20170201135811-la-esperanza-es-como-un-yelmo-dijo-el-papa-.jpg


miércoles, 01 de febrero de 2017
7:40:36 a.m. 

El papa Francisco comparó hoy la esperanza cristiana con un yelmo, que nos protege, “sobre todo en las pruebas y momentos difíciles", durante la audiencia general de los miércoles, y ante unas 6.000 personas reunidas en el aula Paulo VI. 

En el contexto actual —subrayó— necesitamos volver a la raíz y al fundamento de nuestra fe, para tomar conciencia de lo que Dios operó por nosotros en Cristo Jesús.

El Papa habló de la esperanza frente a la muerte a partir de la carta de San Pablo a los Tesalonicenses, una comunidad joven —explicó—que se reúne pocos años después de la resurrección y no tiene dificultades en creer en la resurrección de Cristo.

"La dificultad de la comunidad no era tanto reconocer la resurrección de Jesús, todos creían: 'Sí, Jesús resucitó, ¿pero los muertos?'", expresó

Por ello la carta se revela "más actual que nunca: cada vez que nos encontramos frente a nuestra muerte, o la de una persona querida, sentimos que nuestra fe se pone a prueba. Surgen todas nuestras dudas, toda nuestra fragilidad, y nos preguntamos: "¿Pero realmente habrá vida después de la muerte? ¿Podré todavía ver y volver a abrazar a las personas que amé?".

La esperanza que no tiene miedo de la muerte no es la de la "acepción común, no es un deseo que puede realizarse o no". La esperanza cristiana "no es así, es la espera de algo que ya fue realizado, es la puerta allí, está la puerta y espero llegar a la puerta, y ¿qué debo hacer? Caminar, así es la esperanza cristiana, la certeza de que estoy en camino hacia algo que es, no que quiero que sea".

También nuestra resurrección y la de los queridos difuntos "no es algo que podrá ser o no, sino una realidad cierta, por cuanto está arraigada en el evento de la resurrección de Cristo.

Esperar entonces significa “aprender a vivir en la espera".

(Fuente: ANSA)