20170401132432-globo-hielo-cambio-climatico-.jpg

 

sábado, 01 de abril de 2017
6:39:23 a.m. 

Los investigadores del clima tienen la intención de lanzar un globo de gran altura que rociará una pequeña cantidad de partículas reflectantes en la estratosfera. 

Científicos de la Universidad de Harvard (EE.UU.) lanzarán inyecciones de aerosoles a la estratosfera de la Tierra —a 20.000 metros de altitud— para estudiar la viabilidad y los riesgos de alterar el clima de manera deliberada con el fin de frenar el calentamiento global, en el marco del programa de geoingeniería solar más grande del mundo hasta la fecha.  

El proyecto, de 20 millones de dólares y sustancialmente financiado por Bill Gates y otras fundaciones, se pondrá en marcha dentro de unas semanas y su objetivo será establecer si la tecnología puede simular con seguridad los efectos de enfriamiento atmosférico provocado por una erupción volcánica. 

En el pasado, grandes emisiones arrojaron millones de toneladas de dióxido de azufre al cielo y eso contribuyó a disminuir las temperaturas globales en los meses siguientes. 

 

Así, en algún momento del próximo año los profesores David Keith y Frank Keutsch lanzarán un globo capaz de mantenerse a gran altitud, que incluirá una góndola equipada con propulsores y sensores. 

Tras las pruebas iniciales, ese dispositivo pulverizará materiales como dióxido de azufre, óxido de aluminio o carbonato de calcio y los sensores medirán la reflectividad de las partículas, el grado en que se dispersan o se unen y la forma en que interactúan con otros compuestos de la estratosfera. 

Primeros experimentos oficiales 

La revista MIT Technology Review indica que serían de los primeros experimentos oficiales de geoingeniería llevados a cabo fuera de un laboratorio controlado o un modelo por ordenador, un hecho que pone de relieve la creciente sensación de urgencia entre los científicos por el cambio climático. 

Posibles efectos secundarios 

En un video promocional del proyecto, el equipo de Harvard sugiere la reorientación del 1 % de los actuales fondos de mitigación del clima a la investigación de geoingeniería con el argumento de que la Tierra se podría proteger con un escudo solar por 10.000 millones de dólares al año. 

Sin embargo, algunos científicos de alto nivel de la ONU temen que esos avances restarían financiación a tecnologías de mitigación ya probadas, como las energías eólica y solar, para otorgársela a otras que podrían provocar desastres no deseados, informa The Guardian. 


Kevin Trenberth, autor principal del panel intergubernamental de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, también advierte que "reducir la radiación solar entrante afecta al clima y al ciclo hidrológico", con lo cual "promueve la sequía", genera desestabilización e, incluso, "puede causar guerras", debido a sus "muchos efectos secundarios" y a que los modelos existentes "no son lo suficientemente buenos para predecir los resultados".

(Fuente: RT)