20170416015636-una-pizca-de-sal-a-tu-cafe-mezclado-fileminimizer-.jpg

 

sábado, 15 de abril de 2017
6:45:16 p.m.
 

Los expertos dicen que ayuda a reducir el sabor amargo. 

El café es amargo por naturaleza, pero hay muchos niveles de amargor y a veces el de la exquisita infusión resulta excesivo. Tanto que lo hace imbebible. ¿Cómo solucionarlo? La mayoría recurre al azúcar o edulcorantes para contrarrestarlo. Sin embargo, existe otra alternativa. 

Según una reciente publicación de la revista VinePair (Why you should be putting salt in your coffee), una pizca de sal puede ser la solución para un café muy concentrado, sea echándola antes de prepararlo, en el polvo, o una vez servido en la taza.

En un artículo titulado Salt enhances flavour by suppressing bitterness  (La sal mejora el sabor suprimiendo el amargor), la revista Nature (387, 563 /5 June 1997)  revela que el secreto está en los iones de sodio que contiene la sal, responsables de rebajar el amargor del café y potenciar los otros sabores. De ahí que los expertos vean en ello la solución a una mala gestión de la cafetera en casa o un mal café de paladar, pero insisten en que solo sea una pizca.

 

Por mi parte les asevero que lo de la sal funciona, sobre todo con ese café cubano de la cuota mezclado con chícharos (guisantes) y tupe la cafetera, y otras comprado por onzas, por ahí, al menudeo, ligado con no se sabe. Con el de los llamados paladares (particulares) y cafeterías (estatales), no sé, no he pobrado pero la mayoría sabe rayo. Tendría que llevar conmigo un pomito con sal… y ya eso es demasiado.

Más adelante, cuando nos aumenten el salario a los periodistas o nos paguen parte de él en moneda convertible (CUP), probaré con el café de marca que venden en la “shopping” (cubano o importado), o de esos otros paquetes que nos llegan de regalo desde el otro lado del Malecón, a lomo de mula air lines. ¿OK?

(Fuente: HP)