20110321015851-4.-bombardeo-en-libia.jpg.jpg

 

20/03/2011 8:54:11

 

El ataque de ayer fue la primera fase de la intervención militar llamada «Odisea al amanecer», cuyo objetivo es implementar la zona de exclusión aérea que impone la resolución 1973 que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el pasado jueves, y que autoriza medidas militares para proteger a la población libia de los ataques de las fuerzas de Gadafi.

  

El gobierno francés confirmó a las 18 horas de ayer el comienzo de las operaciones militares. Tras la primera ofensiva aérea francesa, EU y Reino Unido atacaron desde el mar. 

Barcos de guerra y submarinos situados en el Mediterráneo lanzaron 112 misiles de crucero contra los sistemas antimisiles libios y alcanzaron alrededor de 20 objetivos. 

La televisión estatal libia aseguró que al menos 48 personas murieron ayer como consecuencia de los ataques. Según la televisión estatal, se registraron además 150 heridos y de los 48 fallecimientos, 26 ocurrieron en Trípoli. 

El Pentágono informó que Canadá e Italia se unieron al combate. Las defensas aéreas de Gadafi fueron «severamente dañadas», según un funcionario de seguridad nacional estadunidense. 

Los ataques por mar y aire «están siendo coordinados» desde un cuartel general americano ubicado en Alemania, informó un responsable francés. «El alto el fuego abarca el este y el oeste del país», declaró el almirante estadunidense Bill Gortney, quien insistió en que la operación que acaba de arrancar tendrá «varias fases» y podría prolongarse durante «horas o días». 

Al frente de la operación por parte de EU está el general Carter Ham, responsable del mando estadunidense para África. De llevar a cabo la operación se encarga, de manera provisional, el almirante Sam Locklair, a bordo del buque USS Mount Whitney. 

El primer ministro británico, David Cameron, aseguró que el despliegue militar inglés involucró además a jets de combate. La acción militar es «necesaria, legal y correcta», dijo el premier. 

«Ahora puedo confirmar que la RAF (fuerza aérea británica) han lanzado también misiles Stormshadow desde aviones de caza Tornado GR4», aseguró el portavoz del ejército británico, el general John Lorimer.

La agencia oficial libia Jana afirmó que Sirte, ciudad natal de Gadafi, también fue blanco de los proyectiles, y un portavoz militar citado por la televisión libia informó que «objetivos civiles» en Trípoli, Misrata, Zuara y Bengasi habían sido también alcanzados. 

El presidente de EU, Barack Obama, afirmó desde Brasil que su país estaba preparado para «actuar con urgencia» a fin de proteger a la población libia de los ataques de Gadafi. 

Obama, en su primera declaración de guerra, afirmó: «No es algo que EU o nuestros aliados hayamos buscado», pero el comportamiento de Gadafi, afirmó, «no ha dejado otra opción». El presidente aseguró que en ningún caso los soldados estadunidenses pisarán suelo libio. 

Por su parte, Gadafi amenazó en una comparecencia en la televisión estatal del país con atacar «objetivos civiles y militares en el Mediterráneo». Gadafi aseguró que la zona se ha convertido en un «verdadero campo de batalla». 

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, reveló ayer en una cumbre celebrada en París que el primer ministro libio, Al Baghdadi Ali al Mahmudi, le llamó «desesperado» para pedirle que detuviese la intervención militar en Libia. 

El presidente venezolano Hugo Chávez condenó ayer a EU y a sus aliados europeos. «El imperio yanqui... ya comenzó la acción militar», dijo. «Esto es muy lamentable. Hay que ver qué irresponsabilidad», agregó.

 

 

(Fuente: Milenio.com)