20170402142537-avalancha-putumayo-efe-5.jpg


domingo, 02 de abril de 2017
7:49:09 a.m. 

La ciudad, en el selvático departamento de Putumayo, sur de Colombia, ha sido declarada en estado de calamidad para agilizar las operaciones de rescate y de ayuda a las víctimas, que se estiman en 254 muertos, 400 heridos 200desaparecidos y 300 familias damnificadas. 

La tragedia se registró en la madrugada de este sábado, en momentos en que un fuerte aguacero cayó sobre la ciudad, aumentando el caudal del río Mocoa y dos de sus afluentes, que arrastraron tras de sí una avalancha de lodo y piedras: el alud acabó con viviendas, vehículos y vidas a su paso.


Se trata de una localidad con 65.000 habitantes que terminó devastada por la tragedia, que superó el más reciente desastre natural de Colombia, el de otra avalancha que destruyó el 18 de mayo de 2015 la localidad de Salgar, en el departamento de Antioquia, que cerró con al menos 104 muertos.

La gente amaneció a oscuras y deambula con la poca ropa que le quedó.

Presidente Santos viajó a la zona del desastre

   

El presidente Juan Manuel Santos viajó a la zona del desastre para liderar las labores de rescate y ayuda de las víctimas, así como tomar medidas frente a los cortes de luz, la falta de agua potable, la búsqueda de albergues y de comida para los sobrevivientes.

Santos dijo que se adelanta un censo de damnificados para repartir ayudas y que se ordenó el traslado de técnicos para reparar las estaciones de energía destruidas por la avalancha. Están en camino por otra parte a la zona plantas de energía para hospitales y otras instituciones.

También deben llegar 20 carrotanques, 30 depósitos provisorios de agua, tres plantas potabilizadoras y varias motobombas para mitigar la ausencia de acueducto, así como maquinaria e ingenieros para limpiar los escombros y reparar los cuatro puentes destruidos y las vías de acceso a la ciudad, que se encuentra bloqueada por vía terrestre.

Las otras tragedias por avalanchas en Colombia

La avalancha de Armero: La noche del martes 13 de noviembre de 1985 el volcán nevado del Ruiz comenzó a emanar cenizas y a expulsar gases y material caliente que derritió un casquete de nieve del cráter del volcán que se convirtió en una avalancha de agua que arrastró piedras, escombros y lodo por el cauce del río Lagunilla que bajó a más de 60 kilómetros con dirección al municipio de Armero, en el Tolima.

El material arrastrado por el río llegó al casco urbano del municipio y sepultó a cerca de 25.000 personas que fueron sorprendidas en sus viviendas por el agua, mientras se encontraban durmiendo.

El alud, que también afectó a los municipios de Chinchiná y Villa María, en Caldas, dejó a más de 15.000 personas damnificadas. La avalancha desapareció el segundo municipio más próspero del Tolima.

Terremoto y avalancha del río PáezA las 3:47 p.m. del lunes 6 de junio de 1994 se registró un sismo con una magnitud de 6,4 en la escala de Richter, cuyo epicentro fue situado a una profundidad inferior a los 10 kilómetros en cercanías al sector conocido como Dublín en la parte alta del río Páez, en jurisdicción del municipio que lleva el mismo nombre, en el Cauca.

El movimiento telúrico ocasionó el desprendimiento de un casquete de hielo del volcán nevado del Ruiz, que originó el desbordamiento de los ríos Páez, La Plata y Magdalena que afectaron a 15 municipios, 9 del Cauca y 6 del Huila.La emergencia dejó 1.100 víctimas mortales, mientras que otras 7.925 personas (7.511 en el Cauca y 414 en el Huila) resultaron damnificadas.

Inundaciones en Girón: Las fuertes lluvias ocasionaron que caían sobre el departamento de Santander causaron el desbordamiento del río de Oro en el municipio de Girón el 12 de febrero de 2005.

El desprendimiento de tierra y el flujo de lodo arrasó con nueve barrios, además de zonas suburbanas de Girón y Bucaramanga. Sólo en 2006 se obtuvo la cifra total de damnificados que llegó a 30 mil, entre ellos 26 muertos.

Paez- Belalcázar volvió a sufrir los embates de la naturaleza: El 24 de noviembre de 2008, una nueva tragedia sacudió a el municipio de Páez, específicamente el casco urbano del municipio conocido como Belalcázar, en el departamento del Cauca, cuando una quebrada que atravesaba la población se creció y arrasó con todo lo que había a su paso a lo largo de cuatro kilómetros. La avalancha dejó un balance de 1.500 personas damnificadas y por lo menos 120 casas semidestruidas.

El desbordamiento del canal del Dique en Atlántico: El 30 de noviembre de 2010, los municipios Repelón, Manatí, Santa Lucía, Campo de la Cruz y Candelaria, al sur del departamento el Atlántico, quedaron sumergidos por las aguas del Río Magdalena por la ruptura del canal del Dique por cuenta de las fuertes lluvias ocasionadas por el fenómeno de La Niña.

La emergencia se originó por la ruptura del brazo artificial del río Magdalena (un terraplén de 214 metros), lo que provocó la inundación de 32.000 hectáreas de tierras fértiles de los cuatro municipios. Además, 300.000 personas resultaron damnificadas.

El desbordamiento del canal del Dique en Atlántico: El 30 de noviembre de 2010, los municipios Repelón, Manatí, Santa Lucía, Campo de la Cruz y Candelaria, al sur del departamento el Atlántico, quedaron sumergidos por las aguas del Río Magdalena por la ruptura del canal del Dique por cuenta de las fuertes lluvias ocasionadas por el fenómeno de La Niña.

La emergencia se originó por la ruptura del brazo artificial del río Magdalena (un terraplén de 214 metros), lo que provocó la inundación de 32.000 hectáreas de tierras fértiles de los cuatro municipios. Además, 300.000 personas resultaron damnificadas.

La tragedia de Salgar: Las fuertes lluvias que se descolgaron la noche del 17 y la madrugada del 18 de mayo del 2015 sobre Cerro Plateado, en la parte alta de Salgar, generaron inmensos movimientos en masa y deslizamientos.La quebrada la Liboriana, que atravesaba el municipio, se encargó de arrastrar rocas, suelos y material vegetal hasta el casco urbano, que terminó destruyendo 66 viviendas, afectando 219 más y derrumbando un puente vehicular y causando daños a seis más.

El desbordamiento de la quebrada terminó con la vida de 104 personas y dejó a más de 17.000 habitantes afectados.

(Fuente: TeleSURtv/ANSA)

Enlaces relacionados: