20170109132118-stephen-hawking-cumplio-75-anos-.jpg


lunes, 09 de enero de 2017
7:14:03 a.m. 

Cuando se creyó que no pasaría de los 25, el científico más famoso del mundo cumplió 75 años este domingo. Que llegue a esa edad va en contra de todos los pronósticos, pues desde los 21 años de esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad degenerativa. Diagnosticado en 1963, Stephen Hawking, le dieron entre dos y cinco años de esperanza de vida.

Sin embargo, el físico británico, nacido el 8 de enero de 1942 en Oxford, sigue con el cuerpo en la tierra, aunque como lo demuestran sus teorías, con la mente en las estrellas.

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA) postró a Hawking de por vida en una silla de ruedas y le obliga a comunicarse por medio de una computadora que maneja con los músculos faciales.

Pero, aun así y con 75 años, podría decirse que Hawking está en la cúspide de su fama y de su madurez intelectual. Tiene una larga trayectoria de influyentes teorías, decenas de premios, libros best seller y hasta una película sobre su vida. (La teoría del todo, protagonizada por Eddie Redmayne).

Pudiendo hablar solo a través de la tecnología de la silla en la que se desplaza explica de manera sencilla y clara para cualquier persona conceptos muy complejos, convirtiéndose de hecho en el divulgador científico más importante del mundo.

Hawking es reconocido no solo por su condición médica, sino por sus teorías sobre los agujeros negros y especialmente sobre la radiación que emiten y que lentamente causa su evaporación: la llamada radiación de Hawking, en su honor. Cuando se demuestre, ganará el Nobel, aseguran muchos.

También es conocido por su teoría sobre la formación del universo y el consiguiente inicio del tiempo, con el Big Bang hace 15.000 millones de años a partir de un evento singular que rompió las leyes de la física.

Stephen Hawking  es doctor de la Universidad de Cambridge, donde entre 1979 y 2009 ocupó la misma cátedra de matemáticas que fue de Isaac Newton, y acumula multitud de condecoraciones y galardones, entre ellos el Premio Príncipe de Asturias (1998) y el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento (2015).

Además, es miembro fundador del Centro de Cosmología Teórica de la Universidad de Cambridge y opina frecuentemente sobre asuntos de actualidad, como el “Brexit” o salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), a cuyo referéndum se opuso en junio del pasado año.

Como miembro de la Pontificia Academia de las Ciencias —aunque es ateo—,dijo en el Vaticano que preguntarse sobre “qué había antes del Big Bang” carece de sentido, pues “es como cuestionarse qué hay más al sur del Polo Sur”.

En el pasado ha afirmado también que la ciencia convierte a Dios en “innecesario”, pues “las leyes de la física pueden explicar el universo sin la necesidad de un creador”.