20120224222409-feria.gif

 

 

 

24/02/2012 16:26:43

 

 

Tardes en el Malecón clasifica como otra de las actividades colaterales de la Feria Internacional del Libro en Villa Clara, desarrollada este miércoles en el lateral derecho del Teatro la Caridad, de Santa Clara. El diálogo contó, en esta ocasión, con la presencia de los narradores Marbelys Marrero, Ernesto Peña, Francisco López Sacha y Jesús David Curbelo. 

 

De igual forma el talento artístico del trovador del patio Leonardo García otorgó un punto de distinción al controversial «Malecón» santaclareño, en realidad el área que rodea el frente y los laterales del teatro La Caridad y donde suelen agruparse los jóvenes durante la tarde y noche.

«Lo esencia es invisible a los ojos», sentenció Vega Chapú al comienzo de la plática en plena ironía con el agua ausente del famoso Malecón de la ciudad: «Pudiéramos preguntarnos dónde está el mar, pero lo fundamental son las ganas de trascender más allá de las fronteras terrestres, de conocer, desde el marco de la literatura otras geografías», sintetizó el autor de No hay que llorar.

Ante la interrogante de qué es lo que valida a un narrador en Cuba, Sacha, importante teórico de la narrativa, planteó: «En este momento tenemos muchas casas editoriales, pero fallamos en lo relacionado con la distribución. Chocamos, constantemente, con crisis de desconocimiento acerca del quehacer de los autores jóvenes en la actualidad, por lo que es muy difícil definir qué otorga prestigio a un escritor».

Ernesto Peña, joven merecedor del Premio Alejo Carpentier, considera que a un narrador no lo validan los premios, sino la crítica especializada y el público lector, «dos entes desaparecidos del mundo literario cubano. El público lector te da ese reconocimiento social, aunque suele pasar, con frecuencia, que grandes "monstruos" de la literatura comercial son muy conocidos por la gente, sin embargo pasan inadvertidos otros grandes escritores que son más del gusto de la academia a quienes suelen seguir pequeñas minorías y cuya obra cuenta con mayor calidad artística».

 

Jesús David Curbelo, uno de los poetas y narradores más leídos en la actualidad, reflexionó acerca de las facilidades que ofrece ser narrador o poeta: «En mi caso me pasó algo raro como narrador, y es que a pesar de que mis libros son extraños, experimentales, han tenido un éxito de venta fuera de lo común».

«Con la poesía es absolutamente diferente. Esta manifestación constituye una práctica para lectores iniciados; pero estos casos no abundan en Cuba, ni siquiera en las universidades, donde cada vez la enseñanza de la poesía es más débil», refirió a modo de conclusión Curbelo.

Tardes en el Malecón continua este jueves a las 5:00 p.m. con la pintora Zaida del Río, los poetas Pedro Yanes, Sergio García Zamora, Berta Caluff y Pablo Armando Fernández,  también novelista, ensayista y autor teatral.

 

 (Fuente: Vanguardia/Daniela Hernández Rojas)

 

 

Informaciones relacionadas: