20160817000626-mijain-lopez-cuba.jpg

 

6:05:44 p.m. 

Una espectacular proyección del cubano Mijaín López sobre el turco Rıza Kayaalp, en el mismísimo comienzo de la discusión del cetro de los 130 kilogramos de la lucha grecorromana, le dio al pinareño su tercera corona olímpica consecutiva, igualando una histórica marca del deporte nacional. 

Impresionante fue el desempeño del grequista de Herradura, quien ganó de manera apabullante, 6-0, a su rival por excelencia, verdugo en los pasados Mundiales de Estambul 2011 y Las Vegas 2015. 

Esta vez el europeo nada pudo hacer el europeo frente al gigante caribeño, que mostró una gran seguridad sobre el colchón, sin permitir puntos en toda la jornada. 

En la Arena Carioca 2 el cubano sorteó todos sus obstáculos sin grandes contratiempos. El abanderado de la delegación superó en su primera salida a su oponente de hace cuatro años en la final de Londres 2012, Heiki Nabi, de Estonia, a quien desbancó por un sólido 3-0, apoyado en una postura erguida, inamovible, ejerciendo presión sobre el contrario y llevándolo a la posición de cuatro puntos para ejecutar efectivo desbalance. 

Esa fue la estrategia también en su segunda presentación contra el sueco Johan Magnus Euren, bronce olímpico de Londres. Implacable en el trabajo en el suelo, con una defensa impenetrable, Mijaín marcó un 4-0 definitivo que confirmó su gran estado de forma y ambición de cara a la final. Justamente, el último episodio antes de la discusión del título lo solventó con pasmosa tranquilidad (3-0) ante el ruso Sergey Semenov. 

De esta forma Mijaín iguala con Félix Savón, Teófilo Stevenson, Ramón Fonst y las siete voleibolistas miembros de las Morenas del Caribe en la década del 90, quienes lograron tres coronas olímpicas también. 

Este ha sido el camino de Mijaín en sus aventuras bajo los cinco aros, escenario donde su leyenda se ha agigantado con tres coronas. 

(Fuente: Granma)