20120518021341-5.-logo-festivalcannes.jpg

 

 

17/05/2012 20:10:25

 

La comedia domina la apertura del festival de cine de Cannes, con la fantasía infantil Moonrise Kingdom, de Wes Anderson, compitiendo por la atención de los medios mundiales con el caótico general Aladeen, alter ego de Sacha Baron Cohen. 

 

Murray, es la que abre la competición oficial, garantizando un lanzamiento por todo lo alto con presentación, rueda de prensa, entrevistas y estreno de gala con alfombra roja el miércoles por la noche. 

Sin embargo, a sólo un pequeño paseo por la Croisette, flanqueada de palmeras, Baron Cohen estará mostrando músculo con su propia rueda de prensa en el clásico hotel Carlton para promocionar su última película, The dictator. 

A juzgar por su extravagante sentido del humor y su ojo por lo teatral, el cómico británico podría robar buena parte de la atención cuando se meta en el papel de Aladeen, un cruel dictador norteafricano inspirado en parte por los alzamientos de la Primavera Árabe. 

Entre las bromas y las fiestas nocturnas, sin embargo, hay mucho trabajo duro que hacer, en un enorme mercadillo donde cientos de películas esperan desafiar las penurias económicas en buena parte del mundo con suculentas ventas. 

La situación económica en Europa no es genial, pero ¿significa eso que tenemos que olvidar los sueños?, dijo Thierry Fremaux, delegado general del festival. Esta crisis (económica) no es la crisis de este año, dijo a Reuters. 

Llevamos cinco años en crisis aquí en Europa, añadió. Pero tenemos que conseguir una forma de darle sueños a la gente y de decir que incluso en los años 30 tras la gran crisis, el cine estaba en muy buena forma. 

 

(Fuente:  Reuters)