20131207002000-esta-mandela.jpg


7:14:58 p.m.

El fallecido expresidente de Sudáfrica, y Premio Nobel de la Paz, Nelson Mandela, tuvo una vida marcada por la lucha y rebeldía, algo que comenzó desde su juventud cuando renunció a su derecho hereditario a ser jefe de una tribu xosa.

Mandela nació el 18 de julio de 1918, en Umtata, en Sudáfrica. Sus padres fueron Henry Mandela y Nose Keni, ambos de la etnia xosha. Estudió derecho en la Universidad de Fort Hare, y se graduó de abogado en 1942.

En 1944 consiguió trabajo en un estudio jurídico de Johannesburgo. Poco después se unió al Congreso Nacional Africano (CNA), una organización que hacía campañas pacíficas contra la discriminación y excesiva explotación que sufrían los negros sudafricanos. 

Un año antes, en 1943, Mandela había fundado la Liga Juvenil y organizó movilizaciones de protesta contra el sistema de segregación racial denominado apartheid.

Ya para 1952 Mandela dirigía a los voluntarios que desafiaban al régimen y se había convertido en el líder de hecho del movimiento.

En 1961 el gobierno blanco reprimía a sangre y fuego a los manifestantes, por lo que Mandela fundó entonces una organización llamada Umkhonto we Sizwe (Lanza de la Nación) con la cual pasó a la lucha armada. Además, Mandela fue elegido secretario honorario del Congreso de Acción Nacional de Toda África, un nuevo movimiento clandestino que adoptó el sabotaje como medio de lucha contra el régimen de la recién proclamada República Sudafricana.

La represión produjo 8,000 detenciones, incluyendo la de Mandela, que fue confinado en Johannesburgo, luego de ser sometido a juicio y condenado a cadena perpetua. Tenía 46 años cuando fue llevado a la prisión de la isla Robben, frente a Ciudad del Cabo.

En los siguientes años sus seguidores continuaron luchando contra el apartheid dentro y fuera de Sudáfrica, y muchos gobiernos del mundo empezaron a exigir la libertad de Mandela.

Prisionero durante 27 años en penosas condiciones, el gobierno de Sudáfrica rechazó todas las peticiones de que fuera puesto en libertad. Mandela se convirtió en un símbolo de la lucha.

Recién en 1990 el presidente moderado Frederik de Klerk liberó a Nelson Mandela, quien ya tenía 71 años. En los siguientes meses ambos líderes negociaron la eliminación del apartheid, la que quedó derogada oficialmente en 1991. Los dos fueron galardonados con el Premio Nobel de la Paz en 1993.

En 1994, Mandela fue elegido presidente de Sudáfrica y gobernó hasta 1999. En este periodo se esforzó por reconciliar a los sudafricanos y coadyuvó en el cese de varias guerras del continente, como en Zaire.