20170210125108-clarisa-lopez-hija-de-oscar-lopez-rivera-.jpg


viernes, 10 de febrero de 2017
6:30:51 a.m. 

Clarisa López, hija de Oscar López Rivera  explicó detalles del traslado de su padre a Puerto Rico para cumplir los últimos días de su sentencia, luego de que el expresidente Barack Obama conmutara la condena.  

“Mi papá es todo risas. Cuando lo fuimos a recoger a la prisión, ya nos estaba esperando. Era el disfrute de ver la tierra”, expresó este jueves la hija de Oscar López Rivera, Clarisa López Ramos, durante una conferencia de prensa celebrada en el coliseo Roberto Clemente, de San Juan, luego de que las autoridades carcelarias estadounidenses trasladaran a su papá a Puerto Rico.   

Clarisa describió el momento en que su padre salió de prisión: “Cuando llegamos frente a la puerta andábamos en una van. Tan pronto abrimos la puerta había como 20 guardias penales, todos grandísimos… y mi papá mide 5’3 y pesa 135 libras. Entonces sale este señor con su bandera de Puerto Rico y me dijeron: ‘tírate de la guagua’”.

Y continuó: “Le dije: ‘móntate papi que nunca más esta gente me va a ver llorar’”.

López Ramos contó que su padre era “todo risas” durante el viaje y que retrató su rostro mientras el avión descendía hacia tierra boricua.

“Ver su sonrisa, sus ojos son pequeños, pero brillaban”, recordó la única hija del líder independentista.

  

Recalcó que su padre tiene que mantener lo que describió como un “bajo perfil”, condición requerida por el Negociado de Prisiones de Estados Unidos para que un alcaide entregara la custodia del preso político al congresista Luis Gutiérrez el pasado 31 de enero.

“En estos 90 y pico de días que faltan (para que se cumpla la conmutación de su sentencia el 17 de mayo) que nos respeten. Poco a poco mi papá podrá abrazar, agradecer y dar entrevistas a las personas que lo soliciten”, dijo López. “Yo haré todo lo posible para cuidar a mi viejo”, manifestó.

“El 17 de mayo comienza la fiesta grande. Mientras, estamos en la fiesta pequeña", aseveró.

Clarisa estuvo acompañada por la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, la abogada Jan Susler, José López Rivera, hermano menor de Oscar y la presidenta de la Asamblea Municipal de la Ciudad de Nueva York, Melissa Mark Viverito.

Todos fueron a buscar a Oscar a la prisión Terre Haute, en Indiana y lo acompañaron en su viaje de regreso a Puerto Rico.

 

López Rivera fue detenido en 1981 y condenado a una pena de 55 años de cárcel por conspiración sediciosa, entre otros delitos, a los que se añadieron posteriormente otros 15 años en 1987 por un presunto intento de fuga.

Tras conmutársele la sentencia, el Negociado de Prisiones de Estados Unidos estaba obligado a sacar a López Rivera del complejo carcelario de Terre Haute a una prisión de tiempo parcial como parte del proceso hacia su reinserción en la sociedad.

El independentista puertorriqueño había solicitado entonces que se le reubicara a alguna institución federal en su país, donde completará su sentencia que expira el próximo 17 de mayo.

Jan Susler, abogada de López Rivera, explicó que este viernes, su cliente tiene una cita donde posiblemente se le den más detalles sobre las condiciones de su liberación. De no ocurrir contratiempos, la familia espera que López Rivera pueda cumplir el confinamiento domiciliario en el apartamento de su hija.

(Fuente: TeleSURtv)