20091224061438-3.volcan-mayon-en-filipinas.jpg

Tres poblaciones cercanas permanecen cubiertas de cenizas y sus residentes se protegen con máscaras antigás repartidas por los servicios de emergencia.

Los habitantes en un radio de diez kilómetros en torno al cráter están siendo trasladados a lugares más seguros, aunque muchos evacuados regresan por la noche a sus hogares y campos de cultivo para atender la cosecha y los animales.

Según la Oficina de Defensa Civil, hasta la fecha han evacuado de sus casas a 45.358 personas o 9.428 familias que vivían en la zona en peligro en la provincia de Albay.