20130814014654-4.-fidel1.jpg


13/8/2013 19:41:52

 

Hermano, ¡Hasta la victoria siempre! Y que cumplas muchísimos años más entre nosotros, dando demostraciones de esa entereza que has dado toda la vida, dando demostraciones de coraje, de ejemplo, y empujando, como siempre, las oleadas de los pueblos.

 

Patria es Humanidad: es el legado del que es viva encarnación el Comandante Fidel Castro.

Quiero rendirle tributo a Fidel y a su largo andar por nuestros pueblos, despertándonos.

Fidel es un soldado, soñador, ejemplo sin duda para todos nosotros y para generaciones enteras de latinoamericanos, caribeños y de luchadores del mundo.

Fidel le puede mostrar la cara con integridad plena y con moral absoluta, no solo al pueblo cubano, sino a todos los pueblos del mundo. Cuba bloqueada, casi sin recursos desde el punto de vista material pero conducida por Fidel y construida por su pueblo ha entrado al siglo XXI en una situación social que envidian los pueblos de América Latina y el Caribe. He ahí diferencias para la historia que quedan y están ya sembradas en el juicio de la historia

(...) Estás de cara infinita, gigantesca, ante la historia de nuestros pueblos, y de allí, Fidel, no te sacará nadie nunca jamás.

Yo siento el honor de estar cerca de Fidel. Y mi gratitud y mi admiración solo son comparables con mi afecto.

Fidel que está viendo todo, cada día es más sabio (…) La sabiduría le ha crecido como la barba blanca.

Cuando usted conozca a Fidel Castro, le va a hacer 100 preguntas en los primeros cinco minutos. Él quiere saber de todo.

Fidel para mí es un padre, un compañero, un maestro de la estrategia perfecta.

Fidel decía —terminando los 80— que una nueva oleada revolucionaria, de cambios, una nueva oleada de pueblos, se desataría en el continente cuando parecía —como algunos ilusos lo señalaban— que habíamos llegado al fin de la historia, que la historia estaba petrificada y que ya no habría más caminos ni alternativas…

Cuando mucha gente comenzó a rendirse y a entregarse, Fidel seguía diciendo: vendrán nuevas oleadas. Estamos viendo el comienzo de esas nuevas oleadas.

Fidel sigue en la primera línea de batalla: nunca se ha ido ni se irá de ella. Desde la trinchera de las ideas, nos sigue orientando este gran padre de los revolucionarios y revolucionarias de Nuestra América. Su palabra es, más que nunca, necesaria e iluminadora, ahora cuando el imperio contraataca.

Fidel Castro es el César de la dignidad y del socialismo.


(Fuente: Granma)