20170827050405-c8dfdb2a5797cafd326b401767b4eb94-l.jpg


sábado, 26 de agosto de 2017 
10:55:42 p.m. 

En “Misión X: Entrenar como astronautas”, se busca que los pequeños entiendan que hacer viajes espaciales requieren de grandes esfuerzos y largas temporadas de entrenamiento. No obstante, también trabajan para que enfermedades como la obesidad infantil se reduzcan.

El programa, que nació en 2011, cuenta con los equipos de entrenamiento y gran parte de las enseñanzas de los verdaderos astronautas. Comenzó como una inversión local en la comunidad del Centro Espacial Johnson de la NASA, alcanzó 12 países y aproximadamente 4.200 estudiantes participantes. En la actualidad son más 104.000 estudiantes en 38 países.

Misión X, sin embargo, es más que simplemente el crecimiento físico y nutricional. A los niños se les proporcionan experimentos científicos interactivos que demuestran cómo la comparación y el razonamiento contribuyen a sacar conclusiones y se hace hincapié en el trabajo en equipo, mostrando lo que se puede lograr al trabajar juntos.

Los estudiantes no sólo están expuestos al paisaje actual de los vuelos espaciales, sino que también se enfrentan a desafiar a sus compañeros de clase, fomentando la capacidad de hablar en público y la presentación de ideas ante un grupo a una edad muy temprana.

De igual manera, el proyecto recluta a astronautas reales para interactuar con los estudiantes y les enseñen todas sus experiencia, incluso, realizan videos a bordo de la Estación Espacial Internacional para que vean de primera mano cómo funciona.

Finalmente, el programa expresa lo importante que es saber vender las ideas a los niños, pues si les dices “hay que hacer ejercicio”, no les gustará, pero si les vendes el concepto de cuidar su cuerpo con entrenamientos para astronautas, inmediatamente aceptarán, logrando por un lado agilidad y conocimiento y, por otro, estado óptimo de salud. Sin olvidar que varios de estos estudiantes terminarán siendo exploradores en el espacio.

(Fuente: EHN)