20120105162711-25235.jpg

 

Que el nuevo año les llegue con alegría y salud a todos quienes me leen. Mi primer deseo, que la paz se abra paso en nuestra querida Tierra; el segundo, que se les cumplan todos los planes y proyectos que emprendan, sea en el plano familiar, personal, o laboral.


¡Ah!, y les informo que tengo gravemente averiada mi PC desde el 13 de diciembre, por eso no actualizo con más frecuencia la Tecla con Café. Y va de largo, pues la Empresa Eléctrica, responsable del alto voltaje que entró a la línea de mi apartamento, declaró sin lugar mi demanda  por daños a la propiedad, algo que muchos afectados ya han intentando, con igual suerte, digo, ¡mala suerte!

Parafraseando aquello de «camarón que se duerme...», completo yo: «al pobre siempre se lo lleva la corriente». Pero no es el mal mayor, y no he perdido las esperanzas. Espero la ayuda de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), siempre dispuesta a dar la mano a quienes durante décadas le hemos sido fieles activistas y honrados y fieles profesionales de la prensa. Y es mi caso.