20180306003334-momia-tatuada-egipto.jpg


lunes, 05 de marzo de 2018
5:32:17 p.m.
 

Tatuarse la piel ya estaba de moda hace 5.000 años en el antiguo Egipto. Lo prueban las momias de Gebelein, con imágenes de ovejas, toros y líneas misteriosas grabadas en la piel. (Foto: La imagen infrarroja muestra la momia masculina. Dentro del círculo se puede distinguir el tatuaje en su brazo).   

Se trata de una pareja descubierta en 1900 y ahora que pertenecen al Museo Británico, donde han sido reanalizadas como parte de un proyecto en curso para reexaminar artefactos valiosos.

Ambos individuos datan de entre el 3351 a.C. al 3017 a.C., lo que los convierte en unos de los primeros humanos tatuados. El siguiente ejemplo conocido de antiguos egipcios con tatuajes no aparece hasta más de un siglo después. Solo Ötzi, el “hombre de hielo”, un cavernícola que data del 3370 a.C., tiene ejemplos más antiguos de tatuajes. 

  

A diferencia de los tatuajes de Ötzi, que posee diseños más geométricos, los tatuajes egipcios son los ejemplos más antiguos conocidos de tatuajes figurativos, o tatuajes que representan imágenes.

Ambas momias tenían imágenes tatuadas en la dermis, la parte más gruesa de la piel, y la tinta estaba hecha de algún tipo de hollín. Anteriormente se había sugerido que los instrumentos de cobre descubiertos en regiones cercanas podrían haber sido herramientas para hacer tatuajes. 

El cuerpo de la mujer tiene cuatro símbolos en forma de S en la parte superior del hombro y una línea en forma de L en el abdomen que, según los arqueólogos, podría ser un bastón o un cayado de madera.

   

Estas imágenes suponen el primer ejemplo de tatuajes que imitan los motivos empleados en el arte. Las imágenes tatuadas en el hombre y la mujer parecen tener una importancia simbólica, pero los arqueólogos no están seguros de su significado exacto.

Las tomografías computarizadas del hombre revelaron que tenía unos 20 años en el momento de su muerte. Un corte en el hombro y las magulladuras en una de sus costillas sugieren que murió de una puñalada en la espalda.

El estudio sugiere que la colocación de los tatuajes en el hombro y el abdomen de la mujer indican que era una persona con conocimientos religiosos o de la clase alta.

Las futuras investigaciones de los tatuajes ayudarán a los arqueólogos a entender mejor el lenguaje visual primitivo de Egipto.

(Fuente: NG)