20180318163327-papaypieltrecinaencuentrofieles-1.jpg


domingo, 18 de marzo de 2018
9:22:19 a.m. 

Lo dijo en Pietrelcina (sur de Italia): "Me gustaría que alguna vez el Premio Nobel se entregue a los ancianos, que dan memoria a la humanidad", afirmó el papa Francisco, en otro "abrazo" a los mayores. También pidió atención para los ancianos, "que son un tesoro" para la comunidad y pidió que no los marginen.

El viaje de Francisco coincidió con el centenario de las apariciones de los estigmas de san Pío de Pietrelcina y el 50 aniversario de su muerte, por ello la primera etapa fue el pueblonatal, en la región de Campania, y desde allí habló del problema de la despoblación porque los jóvenes emigran por la falta de trabajo.

"La población disminuye progresivamente porque envejece y muchos jóvenes se ven obligados a viajar a otros lugares para buscar trabajo", graficó el Pontífice.

Invocó entonces al santo de Pietrelcina para que "ofrezca a las nuevas generaciones prospectivas concretas para un futuro de esperanza".

El papa también pidió atención para los ancianos, "que son un tesoro" para la comunidad y pidió que no los marginen.

"Los mayores son un tesoro", dijo. "Por favor, no marginen a las personas mayores. No marginen a las personas mayores", reiteró. "Las personas mayores son sabias y las personas mayores aprenden a hablar con los jóvenes, y los jóvenes aprenden a hablar con los jóvenes", acotó.

"Ellos (por los ancianos) tienen la sabiduría de un país", advirtió.

 

(Fuente: ANSA)