20170827045145-guardiassuizos-aciprensa-25082017.jpg

sábado, 26 de agosto de 2017
10:41:30 p.m. 

Los recientes ataques terroristas en Barcelona han vuelto a poner de actualidad la situación de seguridad en algunos lugares especialmente sensibles en Europa, como por ejemplo la Plaza y la Basílica de San Pedro del Vaticano, uno de los objetivos recurrentes de la propaganda de los yihadistas de Estado Islámico (ISIS).

El máximo responsable de los Guardias Suizos, el comandante Christoph Graf, en el cargo desde el año 2015, reconoció en declaraciones al portal suizo Cath.ch, que “puede ser cuestión de tiempo el que se produzca un atentado en Roma, pero nosotros estamos preparados”.

El comandante recordó que esta unidad policial vaticana es una verdadera tropa de protección formada según las técnicas policiales más modernas, y rechazó que sean un simple sujeto para que lo fotografíen los turistas.

En este sentido, aseguró que la Guardia Suiza adapta de forma constante su formación a los desafíos que presenta el mundo actual en una sociedad que cambia a gran velocidad. En este sentido, los guardias pertenecientes a este minúsculo ejército reciben un entrenamiento extremadamente exigente en centros policiales suizos de alto rendimiento.

Tras los atentados del jueves 17 de agosto en Barcelona se ha incrementado la seguridad en la Basílica de la Sagrada Familia, después de que se conociera de que era el principal objetivo de los terroristas.

La Basílica cuenta con un sistema de seguridad y de prevención de ataques, que tiene por objetivo garantizar la seguridad de los trabajadores del templo y de los visitantes.

Los responsables de la Basílica trabajan diariamente con los cuerpos y fuerzas de seguridad, si bien la vigilancia interior y exterior del templo se ha intensificado tras el atentado con el aumento de efectivos tanto de uniforme como de incógnito.

(Fuente: ACIP)