20131017124508-israel.jpg


 

17/10/2013 6:38:14 

 

El presidente de Israel, Shimon Peres, advirtió este miércoles que «la situación de relativa calma» con el Estado de Palestina es insostenible y no continuará durante mucho tiempo, lamentando además que aquellos que crean lo contrario terminen siendo «víctimas de su propia ilusión».

 

«Quien crea en la ilusión de que el statu quo entre nosotros y los palestinos puede continuar, sólo se está engañando a sí mismo y es susceptible de ser presa de esa ilusión», aseveró Peres, citado por la agencia de noticias EFE, en un discurso ante el Parlamento israelí.

De manera contradictoria, el Presidente hizo hincapié en la necesidad de llegar a una solución diplomática con los palestinos, señalando que «la paz es una necesidad, no sólo para Israel, sino también para el enemigo».

En ese sentido, exhortó al primer ministro de su país, Benjamin Netanyahu, a «tomar la iniciativa» para resolver el conflicto antes de nuevos derramamientos de sangre.

«Los líderes son juzgados por los objetivos que se ponen a sí mismos y por definir el camino para conseguirlos, incluso si la realidad aparenta ser rebelde», remarcó.

Por su parte, Netanyahu manifestó que aunque el objetivo de Israel es lograr la paz con los palestinos, «el Estado judío no puede hacer la paz con aquellos enemigos que no quieren la paz».

Tras criminalizar la resistencia palestina al bloqueo y la segregación, el jefe del Gobierno israelí declaró que «a los enemigos que quieren la destrucción de Israel no se les puede dar la ventaja de entregarles territorios para que avancen en ese objetivo».

De esta manera, el Premier justificó la política de construcción de asentamientos ilegales que desarrolla su Gobierno, en territorios ancestrales que pertenecen al pueblo palestino y que fueron arrebatados a por las armas.

En tanto, la jefa de la oposición y líder laborista, Sheli Yacimovich, instó al Primer Ministro a tomar «esta oportunidad histórica para la paz», y cesar las campañas de «intimidación y amenazas». 

La ocupación militar israelí y los asentamientos ilegales en los territorios en Cisjordania causa al Estado palestino pérdidas anuales estimadas en tres mil 400 millones de dólares, de acuerdo con datos del Banco Mundial, además de miles de muertos, heridos y detenidos arbitrariamente en cárceles de Tel Aviv.

Un informe del ente financiero determinó que el Producto Interno Bruto palestino crecería en más de un tercio, si este pueblo tuviera acceso a más de la mitad de Cisjordania, una tierra rica para la agricultura y otros recursos, pero que se encuentra bajo la ocupación total del régimen israelí.

 

(Fuente: teleSUR  /EFE / Télam / Aurora / MARL)