20180306203434-conferencia-de-prensa-de-fernandez-de-cossio-1-foto-acn.jpg


martes, 06 de marzo de 2018
2:08:58 p.m. 
 

A partir de este cinco de marzo tiene carácter permanente el recorte de cerca del 60 por ciento del personal diplomático norteamericano en La Habana. 

El director general de Estados Unidos de la Cancillería cubana, Carlos Fernández de Cossío, reiteró que su país sigue dispuesto a dialogar con Estados Unidos sobre temas de interés mutuo. 

“Cuba sigue dispuesta a desarrollar un diálogo respetuoso y a avanzar en temas que atañen la vida de millones de personas”, precisó. 

Las declaraciones de Fernández de Cossío se producen en un escenario de creciente hostilidad por la administración del presidente Donald Trump, que a través de su Departamento de Estado anunció el pasado viernes la decisión de mantener por un tiempo indefinido la reducción del personal diplomático estadounidense en la embajada en Cuba. 

El funcionario calificó de unilateral esa postura y rechazó que Washington insista en utilizar el término “ataque” para referirse a alegados incidentes de salud experimentados por diplomáticos norteamericanos en la isla. 

Fernández de Cossío señaló que desde el primer día Cuba ha estado dispuesta a colaborar con las investigaciones para esclarecer este tema, esgrimido por sectores en Estados Unidos interesados en afectar el acercamiento bilateral que comenzó con la administración de Barack Obama. 

Hemos hecho invitaciones, dado muestras de disposición a colaborar, compartido información y reclamado que se comparta la misma con nuestras autoridades y con el equipo multidisciplinario que ha trabajado en el tema, subrayó. 

De acuerdo con el diplomático, Cuba también ha pedido la posibilidad de reunirse con las personas que han reportado síntomas y afectaciones a su salud, y solicitado la posibilidad de interactuar con los médicos que las atendieron en Estados Unidos. 

El diplomático comentó que pese a esos esfuerzos de la parte cubana, “la colaboración ha sido insuficiente” por la parte estadounidense. 

“Lo que sí ha permitido la limitada colaboración por parte de Estados Unidos es confirmar que no existe evidencia alguna de que en Cuba se produjeron ataques o pudo haberse cometido algún acto deliberado contra ese personal”, afirmó. 

Fernández de Cossío insistió además en que la isla es un lugar seguro para los funcionarios estadounidenses, como lo es para diplomáticos de otros lugares del planeta, los ciudadanos cubanos y los millones de visitantes que vienen desde diversas partes del mundo. 

(Fuente: PL)