20160825121522-sismo-letal-en-italia.jpg

 

6:14:24 a.m. 

Al menos 247 muertos, comunas devastadas, un pueblo medieval completamente destruido y miles de desplazados causó el terremoto de 6,2 grados que golpeó el centro de Italia, mientras se seguía buscando sobrevivientes entre los escombros. 


El premier Matteo Renzi visitó la zona afectada y destacó que el gobierno "anunciará las primeras normas" este jueves, destinadas a las zonas damnificadas que serán declaradas áreas "en emergencia". 

"Italia es hoy una familia golpeada, pero que no se detiene", declaró Renzi. "Queremos una reconstrucción verdadera para que los habitantes de estos pueblos puedan seguir manteniendo su comunidad y conserven el pasado de estas localidades, un pasado maravilloso que no puede quedar perdido", añadió. 

El feroz movimiento telúrico se produjo a las 3.36 de la madrugada del miércoles (2.36 GMT) en el centro del país, devastando una serie de comunas entre las regiones de Lazio, Umbria y Marcas, con un epicentro de sólo cuatro kilómetros de profundidad entre Norcia, en Perugia, y Castelsantangelo sul Nera, en Macerata. 

Las más afectadas son las localidades de Amatrice, la primera en ser alcanzada por el terremoto, Accumoli, ambas en la provincia de Reti, y Arquata del Tronto, en Ascoli Piceno. 


En las horas sucesivas se registraron más de 300 réplicas. El Departamento para la Protección Civil precisó que el saldo provisorio de muertos es de 247. También estimó que unas dos mil personas se quedaron sin techo. 

Pero la cifra está destinada a crecer a medida que se puedan remover las innumerables casas y edificios reducidos a polvo y escombros. 

Además hay cientos de desaparecidos de los cuales no se tenían noticias. 

"Como si hubiera habido un bombardeo", calificó la presidenta de la Cámara de Diputados, Laura Boldrini, de visita a Arquata del Tronto. 

"Los heridos y enfermos que han sido sacados de Amatrice y Accumoli con helicópteros y heli-ambulancias son 368", precisó Renzi, quien admitió la existencia de problemas "con el reconocimiento de los cuerpos". 

Varios niños, el más pequeño de ocho meses, se cuentan entre los fallecidos en Amatrice y Accumoli. También se conoció el "milagro" del hallazgo con vida de una niña extraída de entre los escombros, tras 15 horas de labores, en Pescara del Tronto. El terremoto provocó también derrumbes en la basílica de San Francisco y la iglesia de Sant’Agostino de Amatrice, donde desde las primera horas el alcalde, Sergio Pirozzi, afirmó: "La mitad del pueblo no está más". 

Numerosas tiendas se levantaron para dar cobijo a los miles de evacuados, cuyas casas quedaron arrasadas al suelo o severamente dañadas, así como se improvisaron cocinas para preparar alimentos y distribuir agua. Mientras los socorristas, bomberos, policías, expertos y voluntarios, trabajaban contra reloj en la búsqueda de posibles sobrevivientes. 

La región de Liguria envió cuatro unidades con canes a la zona para que comenzaran a trabajar de inmediato, mientras alistaban voluntarios y módulos habitacionales para paliar la intemperie de muchos habitantes de la región golpeada. 

Los socorristas hablan de una devastación "peor que la de Acquila", en alusión al sismo que en 2009 azoló esa región del país, causando más de 300 muertos. 

A propósito, una experta del Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología dijo que el terremoto sobre Amatrice es similar al sufrido en 1639. 

La geografía de montaña y la virulencia del temblor de la tierra causó desmoronamientos que cortaron carreteras y dejaron a algunas pueblos incomunicados, por lo que se dificultaba la asistencia. 

(Fuente: ANSA)