates no fue en vano, pues hoy se aprecia una Angola en reconciliación, reconstrucción, en lucha contra el hambre, las enfermedades y el subdesarrollo.

Ahora también los cubanos estamos ofreciendo nuestro aporte, pero ya no con las armas, sino con los medios para salvar vidas, eliminar la ignorancia y el analfabetismo y levantar obras.