20190915042548-esta-miriam-ramos-portada.jpg


sábado, 14 de septiembre de 2019
10:53:46 p.m.

Miriam Ramos, una de las voces más exquisitas del cancionero cubano, verdadera orfebre de las más auténticas joyas del pentagrama musical del cubano, hizo suya sala-teatro de la Biblioteca Nacional José Martí, desde donde cantó a La Habana, a esa “ciudad mágica”, como la definiera en una ocasión la propia artista. 

“No es un concierto formal, sino un encuentro, una excusa para compartir un poco de música, que es uno de los milagros de la vida; en especial para los que coexistimos para ella”. Así expresó Miriam al nutrido público que colmó el recinto de una institución que custodia el tesoro patrimonial documental y bibliográfico, artístico y sonoro de la nación. 

“Todo puede llegar de la manera más increíblemente avizorada, más raramente lejos, y no llegar llegando, y no marcharse cuando ha quedado atrás y se ha perdido. Y hay, para ese encuentro que guardar amapolas, un poco de piel dulce, de durazno o de niño, limpia para el saludo”. Este hermoso texto de la poetisa cubana Mirta Aguirre, y que Miriam Ramos regalara —recordando su quehacer en la radio—, fuera quizás el leitmotiv de lo que aconteció la tarde sabatina del 7 de septiembre, próximo ya el cumpleaños 500 de la capital de Cuba.

Canciones como: Si llego a besarte, de Luis Casas Romeu; En falso, de Gustavo Sánchez Galarraga y Graciano Gómez; Perla marina, de Sindo Garay; Juramento, de Miguel Matamoros; Quiéreme y verás, de José Antonio Méndez, y Siempre en mi corazón, de Ernesto Lecuona, llegaron de la manera “más increíblemente avizorada, para no perderlas”, según Miriam.

 

“Todos estos temas pertenecen al CD De raíces y versiones, álbum doble que acabamos de grabar para el sello discográfico Bis Music, en el que aparecen —en un primer CD— una selección de clásicos del cancionero cubano, que registramos respetando su forma y estilo original; y en el segundo disco, se escuchan los mismos temas, pero con arreglos muy contemporáneos, como lo pudieron escuchar hoy aquí en Veinte años, de María Teresa Vera; Aquella boca, del cienfueguero Eusebio Delfín, y No te empeñes más, de Marta Valdés”. Así explicó en exclusiva a Habana Radio la cantante. 

Durante el concierto Miriam Ramos cantó de la mano del  joven músico, armonista y compositor Dayron Ortiz, a quien calificara como “una especie de nieto que me ha regalado la vida, una maravilla de músico y, sobre todo, lo más importante, una maravilla de persona”. Dayron interpretó dos temas instrumentales de su autoría, acompañado del bajista Roberto Vázquez. 

    

Invitados muy especiales al encuentro fueron el cantautor Augusto Blanca y la primera actriz Corina Mestre. En el escenario vibró la prosa de José Martí, de Nicolás Guillén y la canción del trovador: música y poesía unidas, como solo ellos saben hacer.

Además de cantante, compositora y guitarrista, Miriam Ramos es actriz y conductora de programas de radio, ganadora en varias ocasiones de la Feria Internacional Cubadisco. En 2013 fue nominada  a los Grammy Latino, con su disco La canción cubana.

(Fuente: HR)