Lunes, 28 de enero de 2019
8:38:57 a.m. 

Lo ha hecho  en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en Panamá, que culmina hoy domingo. 

Francisco citó en su homilía la fatiga de algunos religiosos por "las largas horas de trabajo que dejan poco tiempo para comer, descansar y estar en familia" e incluso de las "hasta tóxicas condiciones laborales y afectivas que llevan al agotamiento y agrietan el corazón". 


El pontífice también se refirió a lo que llamó "el cansancio de la esperanza" para algunos religiosos y que provoca que "no deje avanzar ni mirar hacia adelante. Como si todo se volviera confuso". 

Aseguró que este cansancio "produce no saber cómo reaccionar ante la intensidad y perplejidad de los cambios que como sociedad estamos atravesando" e incluso causa problemas "a la viabilidad misma de la vida religiosa en el mundo de hoy". 

  

Para Francisco, "el cansancio de la esperanza nace al constatar una Iglesia herida por su pecado y que tantas veces no ha sabido escuchar tantos gritos en el que se escondía el grito del Maestro". 

Y provoca, agregó, "las peores herejías posibles para nuestra época: pensar que el Señor y nuestras comunidades no tienen nada que decir ni aportar en este nuevo mundo que se está gestando". 

Francisco llegó el miércoles a Panamá para participar en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), y se ha reunido con autoridades del país y obispos centroamericanos, entre otras actividades que culminan hoy domingo. 

"... He pensado mucho en el pueblo venezolano..."


"Aquí en Panamá he pensado mucho en el pueblo venezolano, a quien me siento particularmente unido en estos días. Ante la grave situación por la que atraviesa, pido al Señor que se busque y se logre una solución justa y pacífica para superar la crisis, respetando los Derechos Humanos y deseando exclusivamente el bien de todos los habitantes del país", dijo el pontífice.

Asimismo, pidió también rezar para encontrar el “amparo de nuestra señora de Coromoto, patrona de Venezuela”. Francisco emitió estas declaraciones durante la oración Ángelus, en su visita al Hogar del Buen Samaritano de Panamá, donde se encontraba visitando a personas enfermas de SIDA acogidas por la iglesia católica de esa localidad.

Anteriormente el Vaticano había emitido un comunicado señalando que el papa “seguía de cerca la evolución de la situación", y que la Santa Sede apoya “todos los esfuerzos que permitan ahorrar un ulterior sufrimiento a la población”.

(Fuente: EFE/Yahoo/TeleSURtv)